http://4.bp.blogspot.com/_14vrv7ni7HM/TLYyK0PS85I/AAAAAAAABU8/h4xBT0R8kQU/s1600/20101013225550_D0064009.jpg
ABADIA DE NOSSA SENHORA DE FONTGOMBAULT  CELEBRA TODA A LITURGIA  NA REFORMA DO MISSAL FEITA POR SÃO JOÃO XXIII
EM 1962 E LIBERALIZADA POR SUA SANTIDADE BENTO XVI EM 7/7/2007 COM O MOTU PRÓPRIO "SUMMORUM PONTIFICUM".
ACTUALMENTE A COMUNIDADE CONTA COM CERCA DE 60 MONJES E FUNDOU MAIS OUTRAS 5 ABADIAS DE QUE ELA É A CASA-MÃE,
TODAS REZAM O BREVIÁRIO MONÁSTICO EM LATIM E A A SANTA MISSA É SEMPRE CELEBRADA NA FORMA EXTRAORDINÁRIA EM
FORMA SOLENE E CANTADA EM GREGORIANO.


  

Arquivo do blog

terça-feira, 30 de julho de 2013

Una pésima noticia


 

Tenemos algunos datos más sobre las medidas adoptadas con los Franciscanos de la Inmaculada. Además de los interesantes análisis de diversas webs.

Vamos por partes: algunos recogen, no sin razón, que las medidas han sido adoptadas únicamente para los franciscanos de la Inmaculada y no para el resto de sacerdotes y religiosos, y que la visita apostólica se inició bajo el pontificado de Benedicto XVI. Podemos convenir que los franciscanos de la Inmaculada comenzaron con el Novus Ordo, y que el trasvase al Vetus Ordo haya podido provocar conflictos internos con quienes no lo aceptaban. Incluso que sus derechos no hayan sido respetados (algo que, por otra parte, desmienten páginas informadas como Rorate Caeli).

Pudiendo todo ello ser verdad, parece incontestable que un decreto de la Congregación para los religiosos se ha opuesto a lo establecido en un motu proprio pontificio, y que para ello se ha buscado y se ha obtenido el aval del Papa Francisco.

¿No hubiera sido mejor que el decreto se ocupara de garantizar el derecho de todos los religiosos (y de los fieles de las parroquias a ellos encomendadas) a las dos formas del Rito Romano, sin exclusión, celebrándose ambas en sus templos?

A falta de más datos, no es aventurado pensar que, aprovechando una disidencia interna (¿o fomentándola?), la Congregación para la Vida Consagrada ha cercenado la “aventura tradicional” de un instituto floreciente y en gran expansión que incomodaba a obispos “anti-Summorum Pontificum” y a las congregaciones de franciscanos en decadencia.

¿Por qué? Es fácil de entender. Fraternidad de San Pedro e Instituto Cristo Rey son sin duda institutos abiertos a todos (no hay más que ver sus misiones en Colombia y Gabón, respectivamente) pero, por así decirlo, su corte es más acorde al tradicionalismo clásico.

Sin embargo, los franciscanos de la Inmaculada, con carisma franciscano, mixtos, dinámicos, con un lenguaje cercano a la “Nueva Evangelización” y expandiendo la Forma Extraordinaria suponían un peligro para algunos. Inquietante lo que nos cuenta un lector: quienes buscaban inútilmente una celebración con el misal de Juan XXIII en el Buenos Aires del Cardenal Bergoglio, tenían que recurrir a una vecina iglesia de los franciscanos de la Inmaculada.

No se discute aquí la autoridad del Papa, y sin duda hay en este asunto datos que desconocemos. Pero sí se duda de la bonanza de esta medida y las formas adoptadas: con un decreto, con ocasión de unas supuestas desavenencias en un instituto, en fin, como quien no quiere la cosa. Además, seamos serios, ¿qué castigo supone prohibir celebrar la Misa tradicional?. Si hubiera graves desórdenes disciplinarios o morales les prohibirían celebrar los sacramentos o predicar, pero no una de las formas de la Misa. Es como si a unas monjas les prohíben rezar los misterios dolorosos del rosario y no los gozosos. En definitiva, absurdo.

El motu proprio Summorum Pontificum ha sido un documento clave del pontificado de Benedicto XVI. Los tiempos de la Iglesia son lentos y no podemos apreciarlos, pero los beneficios de Summorum Pontificum van más allá de haber dado satisfacción al sector más tradicional de la Iglesia.

