http://4.bp.blogspot.com/_14vrv7ni7HM/TLYyK0PS85I/AAAAAAAABU8/h4xBT0R8kQU/s1600/20101013225550_D0064009.jpg
ABADIA DE NOSSA SENHORA DE FONTGOMBAULT  CELEBRA TODA A LITURGIA  NA REFORMA DO MISSAL FEITA POR SÃO JOÃO XXIII
EM 1962 E LIBERALIZADA POR SUA SANTIDADE BENTO XVI EM 7/7/2007 COM O MOTU PRÓPRIO "SUMMORUM PONTIFICUM".
ACTUALMENTE A COMUNIDADE CONTA COM CERCA DE 60 MONJES E FUNDOU MAIS OUTRAS 5 ABADIAS DE QUE ELA É A CASA-MÃE,
TODAS REZAM O BREVIÁRIO MONÁSTICO EM LATIM E A A SANTA MISSA É SEMPRE CELEBRADA NA FORMA EXTRAORDINÁRIA EM
FORMA SOLENE E CANTADA EM GREGORIANO.


  

Arquivo do blog

quinta-feira, 22 de agosto de 2013

Nuestro yo interior y la experiencia del Dios Vivo


Nuestro yo interior y la experiencia del Dios Vivo






Que te conozca a Ti, que me conozca a mí mismo (S. Agustín)





1. El conocimiento de nuestra verdadera identidad requisito para la experiencia


del Dios vivo





Muchas personas que se acercan a la Iglesia buscan tener una experiencia de Dios, pero


muchas veces no la encuentran: dentro de la Iglesia, aunque existe una riquísima


tradición contemplativa, no cuidamos ni vivimos lo suficiente esa tradición, por lo que no


es fácil que un cristiano encuentre la ayuda ni el entorno necesario para vivir esa


experiencia. Nuestra cultura ignora todo lo espiritual o lo que signifique un camino


sapiencial.


Además vivimos dispersos, desconectados de nuestra verdadera identidad, aferrados a un


falso yo, generalmente identificados con nuestra mente racional y con el personaje que


nos hemos creado.


La identificación con la mente nos hace pensar continuamente, hablar con nosotros solos


a todas horas, pasar de un tema a otro sin orden en nuestro interior. ¿Cómo acercarnos a


Dios o a los demás desde ese ruido y agitación mental?


No podemos relacionarnos con Dios cuándo vivimos desde un yo falso. Solo podemos


acercarnos al Dios vivo en el momento presente y desde nuestra verdadera identidad,


que es la que Él conoce.


2. Nuestra falsa identidad





“La vida real no es algo que le preocupe para nada al hombre moderno. Su vida


consciente está completamente perdida en abstracciones intelectuales, en fantasías


sensuales, en lugares comunes de orden político, social y económico. Todo lo


potencialmente valioso y vital está relegado en la mente inconsciente. La tragedia del


hombre moderno es que su creatividad, su espiritualidad y su independencia


contemplativa están sofocadas por un super ego que se ha vendido a la tecnología”

1.


El problema de base es que el yo con el que nos identificamos no tiene vida y es una


construcción inestable y cambiante.


No tiene vida, porque solo es mente racional, y necesita extraer la vida de fuera y estar


enchufado al exterior permanentemente en forma de espectador o protagonista; no puede


estar quieto y en silencio, pues caería en la abulia y la tristeza.


Es inestable y débil porque nuestro falso yo es un entramado de ideas, creencias,


imágenes, etc., sin unidad ni solidez. Y eso nos hace sentirnos débiles o ansiosos.


Pensamos que somos nuestros pensamientos y cuando alguien los pone en tela de juicio


sentimos que se nos cuestiona a nosotros mismos. Esos mismos pensamientos nos


1


Thomas Merton, La Experiencia Interna, 944


separan de los demás, cuando no coinciden con los nuestros. Además, estamos


necesitados de compararnos y competir con los demás, de recibir halagos y premios y


planificar el futuro para salir del presente.


Nuestra identificación con el falso yo nos impide ser humildes por lo que perdemos la paz


del corazón y gastamos una gran cantidad de energía defendiendo al ser imaginario e


importante que creemos ser.


