Don Divo Barsotti

Arquivo do blog

quarta-feira, 17 de abril de 2013

PAPA FRANCISCO: "DONDE HAY CALUMNIA ESTÁ EL MISMO SATANÁS"


Papa Francisco. Foto: News.va

Su Santidad el Papa Francisco en su homilía de esta mañana durante la Misa celebrada en la Domus Santa Marta se refirió a la fuerza destructora de la calumnia, a la que consideró “algo más” que un pecado porque nace del odio y busca destruir la obra de Dios.
Refiriéndose a las lecturas del día de hoy comentó el episodio del Diácono San Esteban, el primer mártir de la Iglesia, que fue llevado ante el Sanedrín por dar testimonio del Evangelio.
El Papa Francisco explicó como Esteban fue una víctima de la calumnia. Se le acusa de "falso testimonio" y no protagoniza una "lucha justa, entre hombres de bien” porque sus enemigos eligieron el camino de una pelea sucia,“el camino de la calumnia”.
Afirmó Francisco que la calumnia es peor que el pecado – una expresión directa de Satanás. “Todos somos pecadores, todos cometemos pecados, pero la calumnia es otra cosa. Por supuesto que también es un pecado, pero es algo más. La calumnia apunta a destruir la obra de Dios, yproviene de una cosa muy mala: nace del odio y el odio es la obra de Satanás. La calumnia destruye la obra de Dios en las personas, en sus almas”.
“Dónde hay calumnia, está el mismo Satanás”, afirmó el Vicario de Cristo.
El Papa recordó que Esteban no mintió para salvarse. “El miró al Señor y obedeció la ley” y consideró que esto es lo que ocurre con la historia de la Iglesia porque desde el primer mártir hasta hoy, hay numerosos ejemplos de valientes testigos del Evangelio.
“Pero la era de los mártires no ha terminado, aun hoy podemos decir en verdad, que la Iglesia tiene ahora más mártires que en los primeros siglos. La Iglesia tiene muchos hombres y mujeres que son difamados por la calumnia, que son perseguidos, que son asesinados por odio a Jesús, por odio a la fe: algunos son asesinados porque enseñan el catecismo, otros son asesinados por usar la cruz. Hoy, en muchos países, son difamados, son perseguidos. Son nuestros hermanos y hermanas que sufren hoy en esta era de los mártires", afirmó.
Para el Papa, esta es una “era de gran confusión espiritual” y evocó un antiguo icono ruso que presenta a la Virgen María cubriendo al pueblo de Dios con su manto.
"Pidamos a Nuestra Señora que nos proteja, y en tiempos de turbulencia espiritual el lugar más seguro es bajo el manto de Nuestra Señora. Ella es la madre que cuida de la Iglesia, Y en este tiempo de mártires, ella es la protagonista, la protagonista de la protección. Ella es la Madre. Digamos con fe: Madre, la Iglesia está bajo tu protección. Cuida de la Iglesia”.