Don Divo Barsotti

Arquivo do blog

quarta-feira, 30 de maio de 2012

EL PAPA: A PESAR DE LAS DEBILIDADES DE LOS HOMBRES, EL SEÑOR AYUDARÁ SIEMPRE A LA IGLESIA

  • EL PAPA: A PESAR DE LAS DEBILIDADES DE LOS HOMBRES, EL SEÑOR AYUDARÁ SIEMPRE A LA IGLESIA

  • NO HAY QUE DEJARSE VENCER POR LAS TRIBULACIONES Y LAS DIFICULTADES

  • CARTAS ROBADAS AL PAPA: ENTREVISTA AL SUSTITUTO DE LA SECRETARÍA DE ESTADO

  • OTROS ACTOS PONTIFICIOS

  • EL PAPA, ENTRISTECIDO Y PREOCUPADO POR LA MASACRE DE HULA EN SIRIA

  • BENEDICTO XVI: EN LOS MOMENTOS DIFÍCILES, ME HE SENTIDO SIEMPRE SOSTENIDO POR VUESTRAS ORACIONES

  • NO HAY GRITO HUMANO QUE DIOS NO ESCUCHE

  • ORACIÓN DEL PAPA: QUE EL ESPÍRITU SANTO SOSTENGA LA FE DE LA COMUNIDAD CRISTIANA

  • INTENCIONES DE ORACIÓN DEL PAPA PARA EL MES DE MAYO 

  • EL PAPA: A PESAR DE LAS DEBILIDADES DE LOS HOMBRES, EL SEÑOR AYUDARÁ SIEMPRE A LA IGLESIA

    Ciudad del Vaticano, 30 mayo 2012 (VIS).-Al final de la audiencia general de hoy, el Santo Padre ha hablado sobre los recientes sucesos que han tenido lugar en el Vaticano, con estas palabras:

    Los acontecimientos de estos días, referidos a la Curia y a mis colaboradores, han llevado tristeza a mi corazón; pero nunca se ha ofuscado la firme certeza de que, a pesar de las debilidades del hombre, las dificultades y las pruebas, el Espíritu Santo guía la Iglesia y el Señor la ayudará siempre sosteniéndola en su camino”.

    Sin embargo, se han multiplicado las conjeturas, amplificadas por algunos medios de comunicación, del todo arbitrarias, y que han ido mucho más allá de los hechos, ofreciendo una imagen de la Santa Sede que no se corresponde con la realidad. Deseo por ello alentar y renovar mi confianza a mis más estrechos colaboradores, así como a cuantos me ayudan en el cumplimiento de mi ministerio cotidianamente, con fidelidad, espíritu de sacrificio y en el silencio”.

    NO HAY QUE DEJARSE VENCER POR LAS TRIBULACIONES Y LAS DIFICULTADES

    Ciudad del Vaticano, 30 mayo 2012 (VIS).-Durante la audiencia general de hoy, celebrada en la Plaza de San Pedro, el Santo Padre ha continuado con su serie de catequesis dedicadas a la oración cristiana según san Pablo, para quien es “un encuentro verdadero y personal con Dios Padre, en Cristo, mediante el Espíritu Santo. En este encuentro entran en diálogo el 'sí' fiel de Dios y el 'amén' confiado de los creyentes”.

    Benedicto XVI ha explicado esta dinámica en su alocución, apoyándose en la segunda carta a los Corintios. Escribe el apóstol: “Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre misericordioso y Dios de toda consolación, que nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que también nosotros seamos capaces de consolar a los que se encuentran en cualquier tribulación”.

    El consuelo, ha dicho el Papa, no se ha de entender como simple confortación, sino sobre todo “como exhortación a no dejarse vencer por las tribulaciones y las dificultades. Es una invitación a vivir todas las situaciones unidos a Cristo, que carga sobre sí todo el sufrimiento y el pecado del mundo para llevar luz, esperanza y redención. Así nos hace capaces de consolar a quienes se encuentran en cualquier clase de aflicción”. La unión profunda con Cristo en la oración y la confianza en su presencia nos hacen estar dispuestos a compartir los sufrimientos de los hermanos.

    Nuestra vida y nuestro camino cristiano -ha continuado el Pontífice- están marcados a menudo por dificultades, incomprensiones, sufrimientos. Todos lo sabemos. En la relación fiel con el Señor, en la oración constante, diaria, podemos sentir concretamente el consuelo que viene de Dios. Y esto refuerza nuestra fe, porque nos hace experimentar de modo concreto el 'sí' de Dios al hombre en Cristo, la fidelidad de su amor, que llega hasta el don de su Hijo en la cruz”.

    La fe, don gratuito de Dios, se enraíza en su fidelidad, “en su 'sí' que nos hace comprender cómo vivir nuestra existencia amando al Señor y a los hermanos. Toda la historia de la salvación es un progresivo revelarse de esta fidelidad de Dios, a pesar de nuestras infidelidades y nuestras negaciones”.

    El Papa ha subrayado en este punto que el modo de actuar de Dios es muy distinto del de los hombres: “Ante los contrastes en las relaciones humanas, incluso en las familiares, tendemos a no perseverar en el amor gratuito, que cuesta esfuerzo y sacrificio. En cambio, Dios no se cansa nunca de nosotros, de tener paciencia con nosotros, y nos precede siempre con su inmensa misericordia, nos viene al encuentro (...). En la cruz nos ofrece la medida de su amor que no calcula y que no tiene medida”. Este amor fiel es capaz de esperar incluso a cuantos lo rechazan. Dios busca siempre al hombre, quiere acogerlo en la comunión con Él para donarle plenitud de vida, esperanza y paz.

    Sobre el 'sí' fiel de Dios se injerta el 'amén' de la Iglesia, que es la respuesta de la fe con la que concluyen las oraciones y que expresa nuestro 'sí' a la iniciativa de Dios: “En nuestra oración estamos llamados a decir 'sí' a Dios, a responder con el 'amén' de la adhesión, de la fidelidad a Él de toda nuestra vida. Esta fidelidad no podemos conquistarla nunca con nuestras propias fuerzas, no es solo fruto de nuestro esfuerzo cotidiano; viene de Dios y está fundada sobre el 'sí' de Cristo. (…) Tenemos que entrar en este 'sí' de Cristo, en la adhesión a la voluntad de Dios, para llegar a decir, con san Pablo, que no somos nosotros quienes vivimos, sino que es Cristo mismo quien vive en nosotros. Entonces el 'amén' de nuestra oración personal y comunitaria envolverá y transformará toda nuestra vida”.