Arquivo do blog

sexta-feira, 6 de março de 2020

FINALMENTE LA VOZ DE UN OBISPO PARA CONSOLARNOS. Comunicado de prensa del obispo Pascal Roland, obispo de Ars-Belley

português inglês alemão francês espanhol italiano neerlandês polaco russo 

FINALMENTE LA VOZ DE UN OBISPO PARA CONSOLARNOS.


Image result for Mgr Pascal Roland, évêque d'Ars-Belley


Comunicado de prensa del obispo Pascal Roland, obispo de Ars-Belley:



Más que a la epidemia de coronavirus, debemos temer a la epidemia del miedo. Por mi parte, me niego a ceder al pánico colectivo y a someterme al principio de precaución que parece motivar a las instituciones civiles.  Así que no tengo intención de dar instrucciones específicas para mi diócesis: ¿Dejarán los cristianos de reunirse para rezar? ¿Dejarán de negociar y de ayudar a sus hermanos y hermanas? Aparte de las precauciones elementales que cada uno toma espontáneamente para no contaminar a los demás cuando están enfermos, no conviene añadir nada más.



Hay que recordar que en situaciones mucho más graves, las de las grandes plagas, y cuando los medios de asistencia sanitaria no eran los de hoy, las poblaciones cristianas se ilustraban con oraciones colectivas, así como con la ayuda a los enfermos, la asistencia a los moribundos y el enterramiento de los muertos. En resumen, los discípulos de Cristo no se alejaron de Dios ni se escondieron de sus semejantes, sino todo lo contrario.



¿No revela el pánico colectivo del que somos testigos hoy en día nuestra relación distorsionada con la realidad de la muerte? ¿No manifiesta la ansiedad que causa la pérdida de Dios? Queremos ocultar el hecho de que somos mortales y, al estar cerrados a la dimensión espiritual de nuestro ser, perdemos terreno. Con técnicas cada vez más sofisticadas y eficientes, queremos dominarlo todo y ocultar que no somos los señores de la vida.



Por cierto, tengamos presente que la coincidencia de esta epidemia con los debates sobre las leyes de la bioética nos recuerda nuestra fragilidad humana. Esta crisis mundial tiene al menos la ventaja de recordarnos que vivimos en un hogar común, que todos somos vulnerables e interdependientes y que la cooperación es más urgente que el cierre de nuestras fronteras.  Además, parece que todos hemos perdido la cabeza.



En cualquier caso, estamos viviendo en una mentira. ¿Por qué de repente centramos nuestra atención sólo en el coronavirus? ¿Por qué ocultar el hecho de que cada año en Francia la trivial gripe estacional afecta a entre 2 y 6 millones de personas y causa alrededor de 8.000 muertes? También parece que hemos eliminado de nuestra memoria colectiva el hecho de que el alcohol es responsable de 41.000 muertes al año y que se estima que 73.000 son causadas por el tabaco.



Lejos de mí, por lo tanto, la idea de prescribir el cierre de las iglesias, la supresión de las misas, el abandono del gesto de paz durante la Eucaristía, la imposición de tal o cual modo de comunión considerado más higiénico (dicho esto, todo el mundo puede hacerlo de todos modos), porque una iglesia no es un lugar de riesgo, sino un lugar de salvación. Es un espacio donde acogemos a Aquel que es la Vida, Jesucristo, y donde, a través de Él, con Él y en Él, aprendemos a vivir juntos. Una iglesia debe seguir siendo lo que es: un lugar de esperanza.



¿Deberíamos masticar nuestras casas? ¿Deberíamos asaltar el supermercado del barrio y acumular reservas para prepararnos para un asedio? No! ¡Porque un cristiano no teme a la muerte! Sabe que es mortal, pero sabe en quién se ha confiado. Cree en Jesús, que lo afirma: "Yo soy la resurrección y la vida". El que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todos los que viven y creen en mí no morirán para siempre". (Juan 11:25-26) Sabe que está habitado y animado por el "Espíritu de aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos" (Romanos 8:11).



Además, el cristiano no se pertenece a sí mismo, su vida debe ser ofrecida, porque sigue a Jesús, que enseña: "El que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará" (Marcos 8:35). Ciertamente, no está expuesto indebidamente, pero tampoco busca preservarse. Siguiendo a su Maestro y Señor crucificado, el cristiano aprende a entregarse generosamente al servicio de sus hermanos más frágiles, con vistas a la vida eterna.