http://4.bp.blogspot.com/_14vrv7ni7HM/TLYyK0PS85I/AAAAAAAABU8/h4xBT0R8kQU/s1600/20101013225550_D0064009.jpg
ABADIA DE NOSSA SENHORA DE FONTGOMBAULT  CELEBRA TODA A LITURGIA  NA REFORMA DO MISSAL FEITA POR SÃO JOÃO XXIII
EM 1962 E LIBERALIZADA POR SUA SANTIDADE BENTO XVI EM 7/7/2007 COM O MOTU PRÓPRIO "SUMMORUM PONTIFICUM".
ACTUALMENTE A COMUNIDADE CONTA COM CERCA DE 60 MONJES E FUNDOU MAIS OUTRAS 5 ABADIAS DE QUE ELA É A CASA-MÃE,
TODAS REZAM O BREVIÁRIO MONÁSTICO EM LATIM E A A SANTA MISSA É SEMPRE CELEBRADA NA FORMA EXTRAORDINÁRIA EM
FORMA SOLENE E CANTADA EM GREGORIANO.


  

Arquivo do blog

sábado, 14 de novembro de 2015

Vive desde tu corazón sensible y vulnerable

Vive desde tu corazón sensible y vulnerable
Vas haciendo la ruta del silencio para encontrar el lugar de tu propio corazón. Cuando llegues entrarás en él como en tu propia casa. Has de vivir con la convicción de que tú has de ser el primero en habitarla.
Has de aprender a “estar” en ti. Vivirte intensamente. Conocerte. Sentir conscientemente. No temas sufrir: vale más el sufrimiento de un corazón sensible, que la frialdad distante de un corazón de piedra.
Sorbe con auténtica sed el agua del manantial de Vida que Cristo hace nacer en ti. Acostúmbrate a escucharle. Sé sensible a su voz y a su presencia.
Vive con un corazón de “puertas abiertas”…, donde todos tienen su lugar. Porque también eres vulnerable a la presencia y a la necesidad del hermano.
No te arrepientas nunca de ser vulnerable. Desde tu opción por Cristo Jesús descubrirás que has de preferir ser vulnerable a ser insensible. Has de preferir llorar porque amas, a “estar solo en paz”.
Reconoce el verdadero rostro de tu corazón en el conjunto del bosque de tus sentimientos, sensaciones, reacciones e imaginaciones. Es tu vida, es tu interior: es tu corazón. Si tu corazón está despierto es inevitable que sienta. Y si siente de verdad, llegará a reconocer y encontrar los horizontes de un amor incondicional. Sí, un amor sin límites, el de la autoterapia que te cura del egoísmo y sacude la insensibilidad de quien vive ausente o siempre instalado en la pura superficialidad.
Aprende a interiorizar. Descubre dentro de ti la realidad más profunda de lo que eres. Y que el estar dentro de ti mismo te lleve a la armonía interior y a la unificación de toda tu vida.
Has intuido ya que lo más importante siempre estará en saber que en ti todo ha de nacer de dentro. La fuente de tu vida está siempre dentro. Las raíces de tu paz están profundamente fijadas en la tierra de tu corazón. Ni los vientos, ni las tempestades de fuera podrán apartarte de la seguridad del amor de Cristo Jesús que te habita, y te ama.
Vale la pena que te decidas a bajar al lugar del corazón. Tú no tengas miedo a entrar. Entra: es tu casa, reconócela como tal. Que te guste vivir dentro de ti mismo. No para encerrarte ni aislarte, sino para descubrir que en este “vivir dentro” está el manantial del amor. Y da a tu seguimiento de Cristo un sentido de mayor radicalidad desde la ternura. Descubre que esta casa tuya “de dentro” es el tesoro escondido en el campo del que habla Jesús.
Ama tu casa. Cuídala, mantenla en la transparencia imprescindible para poder ver a Dios, sin olvidar el amor a los hermanos. Llena tu casa del aire siempre nuevo del amor. No permitas que sea una cueva oscura donde anida el desamor, la frustración, la decepción o el desencanto.
La puerta abierta, la claridad de la luz de la mirada del Padre que reconoce lo más escondido de tu alma y de tu historia será para ti una invitación a no guardar nada que oscurezca tu casa. Tu casa interior ha de ser la mansión de la luz y de la transparencia, de la paz y de la confianza, de la alegría y el gozo del amar sin límites y del dejarte amar sin condiciones.
El perdón y el olvido de ti mismo te llevará a reencontrar en tu interior una fuente de paz y de amor. Ama…, ama…, crece en amor…, busca vivir sólo en el amor.
Que la convicción de que el Señor vive en tu propia casa te lleve a moverte siempre en la serenidad y la confianza, la ternura y la bondad, la misericordia y la cordialidad, la alegría y la comunión. Vete haciendo el camino hacia dentro de ti…, calla a todo lo exterior, lo superficial…
Serénate…, respira lentamente… Que tu pensamiento descienda al lugar del corazón. Allí estás tú, allí está Él, allí están los hermanos de “otra manera”… En este lugar íntimo vives y amas intensamente al Señor. Es Jesús el que dentro pronuncia las palabras siempre esperadas y siempre reconfortantes. Descubres que cuando sientes que El las proclama en ti suenan de otra manera:
“Sígueme. Vende todo lo que tienes. Niégate a ti mismo. He puesto mi mirada en ti y te amo. Sólo hay un amor grande: dar la vida por aquellos a los que se ama. Quien me ve a mi ve al Padre…, el Padre y yo somos uno. Tú sí que me verás, porque yo vivo y tú también vivirás. Pase lo que pase yo nunca te dejaré: siempre estaré contigo.Hagas lo que hagas nunca dejaré de pensar en ti. Tú siempre estás conmigo y todo lo mío es tuyo. Si alguien me ama y guarda mis Palabras vendré a él y me manifestaré. Yo te mostraré el rostro del Padre”.

