Don Divo Barsotti

Arquivo do blog

domingo, 10 de fevereiro de 2013

Echar las redes en su Palabra, el Papa a la hora del ángelus



RV).- (Con audio). Al rezar el ángelus con varios miles de fieles y peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro, Benedicto XVI, al comentar la liturgia dominical según el Evangelio de san Lucas, reflexionó sobre la imagen de la pesca que remite a la misión de la Iglesia. Y afirmó que en su pedagogía divina, Dios, más que mirar la calidad de los elegidos, ve su fe, como la de Simón que dice: «En tu palabra, echaré las redes». Asimismo, el Papa destacó que el texto de hoy permite reflexionar sobre la vocación al sacerdocio y a la vida consagrada, que es obra de Dios, porque el hombre no es autor de su propia vocación, sino respuesta a la propuesta divina. Por esta razón la debilidad humana no debe causar temor si Dios llama, sino que es necesario tener confianza en su fuerza que actúa precisamente en nuestra pobreza. Por eso hay que confiar cada vez más en el poder de su misericordia, que transforma y renueva.

Al saludar en nuestro idioma y desear feliz domingo a los peregrinos procedentes de América Latina y de España, el Santo Padre invitó a pedir a la Santísima Virgen María que nos ayude a ser testigos del mensaje de salvación y que podamos ver la gracia de Dios que actúa en nosotros:

RealAudioMP3 Saludo cordialmente a los fieles de lengua española, en particular a los grupos venidos de la Archidiócesis de Oviedo, así como a los que se unen a través de los medios de comunicación social. Hoy san Pablo nos muestra el núcleo de la predicación del Evangelio en el que estamos fundados: «Cristo murió por nuestros pecados, fue sepultado y resucitó al tercer día, según las Escrituras». Ésta es la fe a la que hemos adherido y que estamos llamados a trasmitir. Pidamos a la Santísima Virgen María que nos ayude a ser testigos de este mensaje de salvación y podamos ver, en nuestro trabajo diario por la edificación del Reino de los cielos, la gracia de Dios que actúa en nosotros. Feliz domingo. RealAudioMP3
Como es tradicional, después de sus palabras para introducir el rezo a la Madre de Dios, Benedicto XVI se dirigió en diversos idiomas, a los numerosos peregrinos que habían acudido a la Plaza de San Pedro, así como a los que le escuchaban desde más lejos. Empezó con unas felicitaciones dirigidas a los pueblos orientales, que celebran un nuevo año lunar, deseando paz y armonía, con estas palabras:

«Hoy varios pueblos de Extremo Oriente festejan el año nuevo lunar. Paz, armonía y agradecimiento al Cielo son los valores universales que se celebran en esta gozosa circunstancia y que todos desean para construir su propia familia, sociedad y nación. Deseo que se puedan cumplir para esos pueblos las aspiraciones de una vida feliz y próspera. Envío un saludo especial a los católicos de esos países, con el anhelo de que en este Año de la fe se dejen guiar por la sabiduría de Cristo».

Benedicto XVI recordó que el 11 de febrero, día de la Virgen de Lourdes, este año en el Santuario mariano de Altötting - cerca de su pueblo natal y donde iba desde cuando era pequeño - se celebrará solemnemente la XXI Jornada Mundial del Enfermo, con el lema «Anda y haz tú lo mismo», elegido por el mismo Santo Padre, exhortando a los discípulos de Cristo a ser como el Buen Samaritano:

«Mañana, memoria litúrgica de la Bienaventurada Virgen María de Lourdes, se celebra la Jornada Mundial del Enfermo, cuya celebración solemne será en el Santuario mariano de Altötting, en Baviera. Con mi oración y afecto acompaño a todos los enfermos y me uno espiritualmente a cuantos se reunirán en ese Santuario, particularmente querido para mí».

También en francés, en alemán y polaco, el Santo Padre recordó la Jornada Mundial del Enfermo, que nos invita a dirigir nuestra atención a las personas que sufren. Gracias a nuestro afecto y ayuda, los que sufren pueden volver a encontrar la esperanza y la confianza en Dios que los ama. Jesús nos pidió que visitemos a los enfermos, destacó Benedicto XVI, con el deseo de que este Año de la fe sea una renovada ocasión para profundizar en el sentido verdadero de no separar la caridad de la fe.

El Papa deseó asimismo que la Virgen María, Nuestra Señora de Lourdes, nos acompañe durante la Cuaresma que está por comenzar. Evocando a la Madre de Dios que se apareció a la pequeña y pobre, Bernardita Soubirous, Benedicto XVI reiteró que María quiere acompañar al pobre, al enfermo y al necesitado de todos los tiempos, caminando con ellos por la senda que conduce a Cristo, fuente de vida.

El Santo Padre confió una vez más - como hizo en su mensaje para esta ocasión - la XXI Jornada Mundial del Enfermo a «la intercesión de la Santísima Virgen María de las Gracias, venerada en Altötting, para que acompañe siempre a la humanidad que sufre, en búsqueda de alivio y de firme esperanza y que ayude a todos los que participan en el apostolado de la misericordia a ser buenos samaritanos para sus hermanos y hermanas que padecen la enfermedad y el sufrimiento».

A un numeroso grupo de peregrinos de Eslovenia, el Papa les deseó que, su peregrinación en este año de la Fe a la ciudad donde los santos Apóstoles Pedro y Pablo testimoniaron con su sangre su fidelidad a Cristo, les fortalezca en la fe, para que nunca se dejen arrastrar pos falsas doctrinas y acrecienten la caridad hacia el prójimo.

Concluyendo sus saludos, Benedicto XVI expresó su aprecio por la iniciativa denominada “Banco Farmacéutico”, que en España, Italia y Portugal recolectó fármacos para los más necesitados.