http://4.bp.blogspot.com/_14vrv7ni7HM/TLYyK0PS85I/AAAAAAAABU8/h4xBT0R8kQU/s1600/20101013225550_D0064009.jpg
ABADIA DE NOSSA SENHORA DE FONTGOMBAULT  CELEBRA TODA A LITURGIA  NA REFORMA DO MISSAL FEITA POR SÃO JOÃO XXIII
EM 1962 E LIBERALIZADA POR SUA SANTIDADE BENTO XVI EM 7/7/2007 COM O MOTU PRÓPRIO "SUMMORUM PONTIFICUM".
ACTUALMENTE A COMUNIDADE CONTA COM CERCA DE 60 MONJES E FUNDOU MAIS OUTRAS 5 ABADIAS DE QUE ELA É A CASA-MÃE,
TODAS REZAM O BREVIÁRIO MONÁSTICO EM LATIM E A A SANTA MISSA É SEMPRE CELEBRADA NA FORMA EXTRAORDINÁRIA EM
FORMA SOLENE E CANTADA EM GREGORIANO.


  

Arquivo do blog

domingo, 18 de agosto de 2013

LA POSIBILIDAD DE LA EXPERIENCIA CRISTIANA DE DIOS Y SU PROBLEMÁTICA.EN LA OBRA DE SAN JUAN DE ÁVILA: LA EXPERIENCIA DE DIOS EN LA ORACIÓN DIALOGADA.La experiencia de Dios que del amor nace.

LA POSIBILIDAD DE LA EXPERIENCIA CRISTIANA DE DIOS Y SU PROBLEMÁTICA.


LA POSIBILIDAD DE LA EXPERIENCIA CRISTIANA DE DIOS Y SU PROBLEMÁTICA EN LA OBRA DE JUAN DE ÁVILA.
En el tratamiento de este tema vamos a seguir el siguiente índice.
1.-Posibilidad de la experiencia cristiana de Dios
2.-Problemática que plantea el tema de la experiencia de Dios.
Archivo:Francisco de Zurbarán 025.jpg
ZURBARÁN DETALLE DE UN MONJE EN EL REFECTORIO.
1.-POSIBILIDAD DE LA EXPERIENCIA CRISTIANA DE DIOS.
Juan de Ávila participa, junto con la espiritualidad de su tiempo, de la positiva valoración de la experiencia en la vida cristiana, y con respecto al tema de la experiencia de Dios, hay en sus escritos muy variadas referencias. En primer lugar tiene la convicción de la posibilidad de encontrarse con Él a través de algún tipo de vivencia personal.
Afirmar la posibilidad de experimentar a Dios, es sostener que puede ser objeto de un conocimiento directo e inmediato, bien sea por medio de los sentidos, lo que sería verlo, oírlo etc. o bien por el entendimiento lo que sería intuirlo sin ninguna idea abstracta que sirviera de intermediario, o bien por la voluntad a través de una vivencia amorosa.
Sus afirmaciones en este sentido son abundantes y claras: Trascribo algunas:
Si nosotros nos contentamos con conocer a Dios por fe y no le conocemos por la noticia experimental…tendremos por qué llorar. (1)
En una carta escrita a Santa Teresa en respuesta a otra de la santa en la que le pedía le diera su opinión sobre el libro de su Vida, le dice:
“ Y aunque muchos le conozcan por fe, más la experiencia particular del amoroso y más que amoroso trato de Dios con quien El quiere, si no se tiene ,no se podrá entender al punto donde llega esta comunicación” (2)
Aunque cuando habla de esta materia se apresure a decir que la fe cristiana no tiene en la experiencia personal su principal motivo, la valora como una comprobación personal de lo creído, pues esta experiencia convierte al creyente en un testigo en el sentido literal de la palabra:
“ …experiencias que no habéis de buscar en libros y vidas ajenas mas en vuestra propia conciencia, para que tengáis testigos cercanos a vos…veréis tales maravillas dentro de vos que se os quite la gana de buscar fuera…( 3)
ÉXTASIS DE SANTA TERESA. BERNINI.
Habla después de la equivocación de quienes infravaloran el sentimiento de Dios como si se tratara de algo sin importancia en la vida cristiana:
“…hay muchos engañados en pensar que no hace al caso, en el camino de Dios,
la devoción y sentimiento de Él…este engaño tiene su raíz en el distraimiento
que las almas tienen( 4)
Parece como si para el santo algún tipo de experiencia de Dios debiera entrar en la dinámica de la vida cristiana, de manera que no tiene inconveniente en decir que no es un fenómeno insólito. Así se lo dice a santa Teresa refiriéndose a algunas de las experiencias contadas en el libro de su Vida.
“También digo que las cosas de este libro acaecen también en nuestros tiempos a otras personas, y con mucha certidumbre de que son de Dios” (5)
Creo que con estos textos es suficiente para comprobar por donde va pensamiento de nuestro autor en un asunto como este.
Notas:
(1) Epistolario: carta 10.(2) Epistolario: carta 158. (3)Audi Filia ,3805 (4) Epistolario: carta 180. (5) Epistolario: carta 158.
MIRANDO AL MAR SOÑÉ QUE ESTABA JUNTO A TI…
2.-.- PROBLEMÁTICA DEL TEMA
En la obra de Juan de Ávila se hallan otros muchos aspectos relacionados con el tema de la experiencia de la divinidad; gran parte de los interrogantes que suscita, está al menos aludida. Hemos de decir que como ocurre en la mayor parte de los temas en los que se centra su magisterio, Juan de Ávila no los trata de una forma monográfica y específica, sino que su enseñanza hay que sacarla de toda su obra en conjunto en la que van apareciendo retazos relacionados con la misma
2.-1. Elementos relacionados con la naturaleza de la experiencia
En ella hay, sin duda, elementos explicativos de la naturaleza del fenómeno de la vivencia de Dios, entiéndase por Dios una realidad Trascendente con una transcendencia cristiana, es decir tal como aparece en las enseñanzas de Jesús, el Dios vivenciado, si podemos hablar así es el Dios de Jesús, y aún todavía más concreto, el Dios de las enseñanzas de Jesús tal como nos ha sido transmitido por el Magisterio de la Iglesia católica
Habla también de las razones teológicas en que se fundamenta, verdades reveladas de las que viene a ser consecuencia, dones divinos de los que la experiencia es desarrollo, función que desempeña en la vida cristiana, condiciones que favorecen su aparición…, serían apuntes para una teoría interpretativa de orden teológico.
2.-2.-Criterios para discernir las experiencias verdaderas de las falsas.
Junto a ello, Juan de Ávila aporta criterios para discernir las experiencias verdaderas de las falsas, orígenes de unas y otras, principios generales que permiten emitir juicios sobre su validez.
CONTEMPLACIÓN.
2.-3.- Datos para una fenomenología de la experiencia.
Por último hay en sus escritos datos para una fenomenología en el sentido de que enumera y describe vivencias concretas de la divinidad, tales experiencias o vivencias unas veces parecen tomadas de su relación como maestro de personas que las han tenidos y otras son vivencias propias a las que él mismo hace una velada alussión
3.-4.- Finalidad de nuestro estudio.
De todo este material nosotros nos centraremos en la descripción de los fenómenos narrados por el santo o que siendo simplemente referidos por él, dan pie a una descripción. Aunque al hilo de la descripción de los fenómenos y fundamentándonos en los textos de Juan de Ávila aparecerán otros aspectos distintos de la mera descripción
Pues, aunque es sabido cómo la moderna ciencia de la Fenomenología de la Religión ha hecho posible el estudio del hecho religioso en general y de la experiencia de la Trascendencia en particular, desligándolo de cualquier interpretación, ciñéndose a la descripción del hecho tal como es vivido por el hombre, sin embargo de la mano de Juan de Ávila iremos más allá de esa consideración, digamos puramente fenomenológica, entre otras cosas porque esta no es la forma como Juan de Ávila trata esta temática.
Comenzaremos a por estudiar fenómenos de experiencia de Dios para posteriormente sacar conclusiones de otro orden, aunque siempre fundándonos en la enseñanza del Maestro Juan de Ávila, el recién nombrado Doctor de la Iglesia.
 
