ABADIA DE FONTGOMBAULT





  

Arquivo do blog

Artigos Junho 2007



    terça-feira, 25 de março de 2014

    Entevista a Willigis Jäger, teólogo, beneditctino y maestro zen


    Willigis Jaeger«En el siglo XX se mataron mutuamente cien millones de personas y ninguna moral sirvió»
    Ratzinger me prohibió hablar en público, pero no le hice caso por motivos de conciencia
    Con un gran número de seguidores tras sus conocimientos sobre mística de las religiones, el alemán Willigis Jäger habló ayer en el Ateneo Jovellanos de Gijón sobre «La irrupción a nuestro ser verdadero». Monje benedictino, maestro zen y maestro de contemplación, abarrotó el aula. Lo entrevista Javier Morán en La Nueva España.

    ¿A qué monasterio benedictino pertenece usted?
    -Vivo fuera del monasterio porque estoy exclaustrado. Benedicto XVI,
    cuando aún no era Papa, sino en su anterior puesto en la Congregación
    para la Doctrina de la Fe, bajo el nombre de Ratzinger, me prohibió
    hablar en público.
    -¿Por qué?
    -Pensó que yo ya no interpretaba correctamente el catolicismo.
    -¿Se defendió usted?
    -Le escribí una carta diciéndole que no iba a hacerle caso por motivo
    de conciencia y por motivos pastorales.
    -¿Por qué un benedictino acude a la espiritualidad oriental?
    -En la Iglesia católica no se enseñó la oración contemplativa y aún
    hoy día sigue habiendo dificultades con esa enseñanza.
    -¿Conoció al jesuita Anthony de Mello, también amonestado por la Santa Sede?
    -Parecido problema al mío.
    -Le acusaron de panteísta.
    -A mí me acusan de monista, pero lo que yo enseño no tiene nada que
    ver con ello.
    -¿Es compatible la espiritualidad oriental con el credo católico?
    -Existe una espiritualidad transconfesional y a ésa me dedico. Pero
    eso no significa que yo tenga que dejar la confesión católica.
    -El teólogo Rahner decía que el siglo XXI, o es místico, o no será nada.
    -Yo también creo eso, porque, o bien hacemos experiencias en el
    espacio transpersonal, o no vamos a poder sobrevivir como especie
    humana.
    -¿Qué significa experiencia transpersonal?
    -Nuestra personalidad es un logro de la evolución, pero al mismo
    tiempo significa una limitación. Nuestra conciencia tiene que
    ampliarse. Nos hemos desarrollado desde una conciencia prehomínida y
    de allí evolucionamos hacia una conciencia mágica, luego mítica, luego
    mental racional, pero no podemos quedarnos ahí.
    -¿Qué es ese ahí?
    -Provenimos de un paraíso en el que alguna vez nos sentimos en una
    unidad simbiótica con la naturaleza, y lo que llamamos pecado original
    no es otra cosa que el haber desarrollado la conciencia individual
    fuera de esa simbiosis. Pero, apenas salimos de ella y pudimos decir
    tú y yo, empezó a matar Caín a Abel. Desde entonces nuestra especie no
    ha hecho otra cosa que matarse mutuamente y eso se ha agravado
    muchísimo. Hemos llegado a un punto donde no sabemos cómo va a seguir
    esto. En el siglo pasado se mataron mutuamente cien millones de
    personas y ninguna moral surtió efecto.
    -¿Por qué?
    -Esas frases de «debes hacer», o «tienes que», no han hecho adelantar
    a nuestra especie humana para nada. Los grandes profesores y
    sacerdotes del mundo fueron un fracaso en este sentido. No estoy en
    contra de los profesores o de los sacerdotes, pero sus enseñanzas no
    han ayudado a los hombres.
    -¿Alternativas?
    -Tenemos en nuestro interior posibilidades para comprender la realidad
    de un modo que no puede abordarse con la razón. Nuestra conciencia
    personal supone un gran logro de la evolución, pero al mismo tiempo
    supone una limitación. Caer en la cuenta de esa limitación es esencial
    para nuestra especie.
    -¿Cuál es esa limitación?
    -Creemos que la conciencia del «yo» supone la única posibilidad de
    comprender. Pero eso es igual de tonto que cuando creíamos en el
    pasado que la Tierra era el centro del universo. Con esa concepción
    nos hemos orientado hacia un gran egocentrismo, que es la fuente de
    todos los males que conocemos en el mundo. El egocentrismo nos ha
    llevado al borde de la desaparición.
    -¿Cómo superarlo?
    -Para salir de esa limitación hay que entrar en el nivel de la unidad.
    Entonces vemos que somos uno con todo y que sólo existe uno. Una red
    de pescador consiste en muchas mallas y una malla sola no tiene
    sentido. Cada uno tiene sentido en la totalidad.
    -Pero algunas religiones ya predican el amor al prójimo.
    -Las religiones predican el amor y dicen «debes amar a tu prójimo
