Arquivo do blog

ARTIGOS



    quarta-feira, 4 de maio de 2016

    la Reina del Cielo reúne a su Ejército Mariano para extender el Reino Eucarístico a través del Triunfo del Inmaculado Corazón.

     Queridos hijos, Mientras satanás extiende en el mundo su reino de oscuridad, también la Reina del Cielo reúne a su Ejército Mariano para extender el Reino Eucarístico a través del Triunfo del Inmaculado Corazón.

    Por eso, hijos míos, refúgiense cada día en el Inmaculado Corazón de la Madre de Dios, porque Ella es el Refugio seguro contra las asechanzas del enemigo y los peligros del alma. Hijos míos, aprendan de la Madre para que vivan unidos a la Divina Voluntad diciendo en cada momento: "hágase en mi".

    La confusión y la oscuridad contaminan muchas almas, ustedes en cambio déjense guiar por la Luz del Espíritu Santo, que está en María,  y con María formará en cada uno de ustedes a Jesús en sus corazones.



    Este llamado es a la conversión, a la completa unión con Jesús por medio de María. Les amo y les bendigo, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

    Bendigo los hogares que se consagran a Mi Inmaculado Corazón


    Queridos hijos, hoy los llamo a caminar junto a Mi como niños sostenidos por su Madre, abandonándose  a Mi Inmaculado Corazón y confiando en mis palabras de Madre llegarán a Jesús.

    Por eso, hijos míos, no se preocupen, ni atribulen sus corazones, confíen solamente en mi guía materna. Escuchándome aprenderán más de Mi Hijo Jesús y de su Evangelio Santo y comprenderán su Sagrado Corazón. Bendigo los hogares que se consagran a Mi Inmaculado Corazón, para que en momentos difíciles no se desesperen, sino que sean testimonio de luz, de amor y de paz, para el resto de las almas atribuladas.

    Hijos míos, Mi Corazón Inmaculado está abierto para todos y para que  en ese calor materno también abracen a Jesús que se ha hecho Niño en Mi Vientre. Hijos míos, les animo a seguir, así como han visto el ejemplo de los santos, una vida de perseverancia y de cruz, pero una vida llena de amor de Dios.


    Hijos míos, no os canseis de cargar la cruz y de vivir en el amor de la cruz para que lleguen a la dulzura de la resurrección. Yo vuestra Madre intercedo por cada uno de ustedes, les amo y les bendigo.

    Mi Cruz es el puente que la Santa Mama del Cielo os muestra para que lleguen a Mi.

    “Tu Señor Crucificado”

    La Cruz es ese lazo de unión del Cielo y de la tierra. Mi Cruz es el puente que la Santa Mama del Cielo os muestra para que lleguen a Mi. Muchas almas cuando ven la cruz huyen de este signo de amor, por temor a abrazarse a ella y morir para vivir, renunciar para recibir.

    Hijito, vivir en el Espíritu de la Cruz significa vivir de mi Amor y meditar en mi Amor, ya que fue por puro Amor y Misericordia que me he entregado a ustedes y al Padre. Mi Santa Cruz es el Altar del Sacrificio del Cordero y ese Cordero fue ofrecido por la Santísima Virgen, Madre Nuestra. Por eso, hijito, también vivir en el Espíritu de la Cruz significa recibir a María como Madre al pie de la Cruz.

    Mi Cruz es un caramelo de amor para las almas víctimas ya que mi Cruz es dulce para mis siervos. Vivir en la Cruz es reconciliar a Dios y a los hombres por eso deben unirse a Mi, crucificado en la Cruz, y ser almas que se entreguen por otras almas ofreciéndose en un solo corazón con el Mío y el de mi Madre al Padre, como una hostia viva oblatoria.


    Vive en mi Cruz. Búscame en mi Cruz. Sígueme con tu cruz. Te amo y te bendigo. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén .Ave María Purísima, sin pecado concebida.

    recuerden, hijos Míos, que vuestro bien es el Cielo, es Jesús, es la salvación de sus almas.

    virgen fatima_thMi Corazón Inmaculado es un Recipiente de Gracia.

    El Agua y Sangre que brotaron del Sagrado Corazón de Mi Jesús en la Cruz los guardé, también en mi Corazón, para depositarla en los corazones de Mis hijos. Por eso, soy Reina de los corazones porque el Señor me ha confiado los corazones de la humanidad.

    Hijos Míos, por eso, las grandes Gracias y Promesas que he dado alrededor del mundo son para vuestra conversión, para vuestro arrepentimiento y para que también tengan una mejor relación con Dios.