El ego, siempre mal alimentado, necesita para sobrevivir nutrirse del recuerdo del pasado


o de la ansiedad por el futuro, lo que nos impide vivir totalmente el momento presente.


Nos aferramos a nuestro pasado, bien idealizándolo bien rechazándolo, nos preocupamos


con lo que todavía no ha ocurrido o quizá nunca ocurra. Incluso acrecentamos el ego


cuando añadimos a nuestra falsa identidad un diagnóstico terapéutico: “soy” hijo de padre


alcohólico.


3. El despertar del yo interno en el cristianismo





Un objetivo de muchas tradiciones espirituales, incluso de terapias no religiosas, es


descubrir el yo interno, la verdadera identidad, a la vez que se minimiza al ego. En la


tradición cristiana, lo encontramos en los místicos alemanes medievales (Tauler, Eckhart)


o en S. Juan de la Cruz. Más recientemente, la base de la obra de Thomas Merton trata


sobre la falsa identidad o

Perdición y el descubrimiento de la verdadera identidad o


Salvación


:


“Este real ser interior tiene que ser sacado como una joya del fondo del mar, salvado


de la confusión de la indistinción, de la inmersión en lo común, lo trivial, lo sórdido, lo


evanescente. El libre hijo de Dios tiene que ser salvado del conformista esclavo de la


fantasía, la pasión y el convencionalismo. El ser íntimo creador y misterioso tiene que


ser librado del ego pródigo, hedonista y destructor que solo busca cubrirse con


disfraces”

2.


El camino es largo pero el primer paso es buscar momentos de silencio y soledad, desde


una vida con una orientación espiritual adecuada:


“El yo interno es tan secreto como Dios. Todo lo que podemos hacer por medio de


alguna disciplina espiritual es producir en nuestro interior algo del silencio, de la


humildad, del desapego, de la pureza del corazón y de la indiferencia que se requieren


para que el yo interno haga alguna tímida e impredecible manifestación de su


Presencia”

3.


No podemos contar para ello con la ayuda de nuestro entorno cultural actual:


“Las tradiciones culturales tanto orientales como occidentales al ser de naturaleza


religiosa y sapiencial, favorecieron la vida interior por medio de símbolos, ritos


litúrgicos, arte, poesía, filosofía y mito, que nutrían el yo interno desde la infancia hasta


la madurez. Ese marco cultural ya no existe y debe ser recuperado laboriosamente por


una minoría educada e iluminada”

4.


En el cristianismo la búsqueda del yo interno no es sino un paso hacia la experiencia de


Dios: del “Espíritu que nos santifica, descubriéndolo como el que nos habita y reza en


nosotros sin que sepamos cómo, pero que está ahí alentando el ritmo de la vida.” (José


Miguel de Haro)


2


Thomas Merton, Nuevas Semillas de Contemplación


3


T. Merton, La Experiencia Interna, 812


4


Ibídem


“Para los cristianos hay un abismo metafísico infinito entre el ‘Yo’ de Dios y nuestro ‘yo’


interno. Con todo, nuestro ‘yo’ más íntimo existe en Dios y Dios mora en él. (…)


Por eso la experiencia mística cristiana no es sólo un caer en la cuenta del yo interior sino


además, mediante una intensificación sobrenatural de la fe, una comprensión experiencial


de la presencia de Dios en nuestro yo interno.”

5


Y por supuesto no hay ejercicio ni técnica que nos haga entrar en relación con Dios; pero


“según la tradición mística cristiana no podemos encontrar el propio centro y conocer a


Dios mientras estemos enredados con las preocupaciones y deseos del yo exterior”

6 .


Ahora que iniciamos el tiempo de Adviento podemos decir con la tradición monástica:


“Bonum est praestolari cum silentio salutare Dei “. (“Es bueno esperar en silencio la


salvación de Dios”,

Lamentaciones de Jeremías 3,26)


4. Meditación





Un medio de acercarnos a nuestro yo interior, es simplemente estar sentado en silencio y


a solas, con una respiración tranquila, viviendo el momento presente desde nuestro


interior, sin pensamientos. Es una de las diferentes formas de meditar. Es importante que


no busquemos nada, ningún efecto maravilloso o místico, que simplemente nos abramos a


nuestro interior:


Alguien le preguntó a Yakusán, que estaba sentado en meditación:


“Qué estás haciendo aquí”


Él contestó: “no estoy haciendo nada”.


