• http://4.bp.blogspot.com/_14vrv7ni7HM/TLYyK0PS85I/AAAAAAAABU8/h4xBT0R8kQU/s1600/20101013225550_D0064009.jpg



  •  

Arquivo do blog

terça-feira, 6 de fevereiro de 2018

DIVO BARSOTTI, MONACATO Y MÍSTICA ,PP 64

 Las  as personas no pueden decidirse a hacer algo sin proponerse un fin para su acción. Se sienten terriblemente incómodas si sus acciones son inútiles. Pero si todo lo que hacen tiene un fin, ¿será posible que la vida en sí misma tenga un fin propio? ¿Tiene la vida un propósito? Si las personas alcanzaran ese fin durante su vida, después de haberlo alcanzado, llegarían a una situación de vacío en el que la vida ya no tendría más sentido. El fin de la vida, si es que debe haber alguno, debe estar más allá de la vida. El fin de la vida terrestre Es precisamente por esto por lo que las personas de hoy sienten una angustia profunda. ¿Hay algo más allá de esta vida? ¿Cómo se puede alcanzar un fin si la muerte es el fin? En un mundo como el de hoy, en que no se reconoce otra realidad que la de las cosas visibles, no puede desde luego haber una vida más allá de la vida. Así, pues, las personas contemporáneas viven la angustia de una existencia que no tiene mayor sentido ni lleva a ninguna parte. Se vive para la muerte y la vida se vuelve absurda. Pero, ¿habrá algún modo de soportar el peso de semejante condición? Para escapar del absurdo de una vida L — 6 — que no tiene ningún fin, las personas alargan el plazo de vencimiento de la deuda y buscan en la historia un sentido a la vida. Pero la historia, antes que dar un fin a la vida de la persona como individuo elimina a cada persona y favorece un “espíritu universal”. Las personas han perdido la fe en su inmortalidad y no saben ni siquiera adonde les lleva su camino. Se ha perdido el objetivo, las personas se han perdido y solo viven su propia condenación. La única posibilidad para continuar viviendo es la droga: olvidar, no querer pensar, dejarse llevar por los acontecimientos sin preguntarse los porqués, vivir la inocencia animal liberándose un deber consciente, de una voluntad ordenada a un fin, para abandonarse al instinto animal. Las personas viven, ciertamente, pero no como humanas. leer...