Con un Novus Ordo con frecuencia adulterado, castigado con invenciones, extravagancias y salidas de tono (desde las más inocentes a las que bordean el sacrilegio), el ejemplo litúrgico de Benedicto XVI y la reintroducción de la Misa tradicional han supuesto un toque de atención, un espejo en el que no pueden mirarse quienes lo hacen mal, un ejemplo de sacralidad y respeto, que sin duda ha ayudado a contener una marea de abusos, mal gusto, y relativismo litúrgico. De forma que su influencia ha contribuido a dignificar el Novus Ordo en no pocos lugares, empezando por los mismos templos donde se oficia la Misa tridentina.

En España habrá una quincena de sacerdotes que celebran la Misa tradicional regularmente. Pero varios cientos –más de lo que creemos– la han aprendido o la han conocido. Estos sacerdotes la han incorporado a su formación y sensibilidad, ayudándoles a entender la historia y sacralidad de la liturgia y la trascendencia de subir a un altar. Si esto se ha dado en España, mucho más en países con gran expansión de la liturgia tradicional como Estados Unidos y Francia. O en institutos como los franciscanos de la Inmaculada.

Deducir que este decreto inicia el desmantelamiento de Summorum Pontificum, quizás es precipitado. Dios quiera que no sea así. Pero el decreto de la Congregación para la Vida Consagrada –aunque afecte a un solo instituto, o aunque afectara a un solo presbítero– contradice lo dispuesto por el motu proprio, por más paños calientes que se quieran poner.

Y con consecuencias. Se ha "desnudado un santo para vestir a otro": para garantizar el derecho al Novus Ordo de un grupo de religiosos, se prohíbe o dificulta que otros se acojan al mismo derecho al Vetus Ordo. Los fieles que asistían a la Misa tradicional en las iglesias de los franciscanos de la Inmaculada ya no pueden hacerlo. Las misas solemnes, los pontificales (en Italia, en Filipinas) en los que estos religiosos asistían a los obispos ya no pueden celebrarse. Su participación en peregrinaciones y encuentros Summorum Pontificum también queda en entredicho.

 

Livros católicos

Ebook cattolici

Bibbia, Vangeli, Catechismo della Chiesa Cattolica, Storia della Chiesa

Dizionari

Preghiera

Classici Cristiani

  • L'imitazione di Cristo di Tommaso da KempisEPUB MOBI HTML
  • L'imitazione di Maria di Edoardo CiccodicolaEPUB MOBI HTML
  • Trattato della vera devozione a Maria di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
  • Il segreto ammirabile del Santo Rosario di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
  • Il grande segreto per diventare santi di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
  • Le Glorie di Maria di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
  • Del Gran mezzo della preghiera di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
  • La necessità della preghiera di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
  • I racconti di un pellegrino russoEPUB MOBI HTML
  • Filotea di San Giovanni di SalesEPUB MOBI HTML
  • I fioretti di San FrancescoEPUB MOBI HTML
  • Storia di un anima di Santa Teresa di LisieuxEPUB MOBI HTML
  • Esercizi Spirituali di Sant'IgnazioEPUB MOBI HTML
  • Trattato della vita spirituale di San Vincenzo FerreriEPUB MOBI HTML
  • Il castello interiore di Santa Teresa d'AvilaEPUB MOBI HTML
  • La nuvoletta del Carmelo di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Maria Ausiliatrice col racconto di alcune grazie di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Maraviglie della Madre di Dio di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Specchio (o salutazione) della Beata Vergine Maria di Corrado da SassoniaEPUB MOBI HTML
  • E' Gesù che passa di San Josemaría Escrivá de BalaguerEPUB MOBI HTML
  • Opera Omnia - San Francesco d'AssisiEPUB MOBI HTML
  • Opera Omnia - Santa Chiara d'AssisiEPUB MOBI HTML
  • Meditazioni della Beata Madre Teresa di CalcuttaEPUB MOBI HTML
  • Madre Mia quanto sei bellaEPUB MOBI HTML
  • Con Maria la vita è bellaEPUB MOBI HTML
  • Con Maria verso GesùEPUB MOBI HTML
  • Il mio ideale Gesù figlio di Maria di p. Emilio NeubertEPUB MOBI HTML
  • L'anticristo di Vladimir Sergeevic SolovievEPUB MOBI HTML
  • Salita del Monte Carmelo di San Giovanni della CroceEPUB MOBI HTML
  • Maria e la sua armataEPUB MOBI HTML