LA EXPERIENCIA DE DIOS EN LA ORACIÓN DIALOGADA.
LA ORACIÓN Y SUS CLASES
1.-LA ESENCIA DE LA ORACIÓN.
La oración es desde el punto de vista de la fenomenología de la religión, uno de los fenómenos mas importantes, de modo que casi se puede dar como buena la afirmación de que allí donde hay oración hay religión, y por el contrario su falta pone en peligro la existencia de la religión.
Por otro lado la oración es, en la mayor parte de las religiones un ámbito muy apropiado para la experiencia de la divinidad entendida como la realidad que transciende la naturaleza. Es este el motivo por el que antes de examinar los fenómenos en los que según Juan de Ávila se puede tener experiencia de Dios, nos ocupamos brevemente de hablar de la oración y sus clases, teniendo muy en cuenta lo que el maestro Ávila dice de ella.
ORACIÓN VOCAL.
La oración está integrada por unos factores que la definen y están siempre presentes en todos los modos de orar, desde la más ingenua invocación vocal, hasta la más alta forma de contemplación mística; además estos factores sirven para distinguir la oración de otros actos con los que podría confundirse tales como las invocaciones mágicas y ciertas meditaciones o reflexiones sobre Dios., que tienen más de estudio que de oración.
Entre estos factores conviene destacar desde el principio el hecho de que la oración es una consecuencia, es decir sigue siempre a algo anteriormente dado; es pues una reacción a un estímulo previo porque la persona cuando ora, lo hace como respuesta. La oración es en sí misma una respuesta a algo previamente dado.
La respuesta consiste en que la persona que ora entabla con Dios una relación viva y personal; mas tal tipo de relación es sólo posible tras una cierta vivencia de la presencia de Dios, estímulo que la provoca: únicamente si alguien se siente ante Dios se mueve a orar.
Desde este punto de vista, la oración es la respuesta que la persona religiosa da al hecho de la presencia de Dios de algún modo sentida o por lo menos aceptada por la fe. Esta presencia no sólo promueve la relación sino que la determina en el sentido de calificarla; es decir, hace que sea una relación viva, vital; tiene las propiedades de la relación interpersonal.
Según esto la oración es la comunicación vital que el hombre entabla con Dios representado con caracteres personales y vivido como presente. Por lo mismo, toda oración tiene los componentes propios del diálogo, aunque éstos sean más o menos explícitos; en cualquier caso se desarrolla sobre el presupuesto de que Dios no está ajeno a la relación sino de algún modo escucha y participa en la comunicación.
Pero no toda relación con Dios es oración: también las invocaciones mágicas y la reflexión sobre Dios, en mayor o menor medida, suponen una relación con la divinidad; sólo la relación que brota de la aceptación de Dios como Dios, es propiamente oración.
Estos son pues los elementos constitutivos de la oración.
ORACIÓN LITÚRGICA.
1.- Relación.2.-relación viva.3.-de carácter interpersonal.4.-con una realidad a la que se atribuyen propiedades personales. 5.- vivida como presente y 6.-reconocida como tal.
Juan de Ávila da una definición en la que están presentes estos factores puramente fenomenológicos, la define como :
“ Una secreta e interior habla, con la que el alma se comunica con Dios, ahora sea pensando, ahora pidiendo, ahora haciendo gracias, ahora contemplando y generalmente por todo aquello que en esta secreta habla se pasa con Dios.” (Cf. A. Filia 71; 38)
2.-CLASES DE ORACIÓN.
De la oración se pueden hacer diversas clasificaciones, así se habla de oración vocal y mental, de oración de petición, de alabanza, de acción de gracias etc. Para nuestro intento nos fijaremos en aquellas clasificaciones que nacen de su factor esencial, factor que anteriormente hemos descrito como un determinado tipo de relación con Dios, fijándonos pues en este factor diríamos que la oración se divide de acuerdo con la forma o modo cómo se establece la relación con Dios.
Juan de Ávila nombra distintos tipos de oración atendiendo a este factor , así habla de la oración vocal, de la meditación, contemplación, de la oración de simple mirada, de quietud, de la vía de los alumbrados o dejados, de recogimiento…
Si se analizan las descripciones que hace de estas diferentes clases creo que todas pueden englobarse en dos grupos: el primero el que denominaríamos como oración dialogada y el segundo a la que clasificaríamos como oración mística.
3.-LA ORACIÓN DIALOGADA.
Se llama oración dialogada a aquella en la que se dan de forma explícita elementos componentes de un díalogo. Son modos de orar en los que el orante “habla” con Dios, bien porque pronuncia literalmente palabras con su boca o porque las “dice”mentalmente. En este tipo de oración todos los actos que se realizan tienen una evidente apoyatura verbal: está hecha de imaginaciones, representaciones, pensamientos, reflexiones, así como sentimientos y afectos nacidos de las mismas; la persona que así ora puede unas veces pedir, otras alabar, dar gracias o adorar e
En ella Dios es representado como “ interlocutor “ con el que se dialoga, es por ello que en la misma el orante se siente como alguien distante de Dios en algún sentido” estando con Él, junto a Él.
4.-LA ORACIÓN MÍSTICA.
