http://4.bp.blogspot.com/_14vrv7ni7HM/TLYyK0PS85I/AAAAAAAABU8/h4xBT0R8kQU/s1600/20101013225550_D0064009.jpg

 

Arquivo do blog

quarta-feira, 7 de junho de 2017

En medio de la lucha final contra el demonio, Jesús se le apareció a Sor Natalia Magdolna para pedirle la instauración de una devoción especial para esta época. Se trata de la devoción a su madre triunfante en la lucha contra el demonio, a la Victoriosa Reina del mundo, la cual acelerará su triunfo.

En medio de la lucha final contra el demonio, Jesús se le apareció a Sor Natalia Magdolna para pedirle la instauración de una devoción especial para esta época.

Se trata de la devoción a su madre triunfante en la lucha contra el demonio, a la Victoriosa Reina del mundo, la cual acelerará su triunfo.

Virgen Maria y el rosario

Se trata de una devoción actual, porque Sor Natalia falleció en 1992. Y fue el propio Jesús que le dictó lo que deberíamos hacer para venerar a su madre como la Victoriosa Reina del Mundo y que reproducimos aquí.

Primero veremos quien esta mística y vidente.

QUIEN FUE SOR NATALIA MAGDOLNA

Sor Natalia Magdolna, de las Hermanas del Buen Pastor de Santa María Magdalena, nació en 1901 cerca de Pozsony, en la actual Eslovaquia.
Sor_natalia magdolna
Sus padres eran artesanos de origen alemán. De joven aprendió el húngaro y el alemán, y más tarde el francés. Recibió los mensajes en húngaro.
Su vida está llena de acontecimientos históricos y políticos ya que vivió casi todo este siglo. Murió el 24 de abril de 1992, en olor de santidad.
Desde temprana edad percibió claramente su vocación religiosa y a los diecisiete años entró al convento de Pozsony.
A los treinta y tres años sus superioras la enviaron a Bélgica de donde volvió al poco tiempo porque se enfermó y la regresaron a Hungría, su patria, donde vivió en los conventos de Budapest y Keeskemet.
En Hungría empezó a tener locuciones interiores y visiones sobre el destino de Hungría y del mundo, aunque ya de niña había tenido fuertes experiencias místicas.

Estos mensajes son un llamado a la reparación de los pecados, a la enmienda y a la devoción al Corazón Inmaculado de María como la Victoriosa Reina del Mundo. La mayoría de estos mensajes los escribió entre los años 1939 y 1943.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Sor Natalia aconsejó al Papa Pío XII que no fuera a Castelgandolfo, su residencia de verano, porque sería bombardeada, como de hecho lo fue.
También le fue pedida la práctica de Ofrecimiento de Vida, con una serie de promesasque pueden leerse aquí.
Galería de los Uffizi

SE LE APARECEN EL REY Y LA REINA

Veamos como lo narra Sor Natalia.
Fue en la festividad de Cristo rey de 1939 cuando tuve la visión del Salvador como mi real esposo. Su figura era majestuosa y su rostro muy hermoso.
Todo irradiaba amor. El manto real colgaba de sus hombros y una corona de tres piezas brillaba en su cabeza.
Cuando estoy frente a un hombre ilustre, mi corazón late con fuerza, pero en ese momento no. Sentí que Él me atraía a su divino Corazón con su ardiente amor.
Esto sucedió con tal fuerza que corrí hacia Él y me postré a sus pies. Él se inclinó y me levantó, cubriéndome con una punta de su real manto.
–Mi Salvador y mi Rey –grité-. ¡Por favor, reina siempre en mí!
– Mi real trono está ya en tu corazón – me contestó. En ti mi reino está completo. Pero donde reina mi amor, será levantada mi cruz.
Entendí que Jesús quería algún sacrificio de mí. Me volví hacia Él con alegría, dispuesta a obedecer, y le dije:
– Mi buen Jesús, quiero que reines en mí según tu voluntad; ¡estoy dispuesta a llevar la cruz por ti!
Él me miró complaciente y mientras yo descansaba en su pecho, pude ver cómo Él lanzó una mirada a todo el mundo. Comprendí que anhelaba algo.
– ¿Cuál puede ser el deseo de tu Corazón? –pregunté-. Él se inclinó hacia mí con indescriptible amor y me dijo:

– Si el mundo reconoce al Hijo como Rey, es justo, correcto y propio que la Madre del Hijo reciba el honor de Reina.
.
Es por esto que Yo quiero que mi Madre Inmaculada sea reconocida por todo el mundo como la Victoriosa Reina del Mundo.

natalia magdolna
¡Este reconocimiento debe ser proclamado abierta y solemnemente!
Cuando el Salvador dijo “solemnemente” vi que de una brillante nube salió una maravillosa procesión.
No puedo describirla en detalle, porque era una procesión celestial y el lenguaje humano no es apto para describir las cosas celestiales. Jesús, sin embargo, la miró con gozo.
Vi entonces que los ángeles llevaban un trono celestial y sentada en el trono como una reina, a la Santísima Virgen.
Llevaba un real manto y una triple corona. La corona tenía una referencia especial a la Santísima Trinidad, ya que la Virgen es al mismo tiempo hija, esposa y madre de Dios.
La Virgen María tenía el cetro de Reina en la mano derecha y una esfera en la izquierda.
En la esfera estaba sentado el Niño Jesús, también en pompa real, pues sobre la cabeza de Jesús vi también una corona.
En la mano izquierda del Niño había una pequeña cruz, que Él apretaba a su Corazón y en su mano derecha el cetro real.
La procesión iba acompañada por una música maravillosa. De repente, la visión de la procesión desapareció y vi otra vez a Jesús como Rey.

A su derecha estaba su Madre como Reina del Mundo.
.
Entendí que la procesión celestial era la precursora de esas otras muchas procesiones que vendrían a celebrar a María como Reina en todo el mundo: en pueblos y en aldeas, por los campos y las montañas, en los hogares y en los corazones, como la Victoriosa Reina del Mundo.

Durante esta visión, el Salvador me hizo saber que esta solemne fiesta sería celebrada durante el reinado del Papa Pío XII (esto ocurrió en 1954 durante el Año Mariano).





Además Jesús me hizo saber que Él bendeciría está fiesta de una manera especial.
Los sacerdotes escogidos para promover esta devoción sufrirían mucho y serían humillados. Pero Jesús prometió su ayuda a esos sacerdotes.
“Estaré con ellos en sus sufrimientos” –me dijo-, y mientras decía esto, puso su mano derecha en su Corazón y la levantó para bendecir: la gracia fluía como un río sobre las almas escogidas de esos sacerdotes.
Entonces vi cómo su mirada se posaba sobre mi padre confesor y entendí lo que le dijo:

“Las bendiciones de mi Corazón, la llama de mi Amor y la fuerza de mi Voluntad estarán con mis sacerdotes fervientes; ellos serán la escalera por la que mi Madre Inmaculada subirá hasta el trono de su gloria como la Victoriosa Reina del Mundo”.

victoriosa reina del mundo

LA DEVOCIÓN A LA VICTORIOSA REINA DEL MUNDO CONDUCE A LA PAZ

Entendí también que Jesús deseaba establecer una nueva congregación religiosa con el nombre de la “Sociedad de María”.
Entendí que esto debía comunicarse lo más pronto posible a los sacerdotes: ésta era la voluntad de Dios para salvar almas.
Vi que la devoción universal a la Santísima Virgen como la Victoriosa Reina del Mundo comenzaría en Hungría. Me di cuenta que el Salvador ardientemente deseaba que se estableciera esta devoción.

Con esto, el Padre celestial quiere probarle al mundo que la Santísima Virgen, como Reina del Mundo, será victoriosa sobre el mundo, el pecado y el infierno.

Después de esto el Salvador me dijo que Él concedería la paz prometida al mundo sólo si se extiende por todo el orbe la devoción a su Madre Inmaculada como Reina del Mundo y se establece la Orden de María.