    igual que a ti mismo», pero no nos han ayudado las religiones para dar
    ni un paso hacia adelante. Decimos «mi religión», «mi confesión»,
    …egoísmo, …y los que no estaban de acuerdo fueron quemados. Eso sigue
    igual en el presente: sunnitas y chiitas, judíos y musulmanes,
    fundamentalistas en la Iglesia católica. Todos dicen «yo, yo, yo…».
    Todos los problemas del mundo resultan de ese egocentrismo.
    -¿Nada han contribuido las religiones?
    -Sólo cambiaremos si entramos en un nivel nuevo de conciencia, en el
    espacio transpersonal. Superar las limitaciones del yo es algo que la
    mística de Oriente y de Occidente siempre han sabido hacer, pero se
    puede hacer en las religiones y también fuera de las religiones. La
    mayoría de las personas buscan fuera de sus religiones.
    -Las religiones también han evolucionado.
    -Las reformas en las religiones han sido como cambiar los muebles de
    un mismo piso. Lo hemos hecho muchas veces y no ha servido de nada. Lo
    que tenemos que hacer es subir un piso más arriba en la experiencia de
    lo religioso.
    -¿Qué hay en ese piso?
    -Un nuevo nivel de la conciencia. Se trata de ser más plenamente
    humano. Hay que preguntarse qué sentido tienen esos pocos decenios de
    mi vida en un universo de miles de millones de años. Ese sentido es
    que debo ser plenamente ser humano, y ahora lo voy a decir en la
    manera cristiana: Dios quiere ser persona en mí, tal como soy en este
    momento, con esta figura que tengo. Es el único motivo por el que
    existimos. Por eso bailo esa danza de la vida, pero no soy yo el que
    está bailando, sino que estoy bailado. Dios se baila a sí mismo en mí.
    El maestro Eckhart dice que Dios se saborea a sí mismo en las cosas.
    Ése es el motivo de mi existencia.
    -¿Y lo transpersonal?
    -Yo tengo una importancia sin igual. Por eso dice Eckhart que si no
    estuviera yo, Dios no sería. Por eso tengo un significado único con mi
    vida, con esos pocos decenios en medio del universo. Mi ser verdadero
    no es la conciencia del yo, sino algo que no nace y no muere. Lo que
    soy en lo más intimo es algo que seguirá cuando mi cuerpo físico haya
    muerto. Y no soy el único que está bailando, sino que bailan conmigo
    muchas personas, que tienen la misma importancia que yo. Cuando
    experimento esto, mis actuaciones serán diferentes.
    -¿Cómo se hace uno místico?
    -La mística es una forma de oración, un camino de oración. Existen
    diferentes formas de oración y la mística es uno de esos caminos. Y
    muchos cristianos llegan a una frontera con su oración verbal dirigida
    hacia un Dios personal y entonces entran en una nueva forma de
    oración, y esa oración es una nueva experiencia de lo que llamamos
    Dios.
    -Esa oración, ¿es la contemplación?
    -Eso es lo que la tradición llama oración contemplativa, y lo
    conocemos de Santa Teresa de Jesús, de San Juan de la Cruz, de
    Francisco de Osuna… Hay un camino donde se enseña esa religión
    mística. Todas las religiones conocen dos formas de oración, una
    esotérica y otra exotérica. Las religiones, como el budismo,
    cristianismo, judaísmo, hinduismo e islamismo, tiene sus sagradas
    escrituras, sus dogmas, ritos, liturgias y esa forma de religiosidad
    se reza de forma exotérica. «Exoteros», en griego, quiere decir «desde
    fuera», y el rezo verbal o meditar sobre un texto serían la oración
    exotérica. En esa forma lo que hago es activar mis potencias
    psíquicas, como intuiciones, pensamiento…
    -¿Y la oración esotérica?
    -Todas las religiones también tienen una forma esotérica de oración.
    El budismo ha desarrollado las formas del zen y del Vipassana; el
    hinduismo ha desarrollado las diferentes formas del yoga; en el
    islamismo conocemos el sufismo, y en el cristianismo tenemos la
    mística, que también es la contemplación. «Esoteros» significa «desde
    dentro» y en la forma de oración esotérica hago lo contrario: voy
    sosegando toda actividad mental, intento sosegar las potencias
    psíquicas, como memoria, voluntad y entendimiento, para que pueda
    irrumpir lo que está detrás de ello.
    -¿Por qué se perdió en el catolicismo la contemplación?
    -La Iglesia católica dice que esa forma de oración contemplativa es
    una oración privada y no le gusta. Quiere que todos tengan la misma
    práctica que la Iglesia ha fijado. Todas la religiones teístas, como
    el Cristianismo, el Islam y el Judaísmo, tienen problemas con lo que
    es la mística.
    -¿Miedo a que la persona entre en contacto directo con Dios?
    -La institución de la Iglesia teme perder el control.