Como posteriormente, en el apartado en el que hablemos de la experiencia de Dios en la oración mística nos detendremos pormenorizadamente en su descripción, bástenos por ahora describir este segundo tipo de oración, como aquella en la que están ausentes todos los elementos que hemos dichos integran la oración dialogada: no hay palabras, la mente está en calma, ausente la reflexión, los pensamientos es pues un silencio mental entendido como la falta de todos aquellos factores que integran nuestro conocimiento habitual.
En esta clase de oración Dios no es representado como “interlocutor” sino como centro al que el orante se vivencia unido, en cierto sentido fundido con él.
LA EXPERIENCIA DE DIOS EN LA ORACIÓN DIALOGADA.
Preguntarse por la experiencia de Dios en la oración, no es preguntar por algo sobreañadido a la misma. Algún tipo de vivencia de Dios ha de darse en el orante para que la oración cumpla su definición, pues no es posible entablar una comunicación viva y personalizada sin alguna “presencia” de la persona con quien se entabla la comunicación. Esto ya quedó indicado al afirmar que la persona cuando ora lo hace como respuesta.
Mas la oración en su transcurso, parece genera nuevas experiencias; Juan de Ávila insinúa que no hay verdadera oración cuando en el desarrollo de la misma no aparecen estas experiencias que permiten al orante comprobar que Dios está “ respondiendo” a los intentos de entrar en relación con Él.
A ellas nos vamos a circunscribir, y en este apartado, a las que se dan en la oración dialogada, de la mano de los escritos de Juan de Ávila.
Unos textos suyos pueden situar mejor que ninguna otra descripción, el tipo de experiencias con las que nos vamos a encontrar:
En la oración todo se ha de hacer con el mayor sosiego que pudieren para que si Dios los quisiere hablar no los halle tan ocupados que calle Dios .( Carta 5)
Es importante fijarse en lo que afirma. Está diciendo que la oración toda ella ha de ir encaminadqa a un único fin; para lograrlo hay que hacer las cosas “ con el mayor sosiego que pudieren” y lo que se busca es que Dios se manifieste hablando y no callando… Y refiriéndose a la respuesta divina dice:
“ Algunos hay a quien Dios toma los corazones y obra en ellos que no han menester sino acogerse a Dios, y enseguida hallan tanta lluvia de pensamientos buenos y comunicación de Él que no han menester sino seguir tal guía.” ( Carta 1.)
El texto nos da en apretado resumen el núcleo de esta experiencia: Dios toma los corazones; obra en ellos, produce tal comunicación de Él que no hay más que estar a seguir tal guía.
Y en otra ocasión expresa lo mismo haciendo una enumeración más amplia de los efectos de la presencia de Dios:
Este negocio todo consiste en recibir los movimientos e influencias… y lo que entonces le fuere dado, agora sea compasión, agora amor, o dolor o temor de pecados, o edificación de costumbres, o lágrimas…todo lo tome sin desechar nada.” ( Carta 5)
Los textos , pues, en orden a la descripción, pueden tomarse en su literalidad: Dios se comunica con el orante causando en él una multitud dde estados:
PARA EXTASIARSE.
“ Algunas veces es tanto lo que da acá nuestros Señor a sentir de sí mismo que no se acuerda el ánima de nadie, por estar ocupada toda ella en Aquél que es todas las cosas. ( Carta 159)
Entre los que relata el santo manchego, ya lo hemos oído, unos tienen carácter intelectual; la persona en el transcurso de la oración, se siente enseñada, iluminada, inspirada, sugerida..” qué de cosas que de novedades enseña Dios, con las cuales hace herir al hombre su muslo de espanto”( Carta 148)
Otros son de naturaleza preferentemente afectiva; sentimientos del más variado orden, amor , agradecimiento, dolor de pecados. Entre ellos nombra muy a menudo la reverencia como si ante Dios lo primero que la persona experimenta es tal actitud. La reverencia es un sentimiento complejo que engloba actitudes de respeto, sometimiento, temor, adoración
“ Una reverencia que hace temblar de Aquél de quien tiemblan los poderes del cielo” Una reverencia que hace temblar amorosamente( Carta 6)
Después o junto a la reverencia, nombra un bloque de reacciones emparentadas con el asombro el estupor, la admiración. La persona se siente maravillada, estupefacta por lo que siente, y experimenta en la oración:
“ Acaece un espanto tal que no se puede decir ni entender ( Carta 148)
El amor se hace forma también parte de esos efectos, un amor mezclado de sentimientos de alabanza, agradecimiento, confusión, reconocimiento de la bondad divina…Un amor que alcanza intensidades distintas según la naturaleza del encuentro, y de la persona que lo experimenta pero que está hecho de un componente extático y que puede llevar al literal “ sacar al hombre de sí” “ Un amor con el que desfallecerá su alma” (24)
Otro grupo es el integrado por sentimientos y actitudes de arrepentimiento, dolor, confusiòn.. Con respecto a ellos advierte, alguna vez, que es lo primero que se produce en el alma en su experiencia y trato con Dios, como si fuere el anverso de la reverencia.
“ Esta es la primera luz que el Señor da al alma que viene, darle a entender cuan mal ha correspondido al trato con Dios…y hácele desplacerse tanto de sí mismo que no ve en sí cosa que no sea para llorar, ve tales males que ha hecho, o bienes que ha dejado de hacer…y llora. Está tan espantado de su pasada ceguedad, que , como un hombre que de nuevo ve una cosa muy nueva, suele darse una palmada en el muslo, en señal del gran toque que su corazón ha recibido en señal de admiración de aquello. Acaece un espanto tal, que no se puede decir ni entender, sino es por aquellos a quien Dios da esta luz.(Carta 148)