“Entonces estás sentado ociosamente”.


“Sentarse ociosamente es hacer algo”


“Dices que no estás haciendo nada, pero ¿qué es ese nada que no estás haciendo?”


“Ni los antiguos sabios lo saben”, replicó Yakusán.

7


Nos debemos sentar preferentemente en el suelo sobre un cojín o en un banquito de


oración, aunque también podemos hacerlo en una silla; es muy importante mantener


siempre la espalda derecha, con los brazos al frente relajados sobre las piernas, la mano


derecha recogida sobre la palma de la izquierda. Es fundamental respirar


abdominalmente. Nos aflojamos la ropa para que nada nos oprima el abdomen. Podemos


tener los ojos abiertos, cerrados o entreabiertos.


Al principio nos podemos concentrar en la respiración: el aire entra, el aire sale, sin forzar


la respiración. Nos desenganchamos de todo lo que nos ata y preocupa. Es una delicia el


poder soltar las ataduras, abandonar las tensiones. Nos concentramos en respirar


abdominalmente de forma relajada. Podemos contar las respiraciones hasta 10 y cuando


lleguemos a ese número volvemos a empezar.


Estamos conscientes de cuando aparece un pensamiento, pero somos simples


observadores de los pensamientos que vienen y van. Según nos serenamos, podemos


asomarnos a nuestro interior y contactar con el silencio interno. Luego podemos subir un


escalón y abrirnos a la presencia de Dios en nosotros. Y permanecer así al principio 3 o 4


minutos e irlo ampliando paulatinamente hasta lo que podamos, siempre que estemos


relajados y en silencio, por ejemplo 15 o 20 minutos.


5


T. Merton, La Experiencia Interna


6


Ibídem, 819


7


Daisetsu Teitaro Suzuki, Studies in Zen, Publicado en para la Buddhist Society, 1955.


Como dice Isaac de Nínive:


“El silencio te iluminará en Dios y te librará de las fantasías de la ignorancia.


Te unirá a Dios mismo y te dará un fruto que la lengua no puede describir.


Al principio tenemos que esforzarnos para estar en silencio.


Pero después, desde el seno de nuestro mismo silencio


nace algo que nos atrae a un silencio aún más profundo.


Que Dios te de una experiencia de este ‘algo’ que nace del silencio.


Si lo practicas, amanecerá en ti una luz indescriptible.”

8


5. Momentos de interioridad a lo largo del día





La meditación requiere un lugar tranquilo y un tiempo más o menos largo. Sin embargo


podemos practicar en cualquier momento del día ciertas pequeñas técnicas que nos


ayudan a vivir el momento presente, a tomar contacto con nosotros, saliendo de la


dispersión y la desconexión. Las podemos hacer en el coche o en el metro, en el puesto


de trabajo, etc.


Al practicar la respiración consciente nuestra actividad intelectual disminuye y


descansamos. Consiste en tomar consciencia de nuestra respiración en un momento


dado, y así abrirnos al ahora. Para ello decimos interiormente: “inspiro, expiro”. O


también podemos recitar internamente: “Cuando inspiro tranquilizo mi cuerpo, cuando


expiro sonrío, vivo el momento presente sabiendo que es un momento bello”. A


continuación nos abrimos a la presencia de Dios en ese momento que vivimos.


6. Respiración abdominal





La respiración abdominal es fundamental para la meditación, la oración contemplativa o


incluso para los momentos de interioridad durante el día. Debemos respirar con el


abdomen de forma relajada: dilatando el abdomen al inspirar y comprimiéndolo al expirar.


El énfasis se pone en la expiración no en la inspiración. Para aprenderlo lo podemos hacer


sentados con la espalda derecha, poniendo una mano en el pecho y la otra en el


abdomen para comprobar que solo movemos el abdomen.