    fonte

    Livros católicos

    Ebook cattolici

    Bibbia, Vangeli, Catechismo della Chiesa Cattolica, Storia della Chiesa

    Dizionari

    Preghiera

    Classici Cristiani

    • L'imitazione di Cristo di Tommaso da KempisEPUB MOBI HTML
    • L'imitazione di Maria di Edoardo CiccodicolaEPUB MOBI HTML
    • Trattato della vera devozione a Maria di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
    • Il segreto ammirabile del Santo Rosario di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
    • Il grande segreto per diventare santi di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
    • Le Glorie di Maria di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
    • Del Gran mezzo della preghiera di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
    • La necessità della preghiera di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
    • I racconti di un pellegrino russoEPUB MOBI HTML
    • Filotea di San Giovanni di SalesEPUB MOBI HTML
    • I fioretti di San FrancescoEPUB MOBI HTML
    • Storia di un anima di Santa Teresa di LisieuxEPUB MOBI HTML
    • Esercizi Spirituali di Sant'IgnazioEPUB MOBI HTML
    • Trattato della vita spirituale di San Vincenzo FerreriEPUB MOBI HTML
    • Il castello interiore di Santa Teresa d'AvilaEPUB MOBI HTML
    • La nuvoletta del Carmelo di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
    • Maria Ausiliatrice col racconto di alcune grazie di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
    • Maraviglie della Madre di Dio di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
    • Specchio (o salutazione) della Beata Vergine Maria di Corrado da SassoniaEPUB MOBI HTML
    • E' Gesù che passa di San Josemaría Escrivá de BalaguerEPUB MOBI HTML
    • Opera Omnia - San Francesco d'AssisiEPUB MOBI HTML
    • Opera Omnia - Santa Chiara d'AssisiEPUB MOBI HTML
    • Meditazioni della Beata Madre Teresa di CalcuttaEPUB MOBI HTML
    • Madre Mia quanto sei bellaEPUB MOBI HTML
    • Con Maria la vita è bellaEPUB MOBI HTML
    • Con Maria verso GesùEPUB MOBI HTML
    • Il mio ideale Gesù figlio di Maria di p. Emilio NeubertEPUB MOBI HTML
    • L'anticristo di Vladimir Sergeevic SolovievEPUB MOBI HTML
    • Salita del Monte Carmelo di San Giovanni della CroceEPUB MOBI HTML
    • Maria e la sua armataEPUB MOBI HTML