En ocasiones los fenómenos son estados anímicos: de felicidad, paz, sosiego, alegría. En este orden, una de las experiencias a las que hace muy a menudo referencia el santo es al gozo y dulcedumbre que la comunicación de Dios produce en el alma. Gozo que puede repercutir en el estado físico.
“ Y algunas veces es tanta la dulcedumbre que el alma gusta siendo visitada por Dos, que la carne no la puede sufrir, y queda tan flaca y caída, como lo pudiera estar, habiendo pasado por ella una larga enfermedad corporal. Aunque acaece otras veces, con la fortificación que el espíritu siente, ser ayudada la carne y cobrar nuevas fuerzas, experimentando en este destierro algo de lo que en el cielo ha de pasar.”( A. Filia 778 s.s.) En ocasiones los fenómenos afectan a la conducta, por ejemplo , cómo la voluntad queda reforzada y que el santo interpreta como comprobación personal de lo que dice san Pablo: “ Jesucristo es fortaleza y sabiduría de Dios”( A. Filia 3896)
CUALIDAD DE LAS VIVENCIAS: TRASCENDIMIENTO Y PLENITUD.
El TRASCENDIMIENTO.
De estos fenómenos, inspiraciones, sentimientos, estados, ahora no interesa tanto su contenido, como las cualidades de que están adornados, por que es en ellas donde aparece su verdadera dimensión.
Estas cualidades las podemos englobar en dos: La cualidad o nota de trascendimiento y la de plenitud. Hablamos ahora de ellas.
El sentirse trascendido es una situación en la que la persona se experimenta como sacada del orden natural y mundano en el que habitualmente se desenvuelvo siendo colocada en un ámbito completamente nuevo y que capta como absolutamente distinto y des-semejante.
San Juan de Ávila ha expresado esta situación subjetiva como propia del encuentro con Dios con palabras ya dichas pero que ahora alcanzan su verdadera dimensión:
“…totalmente muda y absorbe al hombre y lo saca fuera de sí…Deja al alma tan harta y tan otra que le parece resucitar de muerte a la vida”
Esta nota se ve ilustrada por la valoración que de las cosas hace la persona tras las experiencias. Se le produce una relativización de todo que se traduce en un desinterés y despego . Una frase del maestro Ávila puede dibujar bien este aspecto. Hablando de lo que la persona siente cuando entra en diálogo con Dios, afirma: “ que le es gran asco y gran tormento el tratar con ellas ( las cosas y tareas ordinarias) ( Carta 6)
El trascendimiento tiene otro aspecto que conviene destacar: lo que la persona vive en su diálogo y encuentro con Dios, sólo puede ser alcanzado saliendo y olvidándose de si. Este olvido de sí no es un ascético renunciamiento por lo que uno se priva de algo para alcanzar una cosa mejor, sino la vivencia de que para alcanzarlo es necesario seguir un camino distinto del de los deseos y aspiraciones naturales porque este camino desenvoca siempre en el hallazgo de algo igualmente natural, bienes, satisfacciones y felicidad naturales, muy distintas de las que experimenta cuando sale de sí.
LA NOTA DE PLENITUD.
Ante Dios, por lo que dice Juan de Ávila, la persona se siente plenificada y salvada, con una plenitud total y nueva.
No es la felicidad y satisfacción consecuencia de la posesión de bienes y metas terrenos. El lenguaje utilizado sugiere la aparición de algo que abre a la peprsona un orden nuevo de posibilidades de realización. Algo:
“ que deja al alma tan harta y tan otras que parece haber resucitado de muerte a vida
Es como si estuviera ante un bien distinto y una felicidad nueva. La persona encuentra realización definitiva que la hace no necesitar, ni esperar nada más.Ha encontrado su centro:
“ el sosiego del que anda buscando algo que completamente la satisfaga.”
La plenitud consta según el santo de estos elementos:
- El encuentro de un bien nuevo.
Bien único y suficiente.
-Que llena y plenifica de modo definitivo.
- Toda la vida, con él, adquiere un nuevo sentido,
- Quien lo encuentra deja de apetecer otras cosas.
- Su pérdida es la perdición de la persona.
Todo esto lo pone el santo en Dios. Él es vivenciado como bien plenificante
Bien sobre todo bien, solo y suficientísimo bien, ¿ en qué se deleita quien en ti no se deleita? Y ¿ quien no te desea y se muere de hambre por ti, cumplimiento de nuestros vacíos y sobrado enchimiento de los más interiores senos y rincones de nuestras entrañas. Búsquete quien algo busca, pues quien te halla pone fin a buscar otras cosas. Gócese de ti y contigo quien es amigo de gozo, pues sólo tú haces al alma tan de verdad gozosa, que matas las congojas y tristezas como un fuego…abrasa y deshace unas pequeñitas pajas” ( Carta 76)
Estas dos notas están presentes en todos los fenómenos de experiencia de Dios y aunque haya diferencias en la forma e intensidad de los mismos su presencia determina el dato y hecho humano de los fenómenos de “experiencia religiosa de Dios.”
Como creo haber dicho en otro lugar estos hechos son vivencias subjetivas que algunas personas viven y experimentan en su relación con la divinidad, el valor de las mismas desde el punto de vista objetivo deber ser analizado enjuiciado.
 

