http://4.bp.blogspot.com/_14vrv7ni7HM/TLYyK0PS85I/AAAAAAAABU8/h4xBT0R8kQU/s1600/20101013225550_D0064009.jpg
ABADIA DE NOSSA SENHORA DE FONTGOMBAULT  CELEBRA TODA A LITURGIA  NA REFORMA DO MISSAL FEITA POR SÃO JOÃO XXIII
EM 1962 E LIBERALIZADA POR SUA SANTIDADE BENTO XVI EM 7/7/2007 COM O MOTU PRÓPRIO "SUMMORUM PONTIFICUM".
ACTUALMENTE A COMUNIDADE CONTA COM CERCA DE 60 MONJES E FUNDOU MAIS OUTRAS 5 ABADIAS DE QUE ELA É A CASA-MÃE,
TODAS REZAM O BREVIÁRIO MONÁSTICO EM LATIM E A A SANTA MISSA É SEMPRE CELEBRADA NA FORMA EXTRAORDINÁRIA EM
FORMA SOLENE E CANTADA EM GREGORIANO.


  

Arquivo do blog

Artigos de Agosto

Agosto (43)

quarta-feira, 30 de dezembro de 2009

Misiones y conversiones

–¿Tres sobre el pudor y uno solo sobre misiones y conversiones?…
–Así es. ¿Y qué pasa? En este blog habrá temas principales que trate brevemente, por tener contenidos muy claros, y otros más secundarios que exijan escritos más extensos. Pero usted no se preocupe por eso. Soy yo el que me encargo de resolver la cuestión en cada caso.

La misión de Cristo en el mundo es la conversión de los pecadores. «Por nosotros los hombres, y por nuestra salvación, bajó del cielo y se hizo hombre» (Credo)». Los hombres, pecadores de nacimiento, necesitamos un Salvador divino. El Evangelio, la Buena Noticia más esencial, es que en Belén nos ha nacido «el Salvador» (Lc 2,11); «será su nombre Jesús, porque salvará a su pueblo de sus pecados» (Mt 1,21). Tiene Cristo plena conciencia de que su misión es «llamar a conversión a los pecadores» (Lc 5,32). Por eso comienza su predicación llamando al arrepentimiento (Mc 1,15) y consuma su misión salvadora ofreciendo su vida en el sacrificio de la cruz «para el perdón de los pecados» (Mt 26,28). Ascendido al Padre, y por obra del Espíritu Santo, hace nacer la Iglesia, como «sacramento universal de salvación» (Vaticano II, LG 48, AG 1).

La misión de los apóstoles es la misma misión de Cristo. «Como mi Padre me envió, así os envío yo. Recibid el Espíritu Santo. A quienes les perdonéis los pecados, les quedarán perdonados; a quienes se los retengáis, les quedarán retenidos» (Jn 20,21-22). La finalidad principalmente soteriológica de la misión apostólica está expresada en la misma fórmula que emplea Cristo en el envío (missio): «Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura. El que crea y se bautice, se salvará; el que se niegue a creer, se condenará» (Mt 16,15-16). Según esto, sabemos con certeza que predicar el Evangelio es lo mismo que predicar la conversión. Y que si no se pretende la conversión de los hombres, no se predica el Evangelio.

El Señor, en efecto, envía a sus apóstoles «para que prediquen en su nombre la conversión para la remisión de los pecados a todas las naciones» (Lc 24,47); es decir, los envía «para dar [para dar, gracia] a Israel la conversión y el perdón de los pecados» (Hch 5,31). Y los primeros misioneros apostólicos experimentan la fuerza salvífica del Salvador que les envía: «¡Dios ha dado también a los gentiles la conversión para alcanzar la vida!» (Hch 11,18). Dios ha dado: siempre que Cristo llama a conversión por sus apóstoles ofrece la gracia necesaria para obtenerla.

Es ésta la misión que el Señor confía a San Pablo: «Yo te envío para que les abras los ojos, se conviertan de las tinieblas a la luz, y del poder de Satanás a Dios, y reciban el perdón de los pecados y parte en la herencia de los consagrados» (Hch 26,18). Para que «les abras los ojos»: la conversión comienza por la fe, por la iluminación de la mente, y por eso en el N. T. se llama meta-noia, cambio de mente, nous. Los que adoran las criaturas pasan a adorar al Creador. Los que idolatran con egoísmo las riquezas veneran ahora por encima de todo la caridad fraterna, que lleva a la fácil comunicación de bienes; etc. El Evangelio produce en aquellos hombres, que por gracia de Dios lo reciben, una transformación total, que comienza por «la renovación de la mente» (Rm 12,2). Por eso, cuando San Pablo evangeliza a los atenienses, al mismo tiempo que reconoce su religiosidad, les manifiesta que es vana y errónea. Y en el nombre del Señor les anuncia que, «después que Dios ha pasado por alto las épocas de ignorancia, ahora manda a los hombres que se arrepientan todos y en todas partes» (Hch 17,30-31). El Apóstol predica siempre este Evangelio, sin avergonzarse de él y sin temor alguno: «anuncié la penitencia y la conversión a Dios» (26,20).