    Biografie di santi, Visioni, Profezie, Rivelazioni

    • La Misericordia Divina nella mia anima - Diario di Santa suor Faustina KowalskaEPUB MOBI HTML
    • L'Araldo del Divino Amore di Santa Gertrude di HelftaEPUB MOBI HTML
    • La vita di Maria della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
    • La Passione di Nostro Signore della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
    • Le visioni della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
    • La Mistica Città di Dio di Suor Maria d'AgredaEPUB MOBI HTML
    • I sogni di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
    • Vita di Santa Margherita Maria Alacoque (scritta da lei stessa)EPUB MOBI HTML
    • I primi nove venerdì del mese - la grande promessaEPUB MOBI HTML
    • Diario di Santa Gemma GalganiEPUB MOBI HTML
    • Il diario della Beata Elisabetta Canori MoraEPUB MOBI HTML
    • Il diario mistico di Camilla BraviEPUB MOBI HTML
    • Diario di Louise Marguerite Claret De La ToucheEPUB MOBI HTML
    • Il libro della Grazia speciale - Rivelazioni di Santa Metilde di HackebornEPUB MOBI HTML
    • Le Rivelazioni di Santa Brigida di SveziaEPUB MOBI HTML
    • Amore per amore: diario di Suor Maria Costanza del Sacro CostatoEPUB MOBI HTML
    • Beata Marietta RubattoEPUB MOBI HTML
    • Beato Bartolo LongoEPUB MOBI HTML
    • Colui che parla dal fuoco - Suor Josefa MenendezEPUB MOBI HTML
    • Così lontani, così vicini - Gli angeli nella vita di Santa Gemma GalganiEPUB MOBI HTML
    • Cristo Gesù nella Beata Alexandrina da BalasarEPUB MOBI HTML
    • Il mistero del Sangue di Cristo - Suor Maria Antonietta PrevedelloEPUB MOBI HTML
    • Santa Gertrude Di Helfta di don Giuseppe TomaselliEPUB MOBI HTML
    • Vita della Serva di Dio Edvige CarboniEPUB MOBI HTML
    • Diario di Edvige CarboniEPUB MOBI HTML
    • Rimanete nel mio amore - Suor Benigna Consolata FerreroEPUB MOBI HTML
    • Il Sacro Cuore e il Sacerdozio. Biografia di Madre Luisa Margherita Claret de la ToucheEPUB MOBI HTML
    • Figlia del dolore Madre di amore - Alexandrina Maria da CostaEPUB MOBI HTML
    • Il piccolo nulla - Vita della Beata Maria di Gesu CrocifissoEPUB MOBI HTML
    • Beata Anna Schaffer: Il misterioso quaderno dei sogniEPUB MOBI HTML
    • Beata Chiara bosattaEPUB MOBI HTML
    • Beata Maria Candida dell'EucaristiaEPUB MOBI HTML
    • Fratel Ettore BoschiniEPUB MOBI HTML
    • Il cuore di Gesù al mondo di Suor Maria Consolata BetroneEPUB MOBI HTML
    • Madre Giuseppina BakhitaEPUB MOBI HTML
    • Beata Maria di Gesù Deluil-MartinyEPUB MOBI HTML
    • Serva di Dio Luigina SinapiEPUB MOBI HTML
    • Marie-Julie JahennyEPUB MOBI HTML
    • Marie Le ValleesEPUB MOBI HTML
    • I SS. Cuori di Gesù e di Maria. La salvezza del mondo, le loro apparizioni, promesse e richiesteEPUB MOBI HTML
    • La testimonianza di Gloria PoloEPUB MOBI HTML
    • Chiara Luce BadanoEPUB MOBI HTML
    • Madre Carolina VenturellaEPUB MOBI HTML
    • Madre SperanzaEPUB MOBI HTML

    Novissimi

    Patristica

    • Scritti dei primi cristiani (Didachè, Lettera a Diogneto, Papia di Gerapoli)EPUB MOBI HTML
    • I padri apostolici (S.Clemente Romano,S.Ignazio di Antiochia,Il Pastore d'Erma, S.Policarpo di Smirne)EPUB MOBI HTML
    • I padri della chiesa: Scritti di Sant'AgostinoEPUB MOBI HTML
    • I padri della chiesa: Sant'Agostino, la città di DioEPUB MOBI HTML
    • I padri della chiesa: Sant'Agostino, le confessioniEPUB MOBI HTML
    • I padri della chiesa: Clemente Alessandrino,Sant'Ambrogio, Sant'Anselmo, San Benedetto,San Cirillo di GerusalemmeEPUB MOBI HTML
    • I padri della chiesa: San Giustino, San Leone Magno, Origene, Cirillo d'Alessandria, San Basilio, Atenagora di Atene, Rufino di Aquileia,Guigo il CertosinoEPUB MOBI HTML
    • I padri della chiesa: San Giovanni CrisostomoEPUB MOBI HTML
    • I padri della chiesa: San Gregorio di NissaEPUB MOBI HTML
    • I padri della chiesa: Quinto Settimio Fiorente TertullianoEPUB MOBI HTML
    • I padri del deserto: Evagrio Pontico, Sant'Antonio AbateEPUB MOBI HTML
    • I padri esicasti : La preghiera del Cuore,Gregorio il sinaita,Niceforo il solitario, San Barsanufio e Giovanni, Pseudo MacarioEPUB MOBI HTML

    Sacramenti e vita cristiana

    Altri libri

    • La Divina Commedia (Inferno, Purgatorio, Paradiso) di Dante AlighieriEPUB MOBI HTML
    • La storia d'Italia di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
    • I testimoni di Geova di Don Vigilio Covi