LA EXPERIENCIA DE DIOS “QUE DEL AMOR NACE.”
1.-EL CONOCIMIENTO POR AMOR.
Vamos en el presente tema a desarrollar una idea repetida por el maestro Ávila: la de que el amor produce conocimiento y además, que ese conocimiento es de naturaleza experimental.
Se trata, pues, de analizar el alcance que tienen sus afirmaciones de que el amor es fuente de un conocimiento especial, único, de Dios al que llama “noticia experimental que del amor nace.”
La afirmación de que el amor produce conocimiento es distinta de lo que se expresa en el lenguaje común, pues evidentemente que hay una relación entre conocimiento y amor: cuando algo o alguien es amado, su amor y deseo nos lleva a conocerlo; más aún, el trato y la convivencia a la que el amor lleva, sitúa a las personas en óptimas condiciones para el conocimiento: el mismo lenguaje común lo afirma cuando dice: “ te conozco bien porque te quiero.
Pero estas y otras consideraciones lo que descubren es que el amor o bien está siendo el resultado del conocimiento de la persona amada, o es el motivo que produce tal conocimiento. Esto es la aplicación del dicho: que nada o nadie puede ser amado si no es previamente conocido, es el dicho de la corriente filosófica aristotélico-tomista expresada en el dicho nihil volitum quin praecognitu. que aparece también en el lenguaje común diciendo que “ el amor es ciego.”
Muchos pensadores de nuestra época han subrayado el valor cognoscitivo de la vida afectiva y referido al conocimiento de Dios, el amor es presentado como una vía para el conocimiento de Dios, distinta del conocimiento racional y científico.
Esta vía de acceso a Dios a través del conocimiento que nace del amor, tiene una larga tradición en el cristianismo, es enseñada ya por algunos padres como san Gregorio Magno (1), por el Pseudos Dionisio, san Bernardo, san Buenaventura. En el siglo XVI forma parte de la espiritualidad común de esta época. Juan de Ávila está también a favor de esta corriente por lo que a continuación vamos a transcribir algunos textos suyos que nos harán comprender mejor la idea del conocimiento por amor.
DEL AMOR A LA NATURALEZA NACE SU CONOCIMIENTO.
2.-LOS TEXTOS.
Juan de Ávila es un enamorado del tema del amor. Leyendo su obra casi consigue que el lector sienta lo que él mismo dice en un sermón: “pluguiese a Dios que tanto se os predicase de la caridad, que de fastidiados, os acordaseis siquiera de la palabra caridad” (2), por lo mismo si de escoger textos se trata tenemos donde escoger:
“ ¿Con qué te cazaremos? ¿Con ballesta o con halcón.? ¿ Con qué lazo te tomaremos, Dios mío, para que no te nos vayas.? No hay fuerza, no hay dones, no hay manera, no hay consejo, no sabiduría, no basta cielo, no basta tierra, finalmente, no basta hermanos, toda industria humana,
 para tomar a Dios, si no es con amor .
Este es, hermanos, el señuelo con que Dios se abate; éste es el cebo con que Dios se pesca: Amor, hermanos, amor.
Ésta es la bendita caza, sobre toda bienaventuranza bendita, que no se deja prender sino del corazón que arde con amor…¡ Bienaventurado, hermanos, el corazón donde Dios por amor se aposenta! (3)
En un diálogo con Dios afirma:
“¡Oh si del todo ardiésemos por ti! entonces dirían nuestros huesos ¿quién es semejante a ti? porque del fuego del amor tuyo nacería conocimiento de ti, pues quien dice que te conoce, como te ha de conocer, y no te ama, es un mentiroso.
Amémoste, pues, y conozcámoste por el conocimiento que de amarte resulta.”(4)
De manera menos apasionada, aunque más aseverativa, dice en una carta a un sacerdote a quien le enseña el verdadero camino para experimentar a Dios:
“…Si nosotros nos contentamos con conocer a Dios por fe, y no le conocemos por la noticia experimental que del amor nace, también tendremos que llorar…y decir ¡ ay del tiempo cuando no te amaba!”(5)
De modo más directo y explicito le dice:
“ Y si quiere saber qué cosa es andar la mano de Dios por el alma; si quiere beber en la tierra una gotilla del río del deleite de Dios, si quiere llegarse a ver la visión de cómo Dios está en la zarza, y no se quema la zarza, aunque arda, no aguce tanto el ingenio para inquirir cuanto el afecto para purificarlo”(6)
Y VIO QUE LA ZARZA ARDÍA Y NO SE CONSUMÍA.
Aunque vuelva de nuevo a este texto para otros fines, evidentemente en él lo que dice es que si quiere conocer a Dios no “aguce el entendimiento para saber, sino el amor para purificarlo.
Conclusión:
Amemos, pues y viviremos; amemos y seremos semejantes a Dios y heriremos a Dios que con solo amor es herido; amemos y será nuestro Dios porque sólo el amor le posee”(7)
El sentido de estos textos es fruto de una convicción sobre la existencia de un tipo de conocimiento de Dios relacionado con el amor, tales afirmaciones no nacen de la imprecisión del lenguaje que relaciona de forma vaga conocimiento y amor. Esto se pone de manifiesto, por ejemplo, en el siguiente texto en el que habla de una forma más escolar:
“¿ Para qué todo esto…? Si preguntáis ¿ qué cosa es Dios? os diré: una cosa que no podemos entender lo que es…Cuando dejemos de lado esta forma de conocimiento y quedemos en una oscuridad que al preguntársenos ¿ que es Dios? Respondamos: No sé…entonces tal ánima está en lo fino para entender y hablar de Dios; cuando muera el conocimiento por ideas y nazca el que nace de amarle crecerá nuestro entendimiento sabiendo entender de veras a Dios.
No lo puedo decir más claro, pues es una cosa que se puede sentir y no decir(8)
3.-AMOR Y EXPERIENCIA DE DIOS.
Lo primero que se puede decir de la relación existente entre amor y experiencia de Dios, siempre según la enseñanza de Juan de Ávila, es que el amor proporciona un conocimiento de Dios distinto del que proporciona la fe. La fe es un conocimiento de oídas,” el tono de la contraposición entre ambos conocimientos marca la superioridad del primero, recordamos las palabras antes dichas: “si nos contentamos con conocer a Dios por fe y no le conocemos por la noticia experimental que del amor nace, tendremos que llorar…y es que el conocimiento que proporciona el amor, según se dice, es personal, y asegura al sujeto su comprobación.
Es asimismo distinto del que se adquiere por el estudio, este conocimiento es mediato adquirido, por ideas, parcializado y analógico; mas bien nada, porque si después de lo logrado con él se le pregunta uno ¿ qué es Dios? Lo más prudente sería decir: “ pues una cosa que no sabemos decir lo que es?