Una «nueva» idea de las misiones, que no pretende conseguir conversiones, se ha ido difundiendo actualmente en la Iglesia con una relativa amplitud. Y advierto ya desde el principio que al hablar de «las misiones» no estoy pensando únicamente en los pueblos paganos, a veces pobres y retrasados, sino también en los pueblos apóstatas, con frecuencia ricos y desarrollados, aunque algunos de los documentos que cite después se refieran más bien a los primeros.

La declaración Dominus Iesus, sobre la unicidad y la universalidad salvífica de Jesucristo y de la Iglesia (6-08-2000, Congr. Doctrina Fe, firmada por el Cardenal Ratzinger) es el documento del Magisterio apostólico que hoy mejor describe y refuta los múltiples errores de aquellos misioneros que, por respeto a las culturas indígenas, según alegan, no pretenden propiamente convertir a los hombres, que por otra parte no estarían necesitados de conversión, de cambio de mente, ni tampoco de salvación. Por otra parte, los caminos religiosos seguidos por estos hombres serían tan válidos para la salvación, y a veces más, que el camino ofrecido por Cristo y por su Iglesia. Hace poco leíamos en un blog de un medio ajeno un escrito significativamente titulado Ni salvados, ni redimidos. Tan solo amados, llamados y esperados.

Los misioneros cristianos, por tanto, no deben empeñarse en conseguir la conversión de los pueblos a la fe en Cristo. Es decir, su fin principal no es «adoctrinar a todos los pueblos… enseñándoles [como dijo Cristo] a guardar todo cuanto yo os he mandado» (Mt 28,19-20). Su fin principal es con-vivir fraternalmente con los pueblos, ayudándoles sobre todo en obras benéficas materiales (escuelas, hospitales y sanatorios, ayudas agrícolas y técnicas, etc.), obras que serán para ellos manifestación elocuente de la bondad de Cristo y de su Iglesia. No es infrecuente que algunos «misioneros», en reuniones y entrevistas de prensa, renieguen hoy abiertamente de los planteamientos tradicionales de las misiones católicas: «nosotros no tratamos de convertir a nadie», «no vamos a las misiones a salvar almas»… Y dicen estas tremendas falsedades con el orgullo propio de quienes saben más, y se han librado de oscuros errores: «alardeando de sabios, se hicieron necios» (Rm 1,22). Toda esta concepción teológica y práctica de las misiones es simplemente una gran herejía, pues es inconciliable con la Escritura sagrada y la fe de la Iglesia.

Estos errores, por supuesto, afectan la actividad pastoral de no pocas parroquias y movimientos apostólicos que, carentes de celo doxológico y de celo soteriológico, no centran sus empeños en la conversión de los hombres a la fe en Cristo y a la vida de su gracia, no buscan a «la oveja perdida» (Lc 15,3-7 ), no ven con horror que sean muchos los que van por un camino ancho que lleva a la perdición (Mt 7,13-14). Ellos consideran esos planteamientos evangélicos más bien fanáticos –aunque no lo digan abiertamente–, y en consecuencia se toman su misión con mucha calma. Como es de esperar, no surgen vocaciones sacerdotales, religiosas, misioneras, sino apenas vocaciones seglares de muy escaso vigor apostólico. No intentan la conversión de los hombres, y no la consiguen. Normal.

La fe de la Iglesia sobre las misiones y la conversión de los hombres está confesada en muchos documentos del Magisterio apostólico, como en el decreto Ad gentes del Vaticano II, en la encíclica de Juan Pablo II Redemptoris missio (1990), y especialmente, en clave fuertemente apologética, en la declaración Dominus Iesus (con un estudio mío, puede consultarse en Las misiones católicas. Declaración Dominus Iesus). Hallamos vivamente ilustrada esta fe en el testimonio de dos grandes misioneros, San Francisco Javier, Patrono de todas las misiones católicas, y San Juan María Vianney, Patrono del clero diocesano.