Acepta que Jesús te muestre el rostro del Padre
La experiencia interior de Jesús y el deseo de seguirlo te conducirá a experimentar en el hondón de tu alma como un nuevo Pentecostés. Un don personal del Espíritu que te hace Jesús.
Jesús te habla del amor del Padre. Te invita a contemplarlo. Es el sello de su amor, la marca que te consagra y que te mueve a entrar de verdad en el corazón del Padre, como quien se sumerge en un mar de amor. Sólo puedes reconocer el verdadero rostro del Padre que te muestra Jesús cuando vives en esta experiencia desde el interior de tu propio corazón. Y, desde dentro, te lanzas a ese mar de amor que es Dios.
Muchas veces te he hablado del abandono en las manos del Padre. Éste es el corazón del abandono: Entrar a sumergirte en el mar del amor del corazón del Padre.
La Trinidad Santa está en tu corazón…, tú estás en el corazón de la Trinidad. Todo se hace nuevo desde esta hermosa perspectiva del amor.
Te lo expresaré por medio de un sencillo poema que nació en un corazón de mujer contemplativa. Muy llena de Dios. Sabiendo mucho de su ternura. Óralo, y verás que no es cuestión de vivir de sentimientos, sino vivir desde un corazón que se ha sumergido y abandonado en Dios. Todo cambia…, todo es nuevo…, todo es de dentro. Es una nueva transformación de tu vida.
MI MAR Sumergida en el abismo silencioso de tu inmensidad, envuelta en la infinita calma de tu Misterio,sorbiendo la fascinante Noticia de tu Belleza., mecida por la suave ternura de tu mano…: ¡Tú, MI MAR! Yo sólo soy una gota perdida en tu grandeza. Soy barca solitaria, sin remos, sin timón… Soy la hoja llevada a merced de tus olas… Soy la brisa despierta al soplo de tu Viento, mecida por canciones, palpando soledades de abismos insondables…: ¡MI MAR! La nave ya está rota de tantos oleajes, de anhelos y de amores, vuela ansiosa hacia el Puerto, y en playas ignoradas va dejando los restos que impiden la arribada…: ¡MI MAR! Llegar hasta Ti descalza y desnuda, pobre de verdad. Despojo padecido, que cada hora hería un poco… dejar todo el equipaje, soltar amarras… sin más peso que el amor de mi Mar. Tu abismal seno infinito recogerá mi vida, y tu aliento cercanoserá como caricia. Amor que enamoraste mi pobreza… beso que quema mis labios e impacienta mi espera…: ¡MI MAR! ¡Ahógame! Deja en mí sólo ojos para mirarte. Deja sólo un aliento para quererte… Eterniza mi tiempo para admirarte… Rompe mis moldes y dame alas para alcanzarte…: ¡MI MAR! Infinita calma que desborda los límites del tiempo…: ¡MI MAR! Tómame…, Abrázame…, Ya…, para siempre… Eternidad…: ¡MI MAR!