En la comparación entre el conocimiento adquirido por el estudio y el alcanzado por amor es donde Juan de Ávila aclara más la naturaleza de este último, pues es un conocimiento directo, inmediato y apropiado de Dios. Afirma que es un conocimiento nacido de un encuentro, como por contacto, como si el alma estuviera “tocando a Dios y Dios estuviera tocando al alma.”
Del mismo, brota una “ sabiduría inefable en la que predominan los matices afectivos, resultado de una viva experiencia de la relación interpersonal en la que Dios es conocido como Bien Sumo que desvela su intimidad a la persona mientras le ama y que en presentándose la deslumbra con su grandeza, trascendencia, belleza, y blandura…
A la persona que le ama y mientras le ama se le desvela en el gozo que le proporciona, en la felicidad que le produce, en el éxtasis que le causa, en el sentido que le comunica, en la fortaleza que le trasmite…
La persona de lo que puede dar cuenta es de lo que está viviendo y experimentando:
- Que está conociendo a Dios de un modo directo.
- Que se siente transcendida en su presencia.
- Que experimenta un gozo y plenitud nuevas.
- Que ante ello todo lo demás es pura nada:
“ Si las flores de los buenos principios que Dios en el alma de vuestra merced por su misericordia la consuelan y dan contentamiento,¿ qué sería si vuestra merced se atreviese a andar un poquito más ligero por el camino de Dios…? Creo que encontraría con tales cosas, que dejaría el cántaro como la samaritana, para mejor gozar del agua viva que Cristo da;…
Entonces, señor, se quitarían de gana los deseos prosperidades de esta vida, y antes serían aborrecidas que amadas,como cosa que estorba el gusto de las cosas divinales.
Entonces vienen al hombre, juntamente gozo y dolor.porque aquel vino nuevo que Dios le da a beberle embriaga con su dulcedumbre y le hace despreciar todo lo visible; y considerando cuanto tiempo ha carecido de él…no puede dejar de decir y llorar con san Agustín: tarde te conocí, belleza tan antigua,tarde te conocí, belleza tan nueva.(9)y aunque él lloraba porque no había conocido a Dios por fe, andando en errores;
Mas si nosotros nos contentamos con conocer a Dios por fe y no le conocemos por la noticia experimental que del amor nace…también tendremos que llorar como él y decir:¡ ay del tiempo cuando no te amaba!...
Las palabras que dice posteriormente conviene leerlas con especial atención, en ellas, sirviéndose de imágenes expresa en qué consiste esa noticia experimental:
Y si vuestra merced quiere saber qué cosa es andar la mano de Dios en el alma
Las palabras sugieren que el hombre está como tocando a Dios y dejándose tocar por Él.
“ Si quiere beber en la tierra una gotilla del río del deleite de Dios”
La referencia a la felicidad, al gozo embriagante, que la presencia de Dios produce es una constante:
Si quiere llegarse a la visión de cómo Dios está en la zarzaSirviéndose del episodio de Moisés que se encontró con Dios en una zarza que ardía y no se consumía, Juan de Ávila simboliza la presencia de Dios como fuego ardiente: “ y no se quema la zarza aunque arda.”(10) como no se deshace el corazón humano aunque arda encendido en el amor que la presencia de Dios le causa. Y no entorpezca el encuentro queriendo desarrollar un conocimiento que tan distante está del nuevo conocimiento: “no aguce tanto el ingenio para inquirir cuanto el afecto para purificarlo.”
EN BUSCA DEL TESORO ESCONDIDO.
Y empleando ahora textos del Nuevo Testamento continúa:
“ Porque si el que halla el tesoro escondido en el campo vende todo lo que tiene para comprarlo (11) ¿ qué hará quien se encuentra con el dulcísimo maná escondido (12) de la dulcedumbre de Dios, sino, por comer de él con entrambos paladares,ayuna de todo lo demás de la tierra y dice con sus entrañas: mi corazón y mi carne desfallecen por el Dios vivo, Dios de mi corazón,herencia mía, Dios para siempre”(13)
4.-COMPROBACIÓN PERSONAL Y EXPERIENCIA POR AMOR.
Venimos viendo, según Juan de Ávila afirma, que un determinado amor de Dios produce un conocimiento experimental de Él, no hay, en cambio, ninguna teoría encaminada a justificar y explicar el modo cómo este conocimiento se produce.
Podría recurrirse a la teoría del llamado conocimiento por connaturalidad por el que alguien es conocido en el efectos de atracción que su presencia causa en el cognoscente.
O podría pensarse en las afirmaciones que hace la espiritualidad del recogimiento de que el hombre, hecho a imagen de Dios, guarda en el fondo y centro del alma, esta imagen pudiendo llegar a través de un proceso de “ recogimiento” de las facultades humanas, al encuentro de ese Dios presente en tal centro.
Un texto en el que Juan de Ávila dice que el hombre es “casa de Dios” y que cuando nos centramos y recogemos en “ unidad y deseo de amor” entonces nos hallamos a nosotros mismos, descubrimos cual es nuestro propio ser que es el que Dios ha puesto en nosotros al hacernos a imagen suya.
Sin embargo lo más acorde con el pensamiento de Juan de Ávila parece ser el atenerse a lo que él mismo nos dice de forma expresa: “ No lo puedo decir más claro, es cosa que se puede sentir y no decir”.
No hay pues teoría que aplicar sino experiencia que describir
5.-EL CAMINO HACIA EL AMOR.
Este último apartado recoge lo que podría ser el itinerario para llegar al amor cristiano de Dios. Los pilares de ese itinerario.
Para el doctor manchego no resulta nada complicado descubrir el camino que conduce al hombre hasta la perfección del amor, el principio de ese camino es partir de la realidad propia del hombre, tal realidad se manifiesta en su pobreza, en su fragilidad. Tras este descubrimiento , abrirse a la acción de Cristo, el único que puede capacitar al hombre en su camino hacia el amor, es en última instancia la repetición del mensaje con que Jesús comenzó su predicación: ” Convertíos y creed la buena noticia” una conversión que no tiene nada que ver con la conversión moral, sino con la fe en el Evangelio.
No hay otro camino, saber que la persona humana no puede por sí solo hacer nada, pero que tenemos en Cristo al Señor, esta es la conversión cristiana: y una vez capacitados responder.
Sintetizando mucho el pensamiento de Juan de Ávila este podría ser el itinerario marcado por el santo:
1.- Ser y sentirse culpablemente pobres.
2.-Creer que sólo Cristo es Señor.
3.-Sin perder de vista nunca el fin.
4.-Caminar ilusionado.
5.- Paso a paso: largo y duro puede ser el camino pero todo lo puedo en Aquél que me fortalece.
6.-El amor es don de Dios que ofrece con medida a todo aquél que lo busca.
 