San Francisco Javier, igual que San Pablo, pretende en su misión evangelizadora –recordemos, p. ej., sus largas conversaciones y discusiones con los bonzos– convencer a los paganos de la verdad de Cristo y de su Evangelio, convencerles de sus graves errores, mostrarles la miseria de sus idolatrías y de sus vicios, darles así una mente nueva: «nosotros tenemos el pensamiento de Cristo» (1Cor 2,16). Pretende Javier librar a los hombres de «la esclavitud del pecado» (Rm 6,20), más aún, de la cautividad del diablo, «príncipe», «dios de este mundo» (Jn 12,31; 2Cor 4,4), de tal modo que los hombres pasen «del poder de Satanás a Dios». Por eso justamente, con oración y trabajos extenuantes, procura y consigue la conversión de hombres y pueblos, «gastándose y desgastándose por sus almas» (2Cor 12,15).

El santo Cura de Ars, igualmente, dedica toda su vida y ministerio a la conversión de los pecadores. Y con la gracia de Dios consigue innumerables conversiones. Un día Próspero de Garets, amigo suyo personal, le pregunta en la intimidad cuántos pecadores estima que se convierten al año en su parroquia. Y el Santo, sin advertir que le sonsacan así una confidencia, le responde: «más de setecientos». ¡Unas dos conversiones al día!… (F. Trochu, Vida del Cura de Ars, Barcelona 1953, 349).

Las misiones católicas están en buena medida paradas. Los que estiman «superados» los modos pastorales del Cura de Ars y los modos misioneros de Francisco de Javier suelen ser unos ministros del Salvador muy especiales, que, al no intentar salvar ni convertir a nadie, no alcanzan de la gracia de Dios la conversión de ninguno –de ninguno, a lo largo quizá de muchos años–. Ellos, sin embargo, permanecen tranquilos en su convicción previa de que la conversión de los hombres no solo es imposible, sino también innecesaria. Como consecuencia normal de esos errores, las misiones católicas actualmente apenas logran avances en la evangelización de los pueblos. Vemos esto en los territorios de misión; pero también en regiones de bautizados, donde la apostasía va creciendo al paso de los años.

Juan Pablo II lo afirmaba con pena en la Redemptoris missio: «la misión específica ad gentes parece que se va parando, no ciertamente en sintonía con las indicaciones del concilio y del magisterio posterior… En la historia de la Iglesia, el impulso misionero ha sido siempre signo de vitalidad, así como su disminución es signo de crisis de fe» (2). «El número de los que aún no conocen a Cristo ni forman parte de la Iglesia aumenta constantemente; más aún, desde el final del concilio, casi se ha duplicado» (3).

El Evangelio silenciado. Lo recuerdo de nuevo: «el justo vive de la fe, la fe es por la predicación [præ-dicare, decir con fuerza], y la predicación es por la palabra de Cristo» (Rm 1,17; 10,17). La vida cristiana nace de la fe, y la fe es suscitada y acrecentada por la predicación; pero no por cualquier predicación, sino por aquella que mantiene viva la misma palabra de Cristo. Si tantos hombres y tantos pueblos no llegan a la fe y a la vida en Cristo es porque apenas les llega la predicación del Evangelio: fides ex auditu. «¿Cómo creerán sin haber oído de Él? ¿Y como oirán si nadie les predica?» (10,14).

Ha surgido en los últimos decenios «una manga de sabiazos» –como diría Leonardo Castellani– que han inventado un nuevo modo de evangelizar, que es sin palabras; un modo de pre-dicar, que no habla. Según ellos, el testimonio de vida es bastante, y hace superfluo el testimonio de la palabra, que sería un tanto presuntuoso: «enseñar a todos los pueblos».

Pero confesemos abiertamente la verdad. Aquellas naciones de Occidente, de antigua identidad cristiana, que evangelizaron gran parte del mundo, América, Asia, África, en su tiempo pudieron hacer suyas aquellas palabras del Apóstol: «nosotros creemos, y por esto hablamos» (2Cor 4,13), ya que «de la abundancia del corazón habla la boca» (Mt 12,34). Pues bien, ahora parece que esos mismos pueblos declaran: «nosotros dejamos de creer, y por eso dejamos de hablar».

