http://4.bp.blogspot.com/_14vrv7ni7HM/TLYyK0PS85I/AAAAAAAABU8/h4xBT0R8kQU/s1600/20101013225550_D0064009.jpg

 

Arquivo do blog

sexta-feira, 11 de agosto de 2017

Un monasterio benedictino es, fundamentalmente, una escuela de vida contemplativa.

 

http://www.monasteriodeleyre.com/entorno/medio_natural
Un monasterio benedictino es, fundamentalmente, una escuela de vida contemplativa.

Para el monje es vida contemplativa aquélla en la que se da prioridad y preferencia al ejercicio de la oración.

La oración, porque es el modo más adecuado de llegar al conocimiento y a la unión con Dios.

Un conocimiento en fe y por obra del amor, con todo el fervor de una vivísima esperanza.

El ideal monástico está, pues, en la búsqueda de Dios y de solo Dios. Directamente.

A Dios en sí mismo y por Cristo Jesús, que es el mediador entre Dios y los hombres.

Un ideal puro de vida cristiana.

Esto se llama vivir hondamente el propio bautismo.




 

¿Qué es un monje benedictino?

Es un cristiano que se siente llamado a seguir más de cerca a Cristo y a vivir en una mayor intimidad con Dios.
Y para eso abraza una particular forma de vida en el ámbito de un monasterio, en hermandad con otros monjes, bajo la guía de un abad y de una regla de vida: la Regla de San Benito. 

¿Y qué es la Regla de San Benito?

San Benito (480-547) escribió un documento para «regular» la vida de sus monjes, de ahí el nombre de Regla. Viene ser como una aplicación práctica del Evangelio.
Pretende organizar la vida del monasterio y hacer de él un lugar donde se busque a Dios, una casa de silencio y de paz, un taller para ejercitarse en la vida espiritual, donde la alabanza a Dios sea un trabajo y el trabajo se pueda realizar en clima de oración.

¿Cómo transcurre el día en Leyre?

Al compás del ora et labora –«reza y trabaja»– sin que tampoco falten momentos para cultivar la vida fraterna en comunidad ni el necesario tiempo libre.
A nivel comunitario, nos reunimos para orar siete veces al día, celebrando la Eucaristía y la Liturgia de las Horas, el Oficio Divino, que jalona la jornada desde la madrugada hasta la noche. En Leyre, tanto la Misa como los principales oficios del día son cantados en gregoriano.
También dedicamos otro espacio de tiempo importante a la lectio divina (lectura orante de la Palabra de Dios) y a la oración personal. Intercalándose con la oración, se distribuyen los tiempos de trabajo. Mediante el trabajo –intelectual o manual– el monje desarrolla sus capacidades humanas, las consagra a Dios y sirve a sus hermanos.

¿Es posible pasar unos días en el Monasterio de Leyre?

Si, claro. En Leyre existen dos hospederías: la exterior y la interior. La exterior, el Hotel-Hospedería, funciona como un pequeño y acogedor hotel. Sus huéspedes pueden beneficiarse de la belleza y serenidad que rodea el monasterio y participar de todos los actos litúrgicos que la comunidad celebra en la Iglesia. La hospedería interior, dentro de la clausura, está destinada solamente para varones que quieran pasar unos días de retiro espiritual compartiendo más cerca la vida de los monjes.

¿Qué se necesita para llegar a ser monje?

Fundamentalmente hay que tener una actitud interior: buscar sinceramente a Dios.
Debe tener una edad, salud y formación adecuadas.
Lo normal es ponerse en contacto con el P. Maestro de Novicios (por e-mail o carta) presentándose y exponiendo sus inquietudes.
También se puede comenzar con unos días de estancia en nuestra hospedería interna y plantear su posible vocación al P. Maestro de Novicios.

Para saber más: ¿Tienes vocación?
Monjes de Leyre
Tel: 948 884 011



 


,