ABADIA DE FONTGOMBAULT





  

Arquivo do blog

sexta-feira, 19 de maio de 2017

ALOCUCIÓN DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II A LAS RELIGIOSAS BENEDICTINAS

 VISITA PASTORAL A UMBRÍA  DE LA REGIÓN
Basílica de San Benito, Nursia Domingo 23 de marzo de 1980

En la serie de encuentros de esta singular jornada, es para mí motivo particular de consuelo encontrarme con las religiosas de diversos monasterios benedictinos de las regiones más cercanas de Italia. Presento con igual afecto mi saludo a todas las religiosas pertenecientes a otras órdenes e institutos por el acto de filial homenaje que han querido dispensarme. Esta calificada presencia, mientras hace más gozoso el comienzo de las celebraciones del XV centenario del nacimiento de San Benito, ofrece al Papa, que ha venido a honrar su tierra natal, la ocasión de recordar algunos principios de la espiritualidad benedictina, de la que tantas familias religiosas han podido beneficiarse en el curso de los siglos. Efectivamente, esta espiritualidad, desde el principio, ha señalado un surco, ha sido una huella segura para la vida cenobítica y religiosa, suscitando santos entusiasmos en almas generosas, que siempre se han inspirado en ella; y también ahora, con su elemento predominante, esto es, la contemplación, está destinada a encender el ardor para las ascensiones espirituales en las mentes y en los corazones abiertos al influjo de la gracia de la vocación. 1. Por tanto, miro con admiración sincera a todos los monasterios de benedictinas, y con viva satisfacción utilizo respecto a ellos la imagen entrañable a San Benito, que los consideraba "escuelas del servicio a Dios". Dirijo, además, mi pensamiento de complacencia a todas las casas religiosas femeninas esparcidas por esta región de la Umbría, dóciles siempre en los siglos a las llamadas sugerentes del espíritu. Vosotras, queridísimas hermanas, no deseáis otra cosa que estar pendientes de Dios con pureza de corazón, en la soledad, en el silencio y en la oración: la de la mente y la del coro, "opus cui nihil praeferendum", procurando para esta santa finalidad que no entre en vuestro espíritu, o que no salga, nada que no sea "deiforme" y que no lleve a Dios. En vuestras casas monacales se la realizado, por deliberación vuestra, la opción más importante de la vida: habéis renunciado generosamente a todo atractivo que el mundo podía daros, os habéis apartado de todo afecto terreno para uniros exclusivamente a Dios y poseerlo establemente en vuestro corazón. En esta altura de vida mística, que es la suma de la perfección, a vosotras sumidas "en los pensamientos contemplativos" (Dante, Paraíso, XXI, 117) os es dado experimentar, gustar y sentir a Dios, por medio de la continua aplicación de las potencias espirituales, aunque en la oscuridad de la fe; y vosotras sabéis, por experiencia, que cuanto más íntima es la conversación con el Padre celestial, tanto más se experimenta que nunca es suficiente el tiempo para este altísimo acto de caridad. ¿Cómo no recordar, a este propósito, la densa jornada que pasaron los dos Santos hermanos alabando a Dios y en santa conversación, como nos cuenta San Gregorio Magno, a la que siguió la famosa vigilia nocturna, obtenida con la oración de Santa Escolástica, por lo que pasaron toda la noche saciándose de suaves coloquios y contándose los dos santos hermanos, el uno al otro, la experiencia de la vida espiritual? (Diálogos, 2, 33; PL 66, 194-196). 2. Estimuladora para fomentar el espíritu contemplativo y para sostener su compromiso perseverante, ha sido y es siempre la áurea regla, escrita por el Santo Patriarca, y considerada por todos los legisladores sucesivos un monumento de sabiduría y de perenne actualidad, porque sus enseñanzas ofrecen garantía de seguridad, de fecundidad y de claridad en cuanto que se derivan de la perfecta adhesión de San Benito al Evangelio y al Magisterio de la Iglesia. Esas prescripciones, ordenadas de modo que consideremos a Dios y a Cristo en el centro del universo y que afirman su primado absoluto sobre todas las cosas, no habrían podido describir más eficazmente el itinerario espiritual de la monja benedictina, y han sido fuente de inspiración también para muchas otras almas, deseosas de consagrarse totalmente a Dios y a los hermanos. Habitualmente disponible ante Dios por la gracia santificante, la religiosa benedictina es conducida a considerarse frente a su Señor, su único amor y bien, con extrema sinceridad y verdad, y en esta situación debe desarrollar su actividad interior y exterior. Esto supone el resuelto y constante anhelo de conformar la propia voluntad con la de Dios. San Benito lo ha previsto: efectivamente, en su regla es continua la llamada a la obediencia como a la virtud más 2 apropiada para llegar a la santidad. 3. Mientras os invito, queridísimas hermanas en Cristo, a tener fe en las prescripciones y en los carismas de vuestros fundadores y de vuestra fundadora, deseo expresaros el agradecimiento de Iglesia por la actividad que desarrolláis en favor de ella. En efecto, no sólo ofrecéis a Dios un sacrificio excelente de alabanza y con muy copiosos frutos de santidad honráis al Pueblo de Dios y lo movéis con el ejemplo (cf. Perfectae caritatis, 7), sino que realizáis con vuestra vida de inmolación escondida una acción propiciatoria ante el Padre de las misericordias en favor de la Iglesia, en las dificultades que atraviesa al presente. En particular, queridísimas hermanas en Cristo, confío a esta preciosa colaboración vuestra la jornada de hoy, en la que la Iglesia italiana, recogida en oración, presenta al Señor el propio sufrimiento por el orden moral y social tan profundamente turbado a causa de la eversión y del terrorismo, por las muchas víctimas que han pagado con la vida su fidelidad al propio deber y a los ideales de la convivencia humana y civil, por la desolación de tantos familiares privados de los afectos más legítimos. La pasión de Cristo, que nos aprestamos a revivir en los días ya próximos de la Semana Santa, continúa en el sufrimiento y en la sangre de estos hermanos y hermanas nuestros, afectados por el odio homicida. La Iglesia los llora, mientras llora sobre las llagas de su Señor. Al hacer votos para que finalmente sea proscrita toda forma de violencia y se llegue a la justicia y a la paz por medio de la razón y de la recíproca comprensión, os pido que ofrezcáis hoy a Cristo Señor vuestra súplica, valorizada por especiales e íntimos sacrificios, a fin de que en la querida nación italiana pueda triunfar la bondad innata, la laboriosidad serena y la cohesión humana y civil, fruto del ejemplar y coherente proceder cristiano. Confío la Iglesia y mis universales intenciones de Pastor y de Padre a vuestra ofrenda continua, que suplica, adora y aplaca a la Divina Majestad. Por mi parte os confío a María, a la Virgen, modelo de las almas contemplativas y activas, a la Madre de la Iglesia, y os dejo mi bendición, haciéndola extensiva a cada una y a todas las religiosas de vuestros institutos, como también a vuestros respectivos familiares. Luego el Santo Padre agradeció los dones recibido y añadió: Quiero todavía encomendarme a mí mismo, la Iglesia, vuestra patria, a las oraciones y sacrificios de las hermanas que sufren que no están aquí presentes. Llevad esta palabra a todas vuestras hermanas