NOTAS: (1) San Gregorio Magno. Obras B.A.C. Intro. Pág 92 s.s.(2) Sermón 25.(3) Sermón 23.(4) Sermón 23.(5) Carta 64.(6) Carta 10. Alude al texto san Agustín, libro 10,cap.27,nº 38.(7)Carta 10,(8) Carta 74.(9) Lección sobre 1º Joh. Lección 1ª 49 s.s.(10) Carta 26. Ex. 3,2, (11) Carta 10.; Mt.13,44,(Salmo 72) (12) Apo. 2,7.( 13) Salmo 72, 25-26).
 

Livros católicos

Ebook cattolici

Bibbia, Vangeli, Catechismo della Chiesa Cattolica, Storia della Chiesa

Dizionari

Preghiera

Classici Cristiani

  • L'imitazione di Cristo di Tommaso da KempisEPUB MOBI HTML
  • L'imitazione di Maria di Edoardo CiccodicolaEPUB MOBI HTML
  • Trattato della vera devozione a Maria di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
  • Il segreto ammirabile del Santo Rosario di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
  • Il grande segreto per diventare santi di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
  • Le Glorie di Maria di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
  • Del Gran mezzo della preghiera di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
  • La necessità della preghiera di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
  • I racconti di un pellegrino russoEPUB MOBI HTML
  • Filotea di San Giovanni di SalesEPUB MOBI HTML
  • I fioretti di San FrancescoEPUB MOBI HTML
  • Storia di un anima di Santa Teresa di LisieuxEPUB MOBI HTML
  • Esercizi Spirituali di Sant'IgnazioEPUB MOBI HTML
  • Trattato della vita spirituale di San Vincenzo FerreriEPUB MOBI HTML
  • Il castello interiore di Santa Teresa d'AvilaEPUB MOBI HTML
  • La nuvoletta del Carmelo di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Maria Ausiliatrice col racconto di alcune grazie di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Maraviglie della Madre di Dio di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Specchio (o salutazione) della Beata Vergine Maria di Corrado da SassoniaEPUB MOBI HTML
  • E' Gesù che passa di San Josemaría Escrivá de BalaguerEPUB MOBI HTML
  • Opera Omnia - San Francesco d'AssisiEPUB MOBI HTML
  • Opera Omnia - Santa Chiara d'AssisiEPUB MOBI HTML
  • Meditazioni della Beata Madre Teresa di CalcuttaEPUB MOBI HTML
  • Madre Mia quanto sei bellaEPUB MOBI HTML
  • Con Maria la vita è bellaEPUB MOBI HTML
  • Con Maria verso GesùEPUB MOBI HTML
  • Il mio ideale Gesù figlio di Maria di p. Emilio NeubertEPUB MOBI HTML
  • L'anticristo di Vladimir Sergeevic SolovievEPUB MOBI HTML
  • Salita del Monte Carmelo di San Giovanni della CroceEPUB MOBI HTML
  • Maria e la sua armataEPUB MOBI HTML