7. Bibliografía





Los dos libros de Thomas Merton citados en primer lugar son guías de espiritualidad,


sobre la tradición cristiana contemplativa, para leer una y otra vez a lo largo de la vida. El


libro de Merton,

La Experiencia Interna, es un conjunto de ensayos sobre la


contemplación. Los otros dos libros son sencillos y prácticos. El primero es sobre la falsa


identidad en lenguaje de libro de autoayuda y el segundo es sencillo e interesante, con


ejercicios muy simples y valiosos.



Thomas Merton, Nuevas semillas de contemplación, ed. Edhasa, 1963.



Thomas Merton, Los hombres no son islas, ed. Sudamericana, 1956.



Thomas Merton, La Experiencia Interna. Notas sobre la Contemplación, Separata de la


Revista Cistercium, 1998



Ekhart Tolle, El poder del ahora, Gaia Ediciones, 2006.



Thich Nhat Hanh, Hacia la paz interior, ed. Plaza Janés, 2002.

8 T. Merton, La Experiencia Interna



Livros católicos

Ebook cattolici

Bibbia, Vangeli, Catechismo della Chiesa Cattolica, Storia della Chiesa

Dizionari

Preghiera

Classici Cristiani

  • L'imitazione di Cristo di Tommaso da KempisEPUB MOBI HTML
  • L'imitazione di Maria di Edoardo CiccodicolaEPUB MOBI HTML
  • Trattato della vera devozione a Maria di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
  • Il segreto ammirabile del Santo Rosario di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
  • Il grande segreto per diventare santi di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
  • Le Glorie di Maria di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
  • Del Gran mezzo della preghiera di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
  • La necessità della preghiera di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
  • I racconti di un pellegrino russoEPUB MOBI HTML
  • Filotea di San Giovanni di SalesEPUB MOBI HTML
  • I fioretti di San FrancescoEPUB MOBI HTML
  • Storia di un anima di Santa Teresa di LisieuxEPUB MOBI HTML
  • Esercizi Spirituali di Sant'IgnazioEPUB MOBI HTML
  • Trattato della vita spirituale di San Vincenzo FerreriEPUB MOBI HTML
  • Il castello interiore di Santa Teresa d'AvilaEPUB MOBI HTML
  • La nuvoletta del Carmelo di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Maria Ausiliatrice col racconto di alcune grazie di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Maraviglie della Madre di Dio di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Specchio (o salutazione) della Beata Vergine Maria di Corrado da SassoniaEPUB MOBI HTML
  • E' Gesù che passa di San Josemaría Escrivá de BalaguerEPUB MOBI HTML
  • Opera Omnia - San Francesco d'AssisiEPUB MOBI HTML
  • Opera Omnia - Santa Chiara d'AssisiEPUB MOBI HTML
  • Meditazioni della Beata Madre Teresa di CalcuttaEPUB MOBI HTML
  • Madre Mia quanto sei bellaEPUB MOBI HTML
  • Con Maria la vita è bellaEPUB MOBI HTML
  • Con Maria verso GesùEPUB MOBI HTML
  • Il mio ideale Gesù figlio di Maria di p. Emilio NeubertEPUB MOBI HTML
  • L'anticristo di Vladimir Sergeevic SolovievEPUB MOBI HTML
  • Salita del Monte Carmelo di San Giovanni della CroceEPUB MOBI HTML
  • Maria e la sua armataEPUB MOBI HTML