También vi que hablando de paz el Salvador no se refería a la paz que seguiría a la Segunda Guerra Mundial, sino a la que vendría después de la purificación del mundo.

La palabra “paz” tiene un significado muy profundo y secreto y por esto, cada vez que la escuchaba de los labios de Jesús, un mar de luz irradiaba de su boca y mi alma se llenaba de indecible felicidad. No me sentí digna de preguntarle sobre este secreto.
Coronacion de la virgenBernardo Lorente Germán

¿CÓMO APRESURAR LA VICTORIA DE LA REINA DEL MUNDO?

Jesús dijo:

– Mi Madre Inmaculada será la Corredentora de esta era que viene.

– Jesús mío, ¿qué debemos hacer para acelerar la victoria de Nuestra Madre Inmaculada y nuestra Reina?

– Díganle con frecuencia: “¡Madre Nuestra Inmaculada, muéstranos tu poder!”

Triunfo Inmaculado Corazón de María
Cuando repetí esta oración, le pregunté a nuestra Madre:
– ¿Qué quieres que hagamos hasta que llegue tu gloriosa era?
El vestido de la Virgen cambió de color. Estaba cubierto con un velo negro transparente, aunque en su cabeza todavía vi su triple corona.
Su feliz semblante de improviso cambió a una expresión de profunda tristeza. Dobló sus manos y rogó por el mundo, llamando a todos:

“¡Vengan, mis queridos hijos, y junto conmigo consuelen al Padre celestial que está profundamente ofendido!”

Coronacion de Maria, el Greco

EL PEDIDO DE REPARACIÓN

Fue claro para mí que todo el mundo, en especial modo Hungría, tenía que hacer mucha penitencia, reparación y sacrificios.

Jesús me explicó en numerosas ocasiones qué es lo que Él consideraba como reparación y lo que deseaba que hiciéramos.

1 La primera forma de entender la reparación es que cada uno se esfuerce por cambiar su vida.
.
2 “Yo redimí al mundo con ayuno y oración durante la noche. Yo pido ayuno, oración, rezar la Hora Santa, orar en la noche y aguardar con paciencia los sufrimientos por mi amor”.
.
3 Jesús nos pide el rezo del rosario. Vi que cuando se reza cada cuenta, una gota de la sangre de Jesús cae sobre la persona por quien se dice, o sobre aquellas almas que Jesús quisiera salvar. Esto fue pedido especialmente por las almas del purgatorio.
.
4 Jesús pide en particular la devoción al Corazón Inmaculado de su Madre.

Coronacion de la virgen maría

ORACIÓN A LA VICTORIOSA REINA DEL MUNDO (1986)

“¡Virgen Madre nuestra,
Victoriosa Reina del Mundo,
muéstranos tu poder!”

El Señor Jesús nos pide que recemos con gran fe y con frecuencia esta oración, y especialmente ahora que estamos viviendo en el tiempo de María.
Cuando la “plenitud de los tiempos” venga pronto y Ella podrá darnos de nuevo a su Hijo.

Como Dios, el Salvador, redimió al mundo con la asistencia de la Virgen, así será también ahora: a través de María Él salvará al mundo, ahora sumergido en el pantano del pecado, de la merecida aniquilación.

– Repito de nuevo – dice Jesús –, ¡regocíjate, recen y tengan fe!
El mundo se inclinará ante la orden de mi Madre Inmaculada, el crimen y el pecado cesarán, las puertas del infierno se cerrarán y el correr de la sangre se detendrá.
La felicidad de la legada nueva era llenará el cielo y la tierra, la humanidad me adorará y me bendecirá y vivirá en mi amor.
– ¿Cuándo vendrá todo esto, Jesús mío?
– La gracia prometida está muy cerca.
– ¿Cómo vendrá, ya que no se ve que la gente esté mejorando?

– La gracia que ustedes pierden por los pecados del país y de la Iglesia será recuperada abundantemente por los ricos méritos de mi Madre Inmaculada.

A pesar de toda esta destrucción, la fuerza de mi Madre Inmaculada, su Reina, vencerá a todos los enemigos.