Arquivo do blog

domingo, 17 de janeiro de 2016

Jesús:" Esa oración es la oración de la vida que realmente quiero. Debido a que esta oración se combina con su amor por Mí y por sus cercanos"

El camino del amor para el Señor
Conversaciones íntimas de Julia Kim con Nuestro Señor, para Su Guía

- 27 de Agosto de 1980
Una de las clientas habituales de nuestro salón de belleza estaba experimentando un problema en su familia. Después de repetidas peleas con su marido, estaba pensando en el divorcio.
Ella me dijo que decidió obtener un divorcio porque su marido le había sido infiel. Después de escuchar su historia, le dije, "¿Se puede considerar también que a veces puede ser que haya sido negligente hacia su marido y sus hijos, a causa de su trabajo y, por lo tanto, puede que tenga que compartir la responsabilidad de la actual dificultad en alguna medida? Cubra todo con amor y perdone a su marido. Entonces, él sentirá lástima y mejorará." Al escucharme, ella abrió los ojos ampliamente y dijo en voz alta: "¿Usted realmente quiere decir que yo lo perdone, a pesar de su infidelidad?" Ella siguió mirándome y repetidamente dijo que ella no lo podía perdonar. Le dije: "Sí, me refería a que lo debe perdonar. Este problema sólo podría ser un viento que pasa. Darse cuenta que puede ser un régimen establecido por el demonio de la división, que quiere destruir su feliz relación".
Ella se limitó a decir: "No, simplemente no puedo perdonarlo. He estado trabajando muy duro todos los días para ganar aún un poco más de dinero para la familia, pero mi marido no piensa en la familia, sólo coquetea con otra mujer, descuidando a su trabajadora mujer y a los niños. ¿Cómo puede un ser humano normal, hacer una cosa así? Yo simplemente no puedo entender".
Yo no quería rendirme y continué hablándole a ella sobre el tema del amor. Como ella no mostró ningún signo de cambio en su pensamiento, decidí confiar todo al Señor y orar.
Sabía que muchas mujeres tenían el hábito de conseguir un corte de pelo cuando estaban deprimidas. Esta clienta también me pidió que le cortara el pelo. Cuando comencé a cortar el pelo, me hice la señal de la cruz y oré: "En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo! Señor, manifestar tu gloria a través de esta sierva pecadora. "Entonces, cada vez que cortaba el pelo con las tijeras, oraba:"..Córtale su odio" " Córtale su ira." "Córtale su incapacidad de perdonar". "Córtale su egocentrismo." "Córtale todos sus malos hábitos y los de su familia.". . . .
Cuando terminé de cortar el pelo, empecé a formarle el peinado con un secador y oraba: "¡Jesús! Usted ha recortado todo lo malo de su alma. Ahora, restablece el orden en su alma, restaura el amor que se ha perdido, y embellece su alma. De este modo, libera a su familia de los planes del diablo para destruirla. Transforma a su familia en una comunidad de amor que desborda de amor para que el Señor reciba la gloria, la Santísima Madre reciba elogios y consuelo, y vamos a cantar sin cesar alabanzas y gratitudes".
En ese mismo momento, oí la suave y amable voz del Señor, llena de alegría: "¡Sí, Mi pequeña alma! ¡Eso es así! Esa oración es la oración de la vida que realmente quiero. Debido a que esta oración se combina con su amor por Mí y por sus cercanos, se hace una ofrenda mansa y misericordiosa, que brota de la humildad y la gracia de Mi Corazón de Amor. Esto también significa que Yo estoy en ti y vivo contigo. ¡Es por eso que tú eres Mi pequeña alma!" (27 de Agosto de 1980)
Al día siguiente, la clienta regresó junto a un hombre. Los dos parecían ser amistosos uno al otro. Me sorprendió y me pregunté quién era el hombre. Cuando la miré, ella hizo una tímida sonrisa y, tirando de la mano del hombre hacia ella, dijo torpemente, "Uh. . . Él es mi marido".
Entonces, dijo, "En realidad, después de mi visita aquí ayer, me di cuenta gradualmente que todo había sido culpa mía. Cuando hablé con mi marido, como usted me había dicho y explicado ayer, se puso muy contento y le preguntó dónde se encontraba el salón de belleza. Él dijo que debíamos ir al salón de belleza de inmediato y agradecer por ayudar a empezar una nueva vida. Es por eso que ahora estamos aquí".
Y continuó: "Hemos hecho una firme resolución de amarnos más, entendernos más, y vivir bien juntos. Nuestra relación podría haberse roto, pero tú has establecido un peldaño por salvar nuestro amor." Tanto ella como su marido dijeron: "Gracias."
Mientras la escuchaba, cálidas lágrimas de gratitud estaban fluyendo de mis ojos. Yo pensé: "No fui yo quien hizo esto. A pesar de mi indignidad, debilidad y pecados, Nuestro Señor, que es el Amor mismo, no se negó a mi oración sino que la concedió." Lágrimas cálidas de gratitud y alegría continuaban fluyendo de mis ojos.
Así que, le dije a la pareja, "No, no me den las gracias. Yo no hice nada. Fue el Señor quien te amó tanto que Él restauró su amor. Por lo tanto, den gracias al Señor. Y, a partir de ahora, vivan con un corazón de agradecimiento al Señor." La pareja dijo: "Sí, por supuesto. Empezaremos yendo a la iglesia católica." El marido también me pidió que cortarse el pelo.
Así que empecé a cortar el pelo después de hacer la señal de la cruz y rezando la oración de la vida. Cuando terminé, él dijo, "¡Wow! ¡Este fue el mejor corte de pelo que he tenido desde mi nacimiento! ¿Puedo volver la próxima vez para otro corte de pelo?" Su esposa parecía muy sorprendida, porque, cada vez que ella le había pedido a su marido cortarse el pelo en un salón de belleza, el se negaba rotunda y persistentemente. Ella parecía muy contenta.
En ese momento, oí la suave y amable voz del Señor, como si estuviese tocando y pasando tiernamente por mi oído: "¡Mi amada pequeña alma! Su corazón de amor dulce, que desea dar la paz a un alma que está en problemas, no sólo le da alegría a esa alma, sino también llena mi corazón herido con alegría".
"¡Oh, mi Señor! Yo sólo hice lo que tenía que hacer"