Arquivo do blog

terça-feira, 10 de fevereiro de 2009

O SANTO SACRIFÍCIO DA MISSA


Damos as boas vindas a Una Voce Cadiz que hoje nasceu com o fim de fazer conhecer a Liturgia Gregoriana e da qual extraímos o presente artigo como convite a todos os nossos amigos a visitarem o referido site.

El Santo Sacrificio de la Misa
- La Misa es el Sacrificio de la Nueva Ley, instituido por Nuestro Señor Jesucristo, en el cual ofrecemos a Dios el Cuerpo y Sangre del mismo Jesucristo, bajo las apariencias o especies de pan y vino.

- Las ceremonias de la Misa son sagradas y venerandas. Las esenciales son las de la Consagración y vienen del mismo Divino Fundador. Las otras han sido sucesivamente ordenadas por la Iglesia a través de los siglos, con mucho detenimiento y con extremada prudencia, para inculcar a los fieles la dignidad y supremacía de la Misa sobre todos los otros actos del culto católico.

- Tres son los oferentes o ministros de la santa Misa: a) Jesucristo, Sacerdote Sumo y eterno, oferente principal y Víctima a un tiempo; b) el Sacerdote, oferente secundario, instituido por el mismo Jesucristo, y que en nombre de Él y de su Iglesia la ofrece como mediador entre Dios y el pueblo fiel; c) los fieles, oferentes impropiamente y sólo en el sentido de que son miembros del Cuerpo místico, o la Iglesia cuya cabeza es Cristo Víctima y Oferente; también lo son en el sentido de asistir al sacrificio o de dar el estipendio para su celebración.

- El Sacrificio de la Misa y el de la Cruz son un mismo e idéntico Sacrificio, pues la Víctima es la misma y es el mismo Oferente. Hay la sola diferencia que en la Cruz hubo derramamiento de sangre, y en la Misa se reproduce de una manera real pero mística, y se nos aplican los méritos de aquél.

- Cuatro fines tiene la Misa, y son los siguientes:

* Latréutico, el principal, que es adorar a Dios y darle culto debido como Señor y Creador nuestro.
* Propiciatorio, o aplacarle para que no nos castigue.
* Eucarístico, o darle gracias por sus beneficios.
* Impetratorio, o pedir gracias y favores.

Estos cuatro fines se contienen en esta cuarteta:

Con la Misa a Dios honramos (latréutico)
y aplacamos su rigor; (propiciatorio)
con ella gracias le damos (eucarístico)
y pedimos su favor. (impetratorio)

Fonte:Una Voce Cadiz