Escucha su voz que resuena en el silencio de tu corazón
Deja al Espíritu actuar libremente en tu alma. Permite que su viento te lleve a las altas cumbres de la entrega y a la humilde y entrañable casa interior de tu corazón. No te detengas en pequeñeces, camina, carga con tu cruz de cada día y vete avanzando en el camino de la mayor entrega y con el mayor amor. Vive en la humildad tu opción de vida por Cristo Jesús. Que el Espíritu te enseñe a vivirla desde dentro. Acostúmbrate a “escuchar” su voz y a dejarte llevar por la fuerza de su viento.
No pongas límite a tu amor, y para ello atiende y secunda siempre las inspiraciones del Espíritu en tu alma. Vive siempre en la presencia de amor, haciendo de cada paso un gesto de amor, de cada instante un tiempo para el amor, de cada latido de tu corazón un gesto de amor a Él…, y por Él, un gesto de amor a los hermanos, y una ofrenda por y para la Iglesia.
Vivirás siempre con la imprescindible paz del alma, la paz que tienes al saber que sólo te mueve el amor, que todo lo haces sólo por Amor, que en todo te dejas amar por el Amor. Renuncia a cualquier otra motivación en tu vida que no sea el amor. El amor te da la paz Y desde esta paz vivirás en la delicadeza de la ternura expresada en los más pequeños detalles con tus hermanos. Nunca caerás en el escrúpulo sino en la delicadeza de un amor hecho detalle o de un amor hecho ternura. Esta paz de alma tendrá que convertirse para ti en una invitación al silencio, como camino de interioridad.
Desde tu “casa de dentro” vive en una fidelidad especial a la oración, como camino de encuentro con la raíz de la paz del alma: el amor de Dios, la presencia de la Trinidad en ti, la necesidad de acoger el eco de su presencia y de escuchar su voz y su Palabra. Es la oración en la que renuevas tu ofrenda de amor.
Camina decidido hacia una mayor entrega. Que tu único deseo sea ser de Él y desde este “ser de Él “, entregarte amorosamente a los hermanos, y a todos aquellos necesitados de amor que llamen a tu puerta. Ora por los elegidos del Señor. Que el horizonte de tu ofrenda no tenga límites. No cuentes sólo con tus fuerzas, tienes siempre la fuerza del Señor. Levanta tus manos orantes hacia el cielo, pero que sepas que sólo serán “manos que se levantan con amor” cuando sepan descender al servicio más humilde, más oscuro, más abnegado a tus hermanos. Para ello aprende a descubrir el valor de una vida siempre escondida en Cristo, una vida anónima, fiel a la sombra y al silencio de la noche.
Serás siempre el hermano que aprendió el arte de no hacerse notar. Eres el hermano que no busca destacar. Cuanto más escondido más feliz. Es el camino humilde que has elegido. En la vida y en el trabajo silencioso, como elemento esencial de tu entrega al Señor.
Vive siempre en la presencia… El Espíritu Santo te conducirá a “ver” al Señor siempre presente en ti. A la Trinidad morando en tu templo. Déjate conducir por los caminos de la confianza. Fíate de Él, confía en su amor. Después el Espíritu te conducirá a desear hacer la pequeña ofrenda de tus cosas con un gran amor, hasta que el Espíritu, poniendo ante tu mirada interior el mismo rostro de Jesús, te lleve al abandono amoroso en las manos del Padre.
Por ello, con una gran insistencia no puedo menos que decirte: ¡Abandónate!, ¡abandónate!, ¡abandónate! ¡Sumérgete en el Mar…! ¡Sí, el mar del corazón de Dios!


