jkiSant'Elia
Teresa

S. Teresa
di Gesù

Giovanni

S. Giovanni della Croce

teresina

S. Teresa
di Gesù Bambino 
del Volto Santo

bcm

Santi
Coniugi
Martin

elisabetta

S. Elisabetta
della Trinità

edith

S. Teresa Benedetta
della
 Croce 
(Edith Stein)

teresadelosandesS. Teresa
di Los Andes
miriamS. Maria 
di Gesù Crocifisso
(Mariam Baouardy)
nonio quadratoS. Nonio
di S. Maria
pmeejBeato
Maria Eugenio di Gesù Bambino
edoSant'Enrico
de Ossò
bamssBeato Alfonso
Maria dello
Spirito Santo
mgjBeata Maria Giuseppina
di Gesù Crocifisso
ciriacoSan Ciriaco Elia della Santa Famiglia
SenzanomeBeata Francesca d'Amboise
stmscgS. Teresa Margherita
Redi
ki

 

S. Raffaele Kalinowski

stockS. Simone Stock
mceBeata Maria Candida dell'Eucaristia
beataannaBeata Anna
di S. Bartolomeo
mariadigesùBeata Maria
di Gesù
mariaincarnazioneBeata Maria dell'Incarnazione
dionisioredentoBeati Dionisio della Natività
e Redento
della Croce
jngBeata Giuseppa Naval Girbés
sacS. Andrea Corsini
SenzanomeS. Pier
Tommaso
escgSant'Eufrasia
del Sacro Cuore
di Gesù
albSant'Alberto di Gerusalemme
mcgBeate Martiri
di Guadalajara
teresarrBeata Teresa Maria della Croce
mcBeate Martiri
di Compiègne
bfpBeato Francesco di Gesù Maria Giuseppe
eliaBeata Elia 
di S.Clemente
fralorenzoVen. Lorenzo della Risurrezione
mariamaddalenaS. Maria Maddalena
De' Pazzi
beatosorethBeato
Giovanni Soreth
mantovanoBeato
Battista Spagnoli 
gioacchinaS. Gioacchina de Vedruna
mmjS. Maria Maravillas 
di Gesù
bmrBeati Martiri
di Rochefort
SenzanomeSant'Alberto
da Trapani
bmsslgBeata Maria
Sagrario
di San Luigi
Gonzaga
miniBeata Maria
Felicia
di Gesù Sacramentato
mariateresadisangiuseppeBeata Maria
Teresa di San Giuseppe
martirispagnaBeati Martiri di Spagna

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Arquivo do blog

domingo, 8 de março de 2009

S.BASÍLIO MAGNO FALA-NOS DAS VIRTUDES DO JEJUM


EL AYUNO, UTIL PARA EL CUERPO Y PARA EL ALMA

"No busques pretextos para excusarte, porque estás hablando con Dios, que lo sabe todo. ¿Que no puedes ayunar y, en cambio, te regalas con grandes comilonas? Más perjudican éstas a la salud que el ayuno. El cuerpo que se embota a diario con demasiada comida, es como un buque cargado en exceso, y en peligro de hundirse al menor soplo de las olas.

A juzgar por la vida de muchos, no parece sino que es más cómodo correr que descansar, luchar que vivir tranquilo, pues prefieren las enfermedades a una parquedad saludable Y si venimos al orden espiritual, "el ayuno es quien da alas a la oración para que pueda subir al cielo; es la firmeza de la familia, la salud de la madre y el maestro de los hijos". Después de ponderar la sana alegría de una comida decerosa, tras la práctica del ayuno, porque el sol brilla más claro al cesar la tormenta, y las continuas delicias vuelven insípido al mismo placer, continua San Basilio:

"Añade a todo esto que el ayuno no sólo te libra de la condenación futura; sino que te preserva de muchos males y sujeta tu carne, de otro modo indómita... Ten cuidado, no sea que, por despreciar ahora el agua, tengas después que mendigar una gota desde el infierno". Vivís en la crápula y os olvidáis de alimentar el alma con los dogmas y la doctrina, "como si no supierais que vivimos en batalla perpetua y que quien abastece a una de las partes influye en la derrota de su contraria, y, por lo tanto, el que sirve a la carne aniquila al espíritu, mientras que quien le ayuda reduce a servidumbre al cuerpo...

Si quieres robustecer al alma, habrás de domar la carne con el ayuno, conforme a la sentencia del Apóstol, el cual nos enseñaba que cuanto más se corrompe el hombre exterior, más se renueva el interior... (Ef 4,22-24). ¿Quién es el que ha conseguido participar de la mesa eterna, repleta de dones espirituales, viviendo aquí en espléndida abundancia? Moisés para recibir la ley necesitó del ayuno, y ni no hubieran recurrido a él los ninivitas (Jn. 3,10), habrían perecido,. ¿Quiénes dejaron sus huesos en el desierto, sino los que recordaban ansiosos las carnes de Egipto?" El ayuno es el pan de los ángeles y nuestra armadura contra los espíritus inmundos, que no son arrojados sino por él (Mt. 17,20) y por la oración (Hom. 1).

¿Cuándo habéis visto que el ayuno engendre la lujuria? ¿No veis cómo en nuestra ciudad cesan las canciones meretricias y los bailes impúdicos en cuanto nos dedicamos a ayunar?. El ayuno nos asemeja a los ángeles (Hom. 2). Pero tened cuidado de no mezclar otros vicios con vuestra abstinencia. Extiéndese aquí largamente San Basilio sobre los que ayunan, pero beben inmoderadamente, y añade: Perdonad al prójimo y componed los pleitos, no sea que ayunéis de carne y devoréis a vuestros hermanos."

San Basilio el Grande
Fonte: monasterio virtual