Arquivo do blog

domingo, 1 de maio de 2016

hijos Míos, les invito a orar con mucha fe, a orar desde el corazón, a orar desde el amor. Que sea el Amor Santo y Divino del Espíritu Santo de Dios que los mueva a la oración.


Mis queridos hijos, los miro a todos con Mi Corazón Inmaculado, les protejo con Mi Manto Celestial. Todas sus oraciones, hechas desde el corazón, Yo las bendigo y se las presento a Mi Amadísimo Hijo Jesucristo.

Por eso, hijos Míos, les invito a orar con mucha fe, a orar desde el corazón, a orar desde el amor. Que sea el Amor Santo y Divino del Espíritu Santo de Dios que los mueva a la oración. No dejen de orar. Ofrezcan sus acciones y sus obras, sus movimientos, los latidos de sus corazones, como una súplica constante, como una plegaria permanente.


Hijos Míos, el Señor siempre oye a sus hijos y me envía para orar con ellos, a orar por ustedes. Hijos Míos, gracias por responder a Mi Llamado Materno: Oren desde el corazón. Les amo y les bendigo. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.