Biografie di santi, Visioni, Profezie, Rivelazioni

  • La Misericordia Divina nella mia anima - Diario di Santa suor Faustina KowalskaEPUB MOBI HTML
  • L'Araldo del Divino Amore di Santa Gertrude di HelftaEPUB MOBI HTML
  • La vita di Maria della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
  • La Passione di Nostro Signore della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
  • Le visioni della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
  • La Mistica Città di Dio di Suor Maria d'AgredaEPUB MOBI HTML
  • I sogni di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Vita di Santa Margherita Maria Alacoque (scritta da lei stessa)EPUB MOBI HTML
  • I primi nove venerdì del mese - la grande promessaEPUB MOBI HTML
  • Diario di Santa Gemma GalganiEPUB MOBI HTML
  • Il diario della Beata Elisabetta Canori MoraEPUB MOBI HTML
  • Il diario mistico di Camilla BraviEPUB MOBI HTML
  • Diario di Louise Marguerite Claret De La ToucheEPUB MOBI HTML
  • Il libro della Grazia speciale - Rivelazioni di Santa Metilde di HackebornEPUB MOBI HTML
  • Le Rivelazioni di Santa Brigida di SveziaEPUB MOBI HTML
  • Amore per amore: diario di Suor Maria Costanza del Sacro CostatoEPUB MOBI HTML
  • Beata Marietta RubattoEPUB MOBI HTML
  • Beato Bartolo LongoEPUB MOBI HTML
  • Colui che parla dal fuoco - Suor Josefa MenendezEPUB MOBI HTML
  • Così lontani, così vicini - Gli angeli nella vita di Santa Gemma GalganiEPUB MOBI HTML
  • Cristo Gesù nella Beata Alexandrina da BalasarEPUB MOBI HTML
  • Il mistero del Sangue di Cristo - Suor Maria Antonietta PrevedelloEPUB MOBI HTML
  • Santa Gertrude Di Helfta di don Giuseppe TomaselliEPUB MOBI HTML
  • Vita della Serva di Dio Edvige CarboniEPUB MOBI HTML
  • Diario di Edvige CarboniEPUB MOBI HTML
  • Rimanete nel mio amore - Suor Benigna Consolata FerreroEPUB MOBI HTML
  • Il Sacro Cuore e il Sacerdozio. Biografia di Madre Luisa Margherita Claret de la ToucheEPUB MOBI HTML
  • Figlia del dolore Madre di amore - Alexandrina Maria da CostaEPUB MOBI HTML
  • Il piccolo nulla - Vita della Beata Maria di Gesu CrocifissoEPUB MOBI HTML
  • Beata Anna Schaffer: Il misterioso quaderno dei sogniEPUB MOBI HTML
  • Beata Chiara bosattaEPUB MOBI HTML
  • Beata Maria Candida dell'EucaristiaEPUB MOBI HTML
  • Fratel Ettore BoschiniEPUB MOBI HTML
  • Il cuore di Gesù al mondo di Suor Maria Consolata BetroneEPUB MOBI HTML
  • Madre Giuseppina BakhitaEPUB MOBI HTML
  • Beata Maria di Gesù Deluil-MartinyEPUB MOBI HTML
  • Serva di Dio Luigina SinapiEPUB MOBI HTML
  • Marie-Julie JahennyEPUB MOBI HTML
  • Marie Le ValleesEPUB MOBI HTML
  • I SS. Cuori di Gesù e di Maria. La salvezza del mondo, le loro apparizioni, promesse e richiesteEPUB MOBI HTML
  • La testimonianza di Gloria PoloEPUB MOBI HTML
  • Chiara Luce BadanoEPUB MOBI HTML
  • Madre Carolina VenturellaEPUB MOBI HTML
  • Madre SperanzaEPUB MOBI HTML

Novissimi

Patristica

  • Scritti dei primi cristiani (Didachè, Lettera a Diogneto, Papia di Gerapoli)EPUB MOBI HTML
  • I padri apostolici (S.Clemente Romano,S.Ignazio di Antiochia,Il Pastore d'Erma, S.Policarpo di Smirne)EPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Scritti di Sant'AgostinoEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Sant'Agostino, la città di DioEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Sant'Agostino, le confessioniEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Clemente Alessandrino,Sant'Ambrogio, Sant'Anselmo, San Benedetto,San Cirillo di GerusalemmeEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: San Giustino, San Leone Magno, Origene, Cirillo d'Alessandria, San Basilio, Atenagora di Atene, Rufino di Aquileia,Guigo il CertosinoEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: San Giovanni CrisostomoEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: San Gregorio di NissaEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Quinto Settimio Fiorente TertullianoEPUB MOBI HTML
  • I padri del deserto: Evagrio Pontico, Sant'Antonio AbateEPUB MOBI HTML
  • I padri esicasti : La preghiera del Cuore,Gregorio il sinaita,Niceforo il solitario, San Barsanufio e Giovanni, Pseudo MacarioEPUB MOBI HTML

Sacramenti e vita cristiana

Altri libri

  • La Divina Commedia (Inferno, Purgatorio, Paradiso) di Dante AlighieriEPUB MOBI HTML
  • La storia d'Italia di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • I testimoni di Geova di Don Vigilio Covi