ANTERIOR

LA AUTOTERAPIA DEL AMOR INCONDICIONAL: "SÓLO SÉ AMARLE"

SIGUIENTE

CONOCER A JESUCRISTO

Livros católicos

Ebook cattolici

Bibbia, Vangeli, Catechismo della Chiesa Cattolica, Storia della Chiesa

Dizionari

Preghiera

Classici Cristiani

  • L'imitazione di Cristo di Tommaso da KempisEPUB MOBI HTML
  • L'imitazione di Maria di Edoardo CiccodicolaEPUB MOBI HTML
  • Trattato della vera devozione a Maria di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
  • Il segreto ammirabile del Santo Rosario di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
  • Il grande segreto per diventare santi di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
  • Le Glorie di Maria di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
  • Del Gran mezzo della preghiera di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
  • La necessità della preghiera di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
  • I racconti di un pellegrino russoEPUB MOBI HTML
  • Filotea di San Giovanni di SalesEPUB MOBI HTML
  • I fioretti di San FrancescoEPUB MOBI HTML
  • Storia di un anima di Santa Teresa di LisieuxEPUB MOBI HTML
  • Esercizi Spirituali di Sant'IgnazioEPUB MOBI HTML
  • Trattato della vita spirituale di San Vincenzo FerreriEPUB MOBI HTML
  • Il castello interiore di Santa Teresa d'AvilaEPUB MOBI HTML
  • La nuvoletta del Carmelo di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Maria Ausiliatrice col racconto di alcune grazie di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Maraviglie della Madre di Dio di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Specchio (o salutazione) della Beata Vergine Maria di Corrado da SassoniaEPUB MOBI HTML
  • E' Gesù che passa di San Josemaría Escrivá de BalaguerEPUB MOBI HTML
  • Opera Omnia - San Francesco d'AssisiEPUB MOBI HTML
  • Opera Omnia - Santa Chiara d'AssisiEPUB MOBI HTML
  • Meditazioni della Beata Madre Teresa di CalcuttaEPUB MOBI HTML
  • Madre Mia quanto sei bellaEPUB MOBI HTML
  • Con Maria la vita è bellaEPUB MOBI HTML
  • Con Maria verso GesùEPUB MOBI HTML
  • Il mio ideale Gesù figlio di Maria di p. Emilio NeubertEPUB MOBI HTML
  • L'anticristo di Vladimir Sergeevic SolovievEPUB MOBI HTML
  • Salita del Monte Carmelo di San Giovanni della CroceEPUB MOBI HTML
  • Maria e la sua armataEPUB MOBI HTML