José María Iraburu, sacerdote
fonte:reforma o apostasía

Livros católicos

Ebook cattolici

Bibbia, Vangeli, Catechismo della Chiesa Cattolica, Storia della Chiesa

Dizionari

Preghiera

Classici Cristiani

  • L'imitazione di Cristo di Tommaso da KempisEPUB MOBI HTML
  • L'imitazione di Maria di Edoardo CiccodicolaEPUB MOBI HTML
  • Trattato della vera devozione a Maria di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
  • Il segreto ammirabile del Santo Rosario di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
  • Il grande segreto per diventare santi di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
  • Le Glorie di Maria di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
  • Del Gran mezzo della preghiera di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
  • La necessità della preghiera di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
  • I racconti di un pellegrino russoEPUB MOBI HTML
  • Filotea di San Giovanni di SalesEPUB MOBI HTML
  • I fioretti di San FrancescoEPUB MOBI HTML
  • Storia di un anima di Santa Teresa di LisieuxEPUB MOBI HTML
  • Esercizi Spirituali di Sant'IgnazioEPUB MOBI HTML
  • Trattato della vita spirituale di San Vincenzo FerreriEPUB MOBI HTML
  • Il castello interiore di Santa Teresa d'AvilaEPUB MOBI HTML
  • La nuvoletta del Carmelo di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Maria Ausiliatrice col racconto di alcune grazie di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Maraviglie della Madre di Dio di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Specchio (o salutazione) della Beata Vergine Maria di Corrado da SassoniaEPUB MOBI HTML
  • E' Gesù che passa di San Josemaría Escrivá de BalaguerEPUB MOBI HTML
  • Opera Omnia - San Francesco d'AssisiEPUB MOBI HTML
  • Opera Omnia - Santa Chiara d'AssisiEPUB MOBI HTML
  • Meditazioni della Beata Madre Teresa di CalcuttaEPUB MOBI HTML
  • Madre Mia quanto sei bellaEPUB MOBI HTML
  • Con Maria la vita è bellaEPUB MOBI HTML
  • Con Maria verso GesùEPUB MOBI HTML
  • Il mio ideale Gesù figlio di Maria di p. Emilio NeubertEPUB MOBI HTML
  • L'anticristo di Vladimir Sergeevic SolovievEPUB MOBI HTML
  • Salita del Monte Carmelo di San Giovanni della CroceEPUB MOBI HTML
  • Maria e la sua armataEPUB MOBI HTML

Biografie di santi, Visioni, Profezie, Rivelazioni

  • La Misericordia Divina nella mia anima - Diario di Santa suor Faustina KowalskaEPUB MOBI HTML
  • L'Araldo del Divino Amore di Santa Gertrude di HelftaEPUB MOBI HTML
  • La vita di Maria della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
  • La Passione di Nostro Signore della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
  • Le visioni della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
  • La Mistica Città di Dio di Suor Maria d'AgredaEPUB MOBI HTML
  • I sogni di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Vita di Santa Margherita Maria Alacoque (scritta da lei stessa)EPUB MOBI HTML
  • I primi nove venerdì del mese - la grande promessaEPUB MOBI HTML
  • Diario di Santa Gemma GalganiEPUB MOBI HTML
  • Il diario della Beata Elisabetta Canori MoraEPUB MOBI HTML
  • Il diario mistico di Camilla BraviEPUB MOBI HTML
  • Diario di Louise Marguerite Claret De La ToucheEPUB MOBI HTML
  • Il libro della Grazia speciale - Rivelazioni di Santa Metilde di HackebornEPUB MOBI HTML
  • Le Rivelazioni di Santa Brigida di SveziaEPUB MOBI HTML
  • Amore per amore: diario di Suor Maria Costanza del Sacro CostatoEPUB MOBI HTML
  • Beata Marietta RubattoEPUB MOBI HTML
  • Beato Bartolo LongoEPUB MOBI HTML
  • Colui che parla dal fuoco - Suor Josefa MenendezEPUB MOBI HTML
  • Così lontani, così vicini - Gli angeli nella vita di Santa Gemma GalganiEPUB MOBI HTML
  • Cristo Gesù nella Beata Alexandrina da BalasarEPUB MOBI HTML
  • Il mistero del Sangue di Cristo - Suor Maria Antonietta PrevedelloEPUB MOBI HTML
  • Santa Gertrude Di Helfta di don Giuseppe TomaselliEPUB MOBI HTML
  • Vita della Serva di Dio Edvige CarboniEPUB MOBI HTML
  • Diario di Edvige CarboniEPUB MOBI HTML
  • Rimanete nel mio amore - Suor Benigna Consolata FerreroEPUB MOBI HTML
  • Il Sacro Cuore e il Sacerdozio. Biografia di Madre Luisa Margherita Claret de la ToucheEPUB MOBI HTML
  • Figlia del dolore Madre di amore - Alexandrina Maria da CostaEPUB MOBI HTML
  • Il piccolo nulla - Vita della Beata Maria di Gesu CrocifissoEPUB MOBI HTML
  • Beata Anna Schaffer: Il misterioso quaderno dei sogniEPUB MOBI HTML