Biografie di santi, Visioni, Profezie, Rivelazioni

  • La Misericordia Divina nella mia anima - Diario di Santa suor Faustina KowalskaEPUB MOBI HTML
  • L'Araldo del Divino Amore di Santa Gertrude di HelftaEPUB MOBI HTML
  • La vita di Maria della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
  • La Passione di Nostro Signore della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
  • Le visioni della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
  • La Mistica Città di Dio di Suor Maria d'AgredaEPUB MOBI HTML
  • I sogni di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Vita di Santa Margherita Maria Alacoque (scritta da lei stessa)EPUB MOBI HTML
  • I primi nove venerdì del mese - la grande promessaEPUB MOBI HTML
  • Diario di Santa Gemma GalganiEPUB MOBI HTML
  • Il diario della Beata Elisabetta Canori MoraEPUB MOBI HTML
  • Il diario mistico di Camilla BraviEPUB MOBI HTML
  • Diario di Louise Marguerite Claret De La ToucheEPUB MOBI HTML
  • Il libro della Grazia speciale - Rivelazioni di Santa Metilde di HackebornEPUB MOBI HTML
  • Le Rivelazioni di Santa Brigida di SveziaEPUB MOBI HTML
  • Amore per amore: diario di Suor Maria Costanza del Sacro CostatoEPUB MOBI HTML
  • Beata Marietta RubattoEPUB MOBI HTML
  • Beato Bartolo LongoEPUB MOBI HTML
  • Colui che parla dal fuoco - Suor Josefa MenendezEPUB MOBI HTML
  • Così lontani, così vicini - Gli angeli nella vita di Santa Gemma GalganiEPUB MOBI HTML
  • Cristo Gesù nella Beata Alexandrina da BalasarEPUB MOBI HTML
  • Il mistero del Sangue di Cristo - Suor Maria Antonietta PrevedelloEPUB MOBI HTML
  • Santa Gertrude Di Helfta di don Giuseppe TomaselliEPUB MOBI HTML
  • Vita della Serva di Dio Edvige CarboniEPUB MOBI HTML
  • Diario di Edvige CarboniEPUB MOBI HTML
  • Rimanete nel mio amore - Suor Benigna Consolata FerreroEPUB MOBI HTML
  • Il Sacro Cuore e il Sacerdozio. Biografia di Madre Luisa Margherita Claret de la ToucheEPUB MOBI HTML
  • Figlia del dolore Madre di amore - Alexandrina Maria da CostaEPUB MOBI HTML
  • Il piccolo nulla - Vita della Beata Maria di Gesu CrocifissoEPUB MOBI HTML
  • Beata Anna Schaffer: Il misterioso quaderno dei sogniEPUB MOBI HTML
  • Beata Chiara bosattaEPUB MOBI HTML
  • Beata Maria Candida dell'EucaristiaEPUB MOBI HTML
  • Fratel Ettore BoschiniEPUB MOBI HTML
  • Il cuore di Gesù al mondo di Suor Maria Consolata BetroneEPUB MOBI HTML
  • Madre Giuseppina BakhitaEPUB MOBI HTML
  • Beata Maria di Gesù Deluil-MartinyEPUB MOBI HTML
  • Serva di Dio Luigina SinapiEPUB MOBI HTML
  • Marie-Julie JahennyEPUB MOBI HTML
  • Marie Le ValleesEPUB MOBI HTML
  • I SS. Cuori di Gesù e di Maria. La salvezza del mondo, le loro apparizioni, promesse e richiesteEPUB MOBI HTML
  • La testimonianza di Gloria PoloEPUB MOBI HTML
  • Chiara Luce BadanoEPUB MOBI HTML
  • Madre Carolina VenturellaEPUB MOBI HTML
  • Madre SperanzaEPUB MOBI HTML

Novissimi

Patristica

  • Scritti dei primi cristiani (Didachè, Lettera a Diogneto, Papia di Gerapoli)EPUB MOBI HTML
  • I padri apostolici (S.Clemente Romano,S.Ignazio di Antiochia,Il Pastore d'Erma, S.Policarpo di Smirne)EPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Scritti di Sant'AgostinoEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Sant'Agostino, la città di DioEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Sant'Agostino, le confessioniEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Clemente Alessandrino,Sant'Ambrogio, Sant'Anselmo, San Benedetto,San Cirillo di GerusalemmeEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: San Giustino, San Leone Magno, Origene, Cirillo d'Alessandria, San Basilio, Atenagora di Atene, Rufino di Aquileia,Guigo il CertosinoEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: San Giovanni CrisostomoEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: San Gregorio di NissaEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Quinto Settimio Fiorente TertullianoEPUB MOBI HTML
  • I padri del deserto: Evagrio Pontico, Sant'Antonio AbateEPUB MOBI HTML
  • I padri esicasti : La preghiera del Cuore,Gregorio il sinaita,Niceforo il solitario, San Barsanufio e Giovanni, Pseudo MacarioEPUB MOBI HTML

Sacramenti e vita cristiana

Altri libri

  • La Divina Commedia (Inferno, Purgatorio, Paradiso) di Dante AlighieriEPUB MOBI HTML
  • La storia d'Italia di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • I testimoni di Geova di Don Vigilio Covi