Livros católicos

Ebook cattolici

Bibbia, Vangeli, Catechismo della Chiesa Cattolica, Storia della Chiesa

Dizionari

Preghiera

Classici Cristiani

  • L'imitazione di Cristo di Tommaso da KempisEPUB MOBI HTML
  • L'imitazione di Maria di Edoardo CiccodicolaEPUB MOBI HTML
  • Trattato della vera devozione a Maria di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
  • Il segreto ammirabile del Santo Rosario di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
  • Il grande segreto per diventare santi di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
  • Le Glorie di Maria di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
  • Del Gran mezzo della preghiera di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
  • La necessità della preghiera di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
  • I racconti di un pellegrino russoEPUB MOBI HTML
  • Filotea di San Giovanni di SalesEPUB MOBI HTML
  • I fioretti di San FrancescoEPUB MOBI HTML
  • Storia di un anima di Santa Teresa di LisieuxEPUB MOBI HTML
  • Esercizi Spirituali di Sant'IgnazioEPUB MOBI HTML
  • Trattato della vita spirituale di San Vincenzo FerreriEPUB MOBI HTML
  • Il castello interiore di Santa Teresa d'AvilaEPUB MOBI HTML
  • La nuvoletta del Carmelo di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Maria Ausiliatrice col racconto di alcune grazie di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Maraviglie della Madre di Dio di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Specchio (o salutazione) della Beata Vergine Maria di Corrado da SassoniaEPUB MOBI HTML
  • E' Gesù che passa di San Josemaría Escrivá de BalaguerEPUB MOBI HTML
  • Opera Omnia - San Francesco d'AssisiEPUB MOBI HTML
  • Opera Omnia - Santa Chiara d'AssisiEPUB MOBI HTML
  • Meditazioni della Beata Madre Teresa di CalcuttaEPUB MOBI HTML
  • Madre Mia quanto sei bellaEPUB MOBI HTML
  • Con Maria la vita è bellaEPUB MOBI HTML
  • Con Maria verso GesùEPUB MOBI HTML
  • Il mio ideale Gesù figlio di Maria di p. Emilio NeubertEPUB MOBI HTML
  • L'anticristo di Vladimir Sergeevic SolovievEPUB MOBI HTML
  • Salita del Monte Carmelo di San Giovanni della CroceEPUB MOBI HTML
  • Maria e la sua armataEPUB MOBI HTML

