http://4.bp.blogspot.com/_14vrv7ni7HM/TLYyK0PS85I/AAAAAAAABU8/h4xBT0R8kQU/s1600/20101013225550_D0064009.jpg

 

Arquivo do blog

quinta-feira, 1 de junho de 2017

LA ALIANZA DE AMOR, EXPLICADA POR EL PADRE KENTENICH


Este ciclo de conferencias fue dictado por el P. José Kentenich en 1948, en el Santuario de Nueva Helvecia, Uruguay. Las mismas constituyen una unidad ya que precedieron a modo de triduo preparatorio la alianza de amor que un grupo de peregrinos -feligreses de la parroquia de Sma. Trinidad- selló con la Madre y Reina tres veces Admirable de Schoenstatt. Se agradece a las Hermanas de María, Argentina, el permiso de publicar acá estos textos por primera vez en Internet.

La santidad

Un regalo del Espíritu Santo

Ustedes conocerán el refrán: “Cuanto más cerca de Roma, tanto más tibio es un cristiano”. A nosotros, que estamos lejos de Roma, no se nos puede aplicar esta frase tal cual. Sin embargo, hay una similar que podría ser la exacta en nuestro caso: “Cuanto más cerca de una iglesia, tanto menos fervoroso se es”; cuanto más cerca de un Santuario, tanto menos santo…
Desde 1943 tenemos aquí un Santuario consagrado a la Mater ter Admirabilis. No sé si desde que lo tenemos la vida de cada uno, la de todos, ha crecido en santidad o si por el contrario, vale para nosotros la expresión: “cuanto más cerca de un Santuario, tanto más superficial se es”. Si fuese verdaderamente así, entonces no mereceríamos tener este Santuario en medio de nosotros.

La santidad de la vida diaria: Una gracia original del Santuario de Schoenstatt

Existe una marcada diferencia entre otros lugares de gracias y el nuestro pues en la mayoría de los Santuarios la Sma. Virgen se ha aparecido para regalar con prodigalidad sus dones; en cambio donde se establece la Mater ter Admirabilis reparte sus gracias en la medida en que recibe dones. Ella espera de nosotros un serio esfuerzo por alcanzar la santidad, es decir, desea -y está dispuesta a regalarnos la gracia para ello- que llevemos una vida profundamente religiosa. Si al escuchar esto nuestra alma se intranquiliza, probablemente sea porque poseemos un concepto equivocado de lo que significa santidad. ¿No será que creemos que una vida santa es cosa solamente de hermanas y de sacerdotes?
Somos santos cuando cumplimos fielmente con nuestro deber diario…leer...