Don Divo Barsotti

Arquivo do blog

segunda-feira, 12 de outubro de 2009

Saludamos a toda la Hispanidad e de modo particular España que celebra su fiesta nacional e la Virgen del Pilar

DOCE DE OCTUBRE: HISPANIDAD Y RAZA


La Hispanidad es la comunidad formada por todas las gentes y naciones que comparten la lengua y la cultura hispánicas, pero, como veremos, tiene un significado aún más profundo y moral, pues hay un elemento primordial más: la comunión de todos ellas en la verdadera fe y en la verdadera Iglesia, conservando el espíritu propio de cada nación y a la vez el común de todas ellas. Cada 12 de octubre se celebra el Día de la Hispanidad -llamado en algunos países Día de la Raza- conmemorando el descubrimiento de América por parte de Cristóbal Colón. Es la fiesta nacional de España y de la Virgen del Pilar (ver segundo video de la Catedral de Nuestra Señora del Pilar en Zaragoza), y es celebrado -con perfecta lógica- en los demás países hispanos. Como es sabido, la Virgen se le apareció, sobre un pilar, al apóstol Santiago a orillas del río Ebro y le prometió que su predicación a los habitantes de la península íberica produciría enormes frutos, pues hasta ese momento parecía infructosa y el apóstol se encontraba muy desanimado. Santiago sembraría la fe en España y, siglos después, España lo haría en Ámerica. La Virgen, estaría con su amorosa interseción maternal, pendiente de ambas empresas, como capitana.

La hispanidad empezó a desbordarse a otras latitudes el 12 de octubre de 1492 cuando Cristóbal Colón avistó América. La Corona de Castilla creó un imperio ultramarino difundiendo la verdadera religión, así como su cultura y su lengua. España -heredera de Castilla y Aragón- terminó por consolidar un inmenso imperio en América que haría fraguar esa cultura cristiana con sus particulares características (resultantes de fusionarse con los elementos propios de cada región) y, a la vez, ese espíritu católico, que se ensancha evangélicamente en cuanto que es universal, como el significado semántico del término mismo lo expresa.


Las naciones nacidas de esa fusión llegaron a su mayoría de edad y finalmente se independizaron políticamente, pero ello no significó ni renegar de su origen ni volver la espalda a los grandes valores heredados, de la misma manera que un hijo no reniega de sus padres cuando se casa y forma una nueva familia. En ambos casos los valores no sólo permanecen, sino que se transmiten y heredan orgullosamente, porque se estiman y se aprecian en toda su genuina grandeza y forman parte de la más profunda escencia, pues le son ya connaturales. Otro asunto es y ha sido la labor de traidores y quintacolumnistas que laboran por trastocar el destino providencial de nuestras naciones.


Explicaba el cardenal Gomá:

.
"Se ha llamado a este día, 12 de Octubre, el día de la raza. ¿De qué raza? ¿Qué es la raza?


Yo no sé lo que ha puesto Dios en el fondo del organismo humano y del alma humana y en el fondo, tal vez más misterioso, en que cuerpo y alma se unen en unión sustancial para formar el ser humano, que el hombre, nacido de un tronco, se diversifica socialmente; en el cuerpo, por determinados caracteres anatómicos; en el alma, por distintas tendencias espirituales, y en la historia, por corrientes de civilizaciones inconfundibles. Religión, lengua, literatura, arte, instintos, hasta el mismo concepto de la vida, es decir, cuanto puede llamarse proyección social del humano espíritu, todo imprime y recibe a su vez el sello de la raza. Dejemos a filósofos y antropólogos que definan y expliquen el misterio. Nosotros no podemos hacer más que definir el concepto de raza tal como lo entendemos al adoptarlo para esta fiesta, o tal como se requiere para expresar el concepto de hispanidad.


La raza, dice Maeztu, no se define ni por el color de la piel ni por la estatura ni por los caracteres anatómicos del cuerpo. Ni se contiene en unos límites geográficos ni en un nivel determinado sobre el mar. La raza no es la nación, que expresa una comunidad regida por una forma de gobierno y por unas leyes; ni es la patria, que dice una especie de paternidad, de sangre, de lugar, de instituciones, de historia. La raza, decimos apuntando al ídolo del racismo moderno, no es un tipo biológico definido por la soberbia propia y por el desdén a las otras razas, depurado por la selección y la higiene, con destinos trascendentales sobre todas las demás razas.


La raza, la hispanidad, es algo espiritual que transciende sobre las diferencias biológicas y psicológicas y los conceptos de nación y patria. Si la noción de catolicidad pudiese reducirse en su ámbito y aplicarse sin peligro a una institución histórica que no fuera el catolicismo, diríamos que la hispanidad importa cierta catolicidad dentro de los grandes límites de una agrupación de naciones y de razas. Es algo espiritual, de orden divino y humano a la vez, porque comprende el factor religioso, el catolicismo en nuestro caso, por el que entroncamos en el catolicismo católico, si así puede decirse, y los otros factores meramente humanos, la tradición, la cultura, el temperamento colectivo, la historia, calificados y matizados por el elemento religioso como factor principal; de donde resulta una civilización específica, con un origen, una forma histórica y unas tendencias que la clasifican dentro de la historia universal.


Entendida así la hispanidad, diríamos que es la proyección de la fisonomía de España fuera de sí y sobre los pueblos que integran la hispanidad. Es el temperamento español, no el temperamento fisiológico, sino el moral e histórico, que se ha transfundido a otras razas y a otras naciones y a otras tierras y las ha marcado con el sello del alma española, de la vida y la acción española. Es el genio de España que ha incubado el genio de otras tierras y razas, y, sin desnaturalizarlo, lo ha elevado y depurado y lo ha hecho semejante a sí. Así entendemos la raza y la hispanidad.


En el cielo, dice el Apocalipsis, gentes de toda nación y toda raza bendicen a Dios con este himno: "Nos redimiste, Señor, con tu sangre, de toda nación, y has hecho de todos un solo reino." Alejando toda profanidad en la aplicación, ¿por qué todas las gentes de hispanoamérica no podrían bendecir a la madre España y decirla: "Señora, nos sacaste un día de la idolatría y la barbarie y nos imprimiste una semejanza tuya, que aún perdura después de más de cuatro siglos? Somos la hispanidad, Señora, porque si no formamos un reino único de orden político, pero tenemos idéntico espíritu, y ese espíritu es el que nos une y nos señala una ruta a seguir en la historia."


Así queda definido el problema de la hispanidad en su fórmula espiritual, y queda al mismo tiempo resuelta la dificultad que podría ofrecerse por la enorme diferencia de tipos biológicos, de cultura, de lengua, que nos ofrecen estas Américas, hasta reduciéndolas al tipo latino o hispano.


Y así definida la hispanidad, yo digo que es una tentación y un deber, para los españoles y americanos, acometer la hispanización de la América latina. Tentación, en el buen sentido, porque todo ser apetece su engrandecimiento, y América y España se brindan mutuamente, más que otros países del mundo, muchos horizontes hacia donde expansionarse. Deber, porque lo hemos contraído ante nuestra propia historia, que nos impone la obligación moral de la continuidad, so pena de errar la ruta de nuestros destinos".








------------------------------------------------------------------------------------fonte:catolicidad