    Por eso, hijos Míos, el Gran Aviso que he prometido al mundo, cuando cada ser humano vea sus pecados como el Señor los ve, es una Gracia de mi Corredención, para que sus corazones sean tocados, para que los caminos sean allanados, para que Mis hijos vean el mal causado por ellos mismos y se arrepientan. Eso es, hijos Míos, el Gran Aviso: Un pequeño juicio, pero lleno de Amor y de Misericordia de parte de Dios para las almas del mundo y realmente se conviertan.

    No todos, hijos Míos, van a aceptar esta Gracia. Muchos hombres empeorarán su vida. Por eso, hijos Míos, oren mucho, oren siempre, confíen en mis palabras y en lo que les digo. Todo lo hago por orden de la Divina Voluntad pero con todo el Amor de Madre porque quiero vuestro bien. Pero recuerden, hijos Míos, que vuestro bien es el Cielo, es Jesús, es la salvación de sus almas.


    Gracias por acoger en sus pequeños corazones Mi Llamado Maternal. Les amo y les bendigo. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

    terça-feira, 3 de maio de 2016

    el Inmaculado Corazón de María es el refugio seguro contra las asechanzas y ataques del Enemigo.

    Les invito a abrir sus corazones a la bendición del Cielo para que cada uno de ustedes sea fiel al llamado del Señor. El Señor me envía como Protector de la Iglesia: a proteger a todos Sus hijos.

    Por eso, les invita a que se consagren al Inmaculado Corazón de María todos los días y consagren sus familias. Porque el Inmaculado Corazón de María es el refugio seguro contra las asechanzas y ataques del Enemigo.


    Hijos Míos, les invito a ser siervos, a ser profetas, y a dar testimonio de Jesucristo en estos Últimos Tiempos de apostasía, de pecado, de desorden moral y espiritual. Sean verdaderos siervos de Jesucristo y sean verdaderos hijos de María. Y mi Casto y Amante Corazón, así como cuidó a Jesús y a María, cuidará a las almas que sean fieles al Evangelio y a la enseñanza de Jesús. Gracias por acoger el llamado del Cielo. Les amo y les bendigo.

    Hijos Míos, lean la Sagrada Escritura para que aprendan más de Mi Hijo Jesús. También lleven una vida de entrega, ayunen y hagan oración, ofrézcanse por los pobres pecadores.


    Mi Corazón Inmaculado sangra de dolor al ver la dureza del corazón de los hombres, que prefieren hacer en todo su voluntad, y vivir atados al mundo y al pecado, y no se dan cuenta del gran daño que hacen a sus propias almas. Muchas almas se condenan por ignorancia y por rechazar la Palabra de Mi Hijo.

    Hijos Míos, lean la Sagrada Escritura para que aprendan más de Mi Hijo Jesús. También lleven una vida de entrega, ayunen y hagan oración, ofrézcanse por los pobres pecadores. Hijos Míos, con vuestras vidas de santidad consuelen Mi Corazón Doloroso que sufre al ver cuantos de Mis hijos se condenan por no amar a Dios, por no amar a sus hermanos, por no amarse ellos mismos.


    Hijos Míos, pidan perdón al Cielo, que aún hay tiempo para hacerlo, porque la purificación de la Creación del Señor está cerca. Prepárense, hijos, para recibir a Jesús que regresa. Les amo y les bendigo. Y no quiero que ninguna alma se pierda cuando el Señor regrese. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

    Hijos Míos, en este tiempo, lo importante es orar, reparar, y consolar al Sagrado Corazón de Mi Hijo. Oren, hijos Míos, esa es vuestra misión: Orad por la Iglesia, que está sufriendo


    VER PAGINA EN INGLES

    VER PAGINA EN INGLES
    Queridos hijos, Mi Corazón Inmaculado se abre a las súplicas y a los sufrimientos de Mis hijos en todo el mundo. El mundo está lleno de dolor, de tristeza, falta de fe, y la falta de esperanza dominan los corazones.
    Queridos Apóstoles de Nuestros Sagrados Corazones, sean luz en este tiempo; que los hombres vean en ustedes la confianza y la serenidad en el Sagrado Corazón de Jesús.

    Queridos hijos, en estos tiempos, muchos están atribulados, confundidos, con mucha falta de fe, de confianza, de amor. Les pido que oren por el mundo, que oren por todos los pueblos que están en su tribulación, que oren por su propia nación.

    Hijos Míos, en este tiempo, lo importante es orar, reparar, y consolar al Sagrado Corazón de Mi Hijo. Oren, hijos Míos, esa es vuestra misión: Orad por la Iglesia, que está sufriendo; orad por vuestros hermanos, que están sumidos en calamidades, tinieblas, y tribulaciones; orad por vosotros mismos, para que sean fieles, para que comprendan Mi Mensaje, para que amen de verdad a Jesús.


    Hijos Míos, oren, desde Mi Corazón Inmaculado; ofrézcanse, también, por la humanidad. Les amo y les bendigo. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.