Biografie di santi, Visioni, Profezie, Rivelazioni

  • La Misericordia Divina nella mia anima - Diario di Santa suor Faustina KowalskaEPUB MOBI HTML
  • L'Araldo del Divino Amore di Santa Gertrude di HelftaEPUB MOBI HTML
  • La vita di Maria della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
  • La Passione di Nostro Signore della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
  • Le visioni della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
  • La Mistica Città di Dio di Suor Maria d'AgredaEPUB MOBI HTML
  • I sogni di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Vita di Santa Margherita Maria Alacoque (scritta da lei stessa)EPUB MOBI HTML
  • I primi nove venerdì del mese - la grande promessaEPUB MOBI HTML
  • Diario di Santa Gemma GalganiEPUB MOBI HTML
  • Il diario della Beata Elisabetta Canori MoraEPUB MOBI HTML
  • Il diario mistico di Camilla BraviEPUB MOBI HTML
  • Diario di Louise Marguerite Claret De La ToucheEPUB MOBI HTML
  • Il libro della Grazia speciale - Rivelazioni di Santa Metilde di HackebornEPUB MOBI HTML
  • Le Rivelazioni di Santa Brigida di SveziaEPUB MOBI HTML
  • Amore per amore: diario di Suor Maria Costanza del Sacro CostatoEPUB MOBI HTML
  • Beata Marietta RubattoEPUB MOBI HTML
  • Beato Bartolo LongoEPUB MOBI HTML
  • Colui che parla dal fuoco - Suor Josefa MenendezEPUB MOBI HTML
  • Così lontani, così vicini - Gli angeli nella vita di Santa Gemma GalganiEPUB MOBI HTML
  • Cristo Gesù nella Beata Alexandrina da BalasarEPUB MOBI HTML
  • Il mistero del Sangue di Cristo - Suor Maria Antonietta PrevedelloEPUB MOBI HTML
  • Santa Gertrude Di Helfta di don Giuseppe TomaselliEPUB MOBI HTML
  • Vita della Serva di Dio Edvige CarboniEPUB MOBI HTML
  • Diario di Edvige CarboniEPUB MOBI HTML
  • Rimanete nel mio amore - Suor Benigna Consolata FerreroEPUB MOBI HTML
  • Il Sacro Cuore e il Sacerdozio. Biografia di Madre Luisa Margherita Claret de la ToucheEPUB MOBI HTML
  • Figlia del dolore Madre di amore - Alexandrina Maria da CostaEPUB MOBI HTML
  • Il piccolo nulla - Vita della Beata Maria di Gesu CrocifissoEPUB MOBI HTML
  • Beata Anna Schaffer: Il misterioso quaderno dei sogniEPUB MOBI HTML
  • Beata Chiara bosattaEPUB MOBI HTML
  • Beata Maria Candida dell'EucaristiaEPUB MOBI HTML
  • Fratel Ettore BoschiniEPUB MOBI HTML
  • Il cuore di Gesù al mondo di Suor Maria Consolata BetroneEPUB MOBI HTML
  • Madre Giuseppina BakhitaEPUB MOBI HTML
  • Beata Maria di Gesù Deluil-MartinyEPUB MOBI HTML
  • Serva di Dio Luigina SinapiEPUB MOBI HTML
  • Marie-Julie JahennyEPUB MOBI HTML
  • Marie Le ValleesEPUB MOBI HTML
  • I SS. Cuori di Gesù e di Maria. La salvezza del mondo, le loro apparizioni, promesse e richiesteEPUB MOBI HTML
  • La testimonianza di Gloria PoloEPUB MOBI HTML
  • Chiara Luce BadanoEPUB MOBI HTML
  • Madre Carolina VenturellaEPUB MOBI HTML
  • Madre SperanzaEPUB MOBI HTML

Novissimi

Patristica

  • Scritti dei primi cristiani (Didachè, Lettera a Diogneto, Papia di Gerapoli)EPUB MOBI HTML
  • I padri apostolici (S.Clemente Romano,S.Ignazio di Antiochia,Il Pastore d'Erma, S.Policarpo di Smirne)EPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Scritti di Sant'AgostinoEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Sant'Agostino, la città di DioEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Sant'Agostino, le confessioniEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Clemente Alessandrino,Sant'Ambrogio, Sant'Anselmo, San Benedetto,San Cirillo di GerusalemmeEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: San Giustino, San Leone Magno, Origene, Cirillo d'Alessandria, San Basilio, Atenagora di Atene, Rufino di Aquileia,Guigo il CertosinoEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: San Giovanni CrisostomoEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: San Gregorio di NissaEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Quinto Settimio Fiorente TertullianoEPUB MOBI HTML
  • I padri del deserto: Evagrio Pontico, Sant'Antonio AbateEPUB MOBI HTML
  • I padri esicasti : La preghiera del Cuore,Gregorio il sinaita,Niceforo il solitario, San Barsanufio e Giovanni, Pseudo MacarioEPUB MOBI HTML

Sacramenti e vita cristiana

Altri libri

  • La Divina Commedia (Inferno, Purgatorio, Paradiso) di Dante AlighieriEPUB MOBI HTML
  • La storia d'Italia di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • I testimoni di Geova di Don Vigilio Covi