Biografie di santi, Visioni, Profezie, Rivelazioni

  • La Misericordia Divina nella mia anima - Diario di Santa suor Faustina KowalskaEPUB MOBI HTML
  • L'Araldo del Divino Amore di Santa Gertrude di HelftaEPUB MOBI HTML
  • La vita di Maria della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
  • La Passione di Nostro Signore della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
  • Le visioni della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
  • La Mistica Città di Dio di Suor Maria d'AgredaEPUB MOBI HTML
  • I sogni di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Vita di Santa Margherita Maria Alacoque (scritta da lei stessa)EPUB MOBI HTML
  • I primi nove venerdì del mese - la grande promessaEPUB MOBI HTML
  • Diario di Santa Gemma GalganiEPUB MOBI HTML
  • Il diario della Beata Elisabetta Canori MoraEPUB MOBI HTML
  • Il diario mistico di Camilla BraviEPUB MOBI HTML
  • Diario di Louise Marguerite Claret De La ToucheEPUB MOBI HTML
  • Il libro della Grazia speciale - Rivelazioni di Santa Metilde di HackebornEPUB MOBI HTML
  • Le Rivelazioni di Santa Brigida di SveziaEPUB MOBI HTML
  • Amore per amore: diario di Suor Maria Costanza del Sacro CostatoEPUB MOBI HTML
  • Beata Marietta RubattoEPUB MOBI HTML
  • Beato Bartolo LongoEPUB MOBI HTML
  • Colui che parla dal fuoco - Suor Josefa MenendezEPUB MOBI HTML
  • Così lontani, così vicini - Gli angeli nella vita di Santa Gemma GalganiEPUB MOBI HTML
  • Cristo Gesù nella Beata Alexandrina da BalasarEPUB MOBI HTML
  • Il mistero del Sangue di Cristo - Suor Maria Antonietta PrevedelloEPUB MOBI HTML
  • Santa Gertrude Di Helfta di don Giuseppe TomaselliEPUB MOBI HTML
  • Vita della Serva di Dio Edvige CarboniEPUB MOBI HTML
  • Diario di Edvige CarboniEPUB MOBI HTML
  • Rimanete nel mio amore - Suor Benigna Consolata FerreroEPUB MOBI HTML
  • Il Sacro Cuore e il Sacerdozio. Biografia di Madre Luisa Margherita Claret de la ToucheEPUB MOBI HTML
  • Figlia del dolore Madre di amore - Alexandrina Maria da CostaEPUB MOBI HTML
  • Il piccolo nulla - Vita della Beata Maria di Gesu CrocifissoEPUB MOBI HTML
  • Beata Anna Schaffer: Il misterioso quaderno dei sogniEPUB MOBI HTML
  • Beata Chiara bosattaEPUB MOBI HTML
  • Beata Maria Candida dell'EucaristiaEPUB MOBI HTML
  • Fratel Ettore BoschiniEPUB MOBI HTML
  • Il cuore di Gesù al mondo di Suor Maria Consolata BetroneEPUB MOBI HTML
  • Madre Giuseppina BakhitaEPUB MOBI HTML
  • Beata Maria di Gesù Deluil-MartinyEPUB MOBI HTML
  • Serva di Dio Luigina SinapiEPUB MOBI HTML
  • Marie-Julie JahennyEPUB MOBI HTML
  • Marie Le ValleesEPUB MOBI HTML
  • I SS. Cuori di Gesù e di Maria. La salvezza del mondo, le loro apparizioni, promesse e richiesteEPUB MOBI HTML
  • La testimonianza di Gloria PoloEPUB MOBI HTML
  • Chiara Luce BadanoEPUB MOBI HTML
  • Madre Carolina VenturellaEPUB MOBI HTML
  • Madre SperanzaEPUB MOBI HTML

Novissimi

Patristica

  • Scritti dei primi cristiani (Didachè, Lettera a Diogneto, Papia di Gerapoli)EPUB MOBI HTML
  • I padri apostolici (S.Clemente Romano,S.Ignazio di Antiochia,Il Pastore d'Erma, S.Policarpo di Smirne)EPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Scritti di Sant'AgostinoEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Sant'Agostino, la città di DioEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Sant'Agostino, le confessioniEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Clemente Alessandrino,Sant'Ambrogio, Sant'Anselmo, San Benedetto,San Cirillo di GerusalemmeEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: San Giustino, San Leone Magno, Origene, Cirillo d'Alessandria, San Basilio, Atenagora di Atene, Rufino di Aquileia,Guigo il CertosinoEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: San Giovanni CrisostomoEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: San Gregorio di NissaEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Quinto Settimio Fiorente TertullianoEPUB MOBI HTML
  • I padri del deserto: Evagrio Pontico, Sant'Antonio AbateEPUB MOBI HTML
  • I padri esicasti : La preghiera del Cuore,Gregorio il sinaita,Niceforo il solitario, San Barsanufio e Giovanni, Pseudo MacarioEPUB MOBI HTML

Sacramenti e vita cristiana

Altri libri

  • La Divina Commedia (Inferno, Purgatorio, Paradiso) di Dante AlighieriEPUB MOBI HTML
  • La storia d'Italia di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • I testimoni di Geova di Don Vigilio Covi