Biografie di santi, Visioni, Profezie, Rivelazioni

  • La Misericordia Divina nella mia anima - Diario di Santa suor Faustina KowalskaEPUB MOBI HTML
  • L'Araldo del Divino Amore di Santa Gertrude di HelftaEPUB MOBI HTML
  • La vita di Maria della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
  • La Passione di Nostro Signore della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
  • Le visioni della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
  • La Mistica Città di Dio di Suor Maria d'AgredaEPUB MOBI HTML
  • I sogni di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Vita di Santa Margherita Maria Alacoque (scritta da lei stessa)EPUB MOBI HTML
  • I primi nove venerdì del mese - la grande promessaEPUB MOBI HTML
  • Diario di Santa Gemma GalganiEPUB MOBI HTML
  • Il diario della Beata Elisabetta Canori MoraEPUB MOBI HTML
  • Il diario mistico di Camilla BraviEPUB MOBI HTML
  • Diario di Louise Marguerite Claret De La ToucheEPUB MOBI HTML
  • Il libro della Grazia speciale - Rivelazioni di Santa Metilde di HackebornEPUB MOBI HTML
  • Le Rivelazioni di Santa Brigida di SveziaEPUB MOBI HTML
  • Amore per amore: diario di Suor Maria Costanza del Sacro CostatoEPUB MOBI HTML
  • Beata Marietta RubattoEPUB MOBI HTML
  • Beato Bartolo LongoEPUB MOBI HTML
  • Colui che parla dal fuoco - Suor Josefa MenendezEPUB MOBI HTML
  • Così lontani, così vicini - Gli angeli nella vita di Santa Gemma GalganiEPUB MOBI HTML
  • Cristo Gesù nella Beata Alexandrina da BalasarEPUB MOBI HTML
  • Il mistero del Sangue di Cristo - Suor Maria Antonietta PrevedelloEPUB MOBI HTML
  • Santa Gertrude Di Helfta di don Giuseppe TomaselliEPUB MOBI HTML
  • Vita della Serva di Dio Edvige CarboniEPUB MOBI HTML
  • Diario di Edvige CarboniEPUB MOBI HTML
  • Rimanete nel mio amore - Suor Benigna Consolata FerreroEPUB MOBI HTML
  • Il Sacro Cuore e il Sacerdozio. Biografia di Madre Luisa Margherita Claret de la ToucheEPUB MOBI HTML
  • Figlia del dolore Madre di amore - Alexandrina Maria da CostaEPUB MOBI HTML
  • Il piccolo nulla - Vita della Beata Maria di Gesu CrocifissoEPUB MOBI HTML
  • Beata Anna Schaffer: Il misterioso quaderno dei sogniEPUB MOBI HTML
  • Beata Chiara bosattaEPUB MOBI HTML
  • Beata Maria Candida dell'EucaristiaEPUB MOBI HTML
  • Fratel Ettore BoschiniEPUB MOBI HTML
  • Il cuore di Gesù al mondo di Suor Maria Consolata BetroneEPUB MOBI HTML
  • Madre Giuseppina BakhitaEPUB MOBI HTML
  • Beata Maria di Gesù Deluil-MartinyEPUB MOBI HTML
  • Serva di Dio Luigina SinapiEPUB MOBI HTML
  • Marie-Julie JahennyEPUB MOBI HTML
  • Marie Le ValleesEPUB MOBI HTML
  • I SS. Cuori di Gesù e di Maria. La salvezza del mondo, le loro apparizioni, promesse e richiesteEPUB MOBI HTML
  • La testimonianza di Gloria PoloEPUB MOBI HTML
  • Chiara Luce BadanoEPUB MOBI HTML
  • Madre Carolina VenturellaEPUB MOBI HTML
  • Madre SperanzaEPUB MOBI HTML

Novissimi

Patristica

  • Scritti dei primi cristiani (Didachè, Lettera a Diogneto, Papia di Gerapoli)EPUB MOBI HTML
  • I padri apostolici (S.Clemente Romano,S.Ignazio di Antiochia,Il Pastore d'Erma, S.Policarpo di Smirne)EPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Scritti di Sant'AgostinoEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Sant'Agostino, la città di DioEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Sant'Agostino, le confessioniEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Clemente Alessandrino,Sant'Ambrogio, Sant'Anselmo, San Benedetto,San Cirillo di GerusalemmeEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: San Giustino, San Leone Magno, Origene, Cirillo d'Alessandria, San Basilio, Atenagora di Atene, Rufino di Aquileia,Guigo il CertosinoEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: San Giovanni CrisostomoEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: San Gregorio di NissaEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Quinto Settimio Fiorente TertullianoEPUB MOBI HTML
  • I padri del deserto: Evagrio Pontico, Sant'Antonio AbateEPUB MOBI HTML
  • I padri esicasti : La preghiera del Cuore,Gregorio il sinaita,Niceforo il solitario, San Barsanufio e Giovanni, Pseudo MacarioEPUB MOBI HTML

Sacramenti e vita cristiana

Altri libri

  • La Divina Commedia (Inferno, Purgatorio, Paradiso) di Dante AlighieriEPUB MOBI HTML
  • La storia d'Italia di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • I testimoni di Geova di Don Vigilio Covi