Don Divo Barsotti

Arquivo do blog

sexta-feira, 13 de novembro de 2009

Una Voce Hispania y México recibidas por el Cardenal Cañizares

audiencia

Hoy 13 de noviembre 09 en Roma, miembros de las asociaciones Una Voce Hispania y Una Voce México tuvimos la bendición de ser recibidos en audiencia por su Eminencia Rvda. Cardenal Don Antonio Cañizares Llovera, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Durante el encuentro que se prolongó por más de una hora y media se comentaron diferentes temas en relación a la difusión del uso de Misal de Juan XXIII en España, México y Latinoamérica.

La delegación estuvo encabezada por el Sr. Leo Darroch, presidente de la Federación Internacional Una Voce y por el secretario de la misma, el Sr. Rodolfo Vargas.

En cuanto a México, su Eminencia fue informado sobre la excelente recepción que ha tenido el Motu Propio entre los fieles del país, así como de la generosa acogida que los Cardenales Sandoval y Rivera (Guadalajara y Ciudad de México) han brindado a la Fraternidad Sacerdotal San Pedro.

Con paternal atención, el Cardenal Cañizares nos solicitó continuar la labor realizada y perseverar en la normalización del llamado “Rito Gregoriano” para que pueda ser retomado y valorado en toda la Iglesia, aún cuando pudieran existir ocasionalmente reticencias, desinformación o temores infundados.

También en relación a México se le hizo patente la inquietud generada por las medidas ampliamente adoptadas en el país para distribuir la Sagrada Comunión en las manos de los feligreses en las Misas celebradas con el nuevo misal.

Otros temas sobre la liturgia fueron comentados en la extensa y fructífera audiencia que nos fue concedida. En términos generales quedó patente el interés de la Congregación para el Culto Divino para que la “Forma Extraordinaria” sea frecuente en las diferentes diócesis y que tanto sacerdotes como fieles puedan nutrirse en el tesoro de este uso para profundizar en el centro de nuestra fe que es la Liturgia.

Como despedida recibí un “¡Viva México!” de su Eminencia, quien en todo momento se mostró muy contento e interesado.

Agradecemos profundamente a Su Eminencia el cariño y las atenciones con que fuimos recibidos. Rezaremos constantemente desde nuestras familias para que Dios le continúe iluminando en su importante labor y con el notorio amor al Santo Padre que le caracteriza.


fonte:creerin méxico