Don Divo Barsotti

Arquivo do blog

sábado, 21 de novembro de 2009

Benedicto XVI: «Las creaciones artísticas bellas liberan e iluminan la realidad humana, conduciéndola hacia Dios»



Discurso a los artistas en la Capilla Sixtina

El papa Benedicto XVI se ha reunido esta mañana en la Capilla Sixtina con 260 artistas provenientes de los cinco continentes, alentándoles a hablar al corazón de la humanidad a través de la verdadera belleza del arte que lleva a Dios y ser así «anunciadores y testimonio de la esperanza» para todos los hombres. «El arte, en todas sus expresiones, en el momento en el que se confronta con los grandes interrogantes de la existencia, con los temas fundamentales del que deriva el sentido de vivir, puede asumir un valor religioso y transformarse en un recorrido de profunda reflexión y espiritualidad», dijo el Santo Padre.

Publicado el 2009-11-21 14:53:00

(Aci/InfoCatólica) En su extenso y muy profundo discurso, que se enmarca en el aniversario de la Carta de Juan Pablo II a los artistas escrita en abril de 1999 y del encuentro de Pablo VI con los artistas en mayo de 1964, el Santo Padre resaltó que “con este encuentro deseo expresar y renovar la amistad de la Iglesia con el mundo del arte, una amistad consolidada en el tiempo, ya que el Cristianismo, desde sus orígenes, ha comprendido bien el valor del arte y ha utilizado sabiamente sus multiformes lenguajes para comunicar su inmutable mensaje de salvación”.

Tras recordar que fue en la Capilla Sixtina donde “he vivido, con absoluta trepidación y absoluta fe en el Señor, el momento inolvidable de mi elección como Sucesor del Apóstol Pedro”, el Papa explicó el simbolismo del fresco de Miguel Ángel, El Juicio Final, pintado en la Capilla Sixtina, con el que “ofrece a nuestra visión el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin de la historia, y nos invita a recorrer con alegría, valor y esperanza el itinerario de la vida. La dramática belleza de la pintura de Miguel Ángel, con sus colores y formas, se hace así anuncio de esperanza, invitación potente a elevar la mirada hacia el horizonte último”.

Ante los males actuales del mundo, cuestionó Benedicto XVI, “¿qué cosa puede generar entusiasmo y confianza, qué cosa puede alentar el ánimo humano a reencontrar el camino, a alzar la mirada sobre el horizonte, a soñar una vida digna de su vocación si no es la belleza?”.

“Ustedes saben bien, queridos artistas, que la experiencia de lo bello, de lo auténticamente bello, no es efímera ni superficial, no es una cosa accesoria o secundaria en la búsqueda del sentido último y la felicidad, porque tal experiencia no aleja de la realidad, sino que al contrario, lleva a una relación estrecha con la vivencia cotidiana, para liberarla de la oscuridad y transfigurarla, para hacerla luminosa, bella”.

El Santo Padre alertó luego sobre un mal de nuestro tiempo: “con frecuencia la belleza es presentada como ilusa y mendaz, superficial y deslumbrante hasta el aturdimiento; y en vez de hacerlo salir al hombre de sí y abrirlo a horizontes de verdadera libertad llevándolo a lo alto, lo aprisiona en sí mismo y lo hace más esclavo, privado de la esperanza y la alegría”.

Se trata, dijo el Papa “de una seductora pero hipócrita belleza, que despierta la lujuria, la voluntad del poder, de posesión, de aprovechamiento del otro y que se transforma, rápidamente, en lo contrario, asumiendo los rostros de la obscenidad, de la trasgresión o de la provocación en sí misma”.

Tras esta llamada de atención sobre la falsa belleza que propone el mundo, Benedicto XVI explicó que la verdadera belleza “que se manifiesta en el cosmos y en la naturaleza y que se expresa a través de las creaciones artísticas, tiene como propia la característica de abrir y expandir los horizontes de la conciencia humana, de ir más allá de sí misma, de ponerla ante el Infinito; y puede convertirse en una vía hacia lo Trascendente, hacia el Misterio último, hacia Dios”.

Por todo ello, el Santo Padre hizo a los artistas una “amistosa y apasionada llamada: son custodios de la belleza, tienen, gracias a vuestro talento, la posibilidad de hablarle al corazón de la humanidad, de tocar la sensibilidad individual y colectiva, de suscitar sueños y esperanzas, de ampliar los horizontes del conocimiento y del esfuerzo humano. ¡Sean por eso gratos con los dones recibidos y plenamente conscientes de la gran responsabilidad de comunicar la belleza, de hacer comunicar en la belleza y a través de la belleza!”

“¡Sean también –exhortó el Papa– a través de su arte, anunciadores y testimonio de esperanza para la humanidad! ¡No tengan miedo de confrontarse con la fuente primera y última de la belleza, de dialogar con los creyentes, con quienes, como ustedes, se sienten peregrinos en el mundo y en la historia hacia la Belleza infinita!”

La fe, concluyó el Santo Padre, “no quita nada de vuestro genio, de vuestro arte, antes bien lo exalta y lo nutre, lo alienta a cruzar el umbral y a contemplar con ojos fascinados y conmovidos la meta última y definitiva, el sol que nunca se pone y que ilumina y hace bello el presente”.

fonte:Infocatólica