http://4.bp.blogspot.com/_14vrv7ni7HM/TLYyK0PS85I/AAAAAAAABU8/h4xBT0R8kQU/s1600/20101013225550_D0064009.jpg

 

CONSERVAR O DEPÓSITO DA FÉ

 [ EN  - ES  - FR  - IT  - LA  - PT ]

CARTA ENCÍCLICA
PASCENDI DOMINICI GREGIS
DO SUMO PONTÍFICE
PIO XAOS PATRIARCAS, PRIMAZES,
ARCEBISPOS, BISPOS
E OUTROS ORDINÁRIOS EM PAZ
E COMUNHÃO COM A SÉ APOSTÓLICA
SOBRE
AS DOUTRINAS MODERNISTAS

Veneráveis Irmãos,
saúde e bênção apostólica
INTRODUÇÃO
A missão, que nos foi divinamente confiada, de apascentar o rebanho do Senhor, entre os principais deveres impostos por Cristo, conta o de guardar com todo o desvelo o depósito da fé transmitida aos Santos, repudiando as profanas novidades de palavras e as oposições de uma ciência enganadora. E, na verdade, esta providência do Supremo Pastor foi em todo o tempo necessária à Igreja Católica; porquanto, devido ao inimigo do gênero humano nunca faltaram homens de perverso dizer (At 20,30), vaníloquos e sedutores (Tit 1,10), que caídos eles em erro arrastam os mais ao erro (2 Tim 3,13). Contudo, há mister confessar que nestes últimos tempos cresceu sobremaneira o número dos inimigos da Cruz de Cristo, os quais, com artifícios de todo ardilosos, se esforçam por baldar a virtude vivificante da Igreja e solapar pelos alicerces, se dado lhes fosse, o mesmo reino de Jesus Cristo. Por isto já não Nos é lícito calar para não parecer faltarmos ao Nosso santíssimo dever, e para que se Nos não acuse de descuido de nossa obrigação, a benignidade de que, na esperança de melhores disposições, até agora usamos.
E o que exige que sem demora falemos, é antes de tudo que os fautores do êrro já não devem ser procurados entre inimigos declarados; mas, o que é muito para sentir e recear, se ocultam no próprio seio da Igreja, tornando-se destarte tanto mais nocivos quanto menos percebidos.  LER...
 [ EN  - ES  - FR  - IT  - LA  - PT ]

CARTA ENCÍCLICA
PASCENDI DOMINICI GREGIS
DO SUMO PONTÍFICE
PIO XAOS PATRIARCAS, PRIMAZES,
ARCEBISPOS, BISPOS
E OUTROS ORDINÁRIOS EM PAZ
E COMUNHÃO COM A SÉ APOSTÓLICA
SOBRE
AS DOUTRINAS MODERNISTAS

Veneráveis Irmãos,
saúde e bênção apostólica
INTRODUÇÃO
A missão, que nos foi divinamente confiada, de apascentar o rebanho do Senhor, entre os principais deveres impostos por Cristo, conta o de guardar com todo o desvelo o depósito da fé transmitida aos Santos, repudiando as profanas novidades de palavras e as oposições de uma ciência enganadora. E, na verdade, esta providência do Supremo Pastor foi em todo o tempo necessária à Igreja Católica; porquanto, devido ao inimigo do gênero humano nunca faltaram homens de perverso dizer (At 20,30), vaníloquos e sedutores (Tit 1,10), que caídos eles em erro arrastam os mais ao erro (2 Tim 3,13). Contudo, há mister confessar que nestes últimos tempos cresceu sobremaneira o número dos inimigos da Cruz de Cristo, os quais, com artifícios de todo ardilosos, se esforçam por baldar a virtude vivificante da Igreja e solapar pelos alicerces, se dado lhes fosse, o mesmo reino de Jesus Cristo. Por isto já não Nos é lícito calar para não parecer faltarmos ao Nosso santíssimo dever, e para que se Nos não acuse de descuido de nossa obrigação, a benignidade de que, na esperança de melhores disposições, até agora usamos.
E o que exige que sem demora falemos, é antes de tudo que os fautores do êrro já não devem ser procurados entre inimigos declarados; mas, o que é muito para sentir e recear, se ocultam no próprio seio da Igreja, tornando-se destarte tanto mais nocivos quanto menos percebidos.  LER...

Arquivo do blog

sexta-feira, 24 de fevereiro de 2017

Mis queridos hijos, que en sus corazones reine la Paz de Mi Hijo. Pequeños, el Reino Glorioso de Paz se está fecundando desde la Adoración Eucarística y la Consagración a Mi Corazón Inmaculado

SPANISCH

Spanisch

FRANZÖSISCH

Französisch

ITALIENISCH

Italienisch

ENGLISCH

Englisch

Llamado de Amor y Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María
23 de Febrero


Fátima, Consagración de Portugal.

Mis queridos hijos, que en sus corazones reine la Paz de Mi Hijo. Pequeños, el Reino Glorioso de Paz se está fecundando desde la Adoración Eucarística y la Consagración a Mi Corazón Inmaculado; y el Espíritu Santo, y Mis Santos Mensajes a la Luz de la Palabra de Mi Hijo, hacen de ustedes, la tierra fecunda que dará mucho fruto. Si permiten que el Sembrador trabaje en vuestra tierra, habrá una abundante cosecha de Amor Divino para el mundo entero.

Queridos hijos, es muy importante su docilidad. El cielo implora a los pequeños apóstoles de estos últimos tiempos que ayuden a vuestra Madre a apresurar el cumplimiento de las Promesas para estos tiempos. Es necessário, que al tomar el arado no miren para atrás.

Pequeños, sean colaboradores con Nuestros Sagrados Corazones, ustedes necesitan de Vuestra Madre y Vuestra Madre necesita de ustedes para glorificar y realizar las Obras de Mi Hijo.

La Peregrinación a penas está comenzando porque débeis llevar Mi Palabra al mundo entero y siempre los reuniré en un Cenáculo de Amor porque necesito que se formen, que maduren, que crezcan, en el Espíritu, porque el Cielo necesita ahora mas que nunca Heraldos del Reino, y Vuestra Madre los prepara y los continuará preparando. Sean dóciles, sean obedientes, y tengan fe. Mi Hijo Jesús y Yo, vuestra Madre, lo haremos todo, para la mayor Gloria de Dios y la salvación de las almas y para el bien espiritual de la Iglesia de Mi Hijo.


Oren y esten atentos a Mis Llamados de Amor y Conversión. Los estoy preparando para que sean peregrinos del Amor de Jesús y de María en el mundo.
Les doy Mi Bendición Maternal. Glorifiquen a Mi Hijo. Con cariño de Madre bendigo todos los objetos religiosos, pero les pido: sean muy piadosos y fervorosos con la bendición de los sacerdotes. Los llevaré donde más necesitan de Mi Presencia Maternal.


MIÉRCOLES, 22 DE FEBRERO DE 2017



LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN DEL CORAZÓN DOLOROSO E INMACULADO DE MARÍA
Fatima,  22 de Febrero de 2017

Queridos hijos, los invito nuevamente a que se dejen transformar por el Amor de Jesús. Mi Hijo Jesús desea hacer de cada uno de ustedes un verdadero apóstol de estos últimos tiempos, que vivan en la fe, en la esperanza y en la caridad.

Pequeños, déjense transformar por el Amor de Jesús: renovará sus vidas, sus fuerzas, sus corazones, con la presencia del Espíritu Santo, les invito a sacrificarse y a ofrecer cada uno de sus sufrimientos por la Iglesia, la conversión de los pecadores, y la paz en el mundo, especialmente en las familias; porque si la familia está dividida el mundo también lo estará y la Iglesia de Mi Hijo también lo estará.
Oren por las famílias, para que sean cenáculos de oración. Oren unidos y ofrézcanse juntos, como Mi Hijo Jesús y Yo, vuestra Madre, nos ofrecimos unidos al pie de la cruz al Padre.


Abran sus corazones y vivan Mis Mensajes. Les amo y les doy Mi Bendición Maternal.
He venido a renovar el Mensaje de Fátima para el mundo entero.


MARTES, 21 DE FEBRERO DE 2017



Llamado de Amor y Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María
(Fátima, 19 de Febrero de 2017)

Queridos hijos, les invito a que abran sus corazones al Amor de Jesús que, por la Fuerza del Espíritu Santo, viene a ustedes. Pequeños, dirijan sus miradas al Corazón Sacramentado de Mi Hijo, y vean y sientan, y además comprendan el Amor Infinito que Jesús tiene por cada uno de ustedes.
Amando a Mi Hijo serán capaces de soportar las pruebas que Jesús permita que pasen por sus vidas; pero estos pequeños sufrimientos, enfermedades y tentaciones traen gracias y son purificación para sus corazones, para que sean limpios, santos e inmaculados, con Mi Hijo, en Mi Hijo.

Pequeños, los reúno en Mi Corazón Inmaculado. Cada uno es llamado de manera especial, y Yo los he llamado para que se encuentren con mi Hijo y sean verdaderos apostoles de Nuestros Sagrados Corazones, unidos en el Amor Santo.

Queridos hijos, Mi Corazón Inmaculado triunfará en toda la humanidad, pero primero tiene que triunfar en cada uno de ustedes. Y de vuestra conversión, oración, penitencia y vidas santas, depende que se cumpla Mi Promesa.

Gracias pequenos. Oren por Mis Intenciones para con ustedes y para todos mis hijos.


Bendigo de una manera especial a todos mis hijos, mis predilectos Cristos Sacerdotes. Bendigo todos vuestros objetos religiosos. Les amo y les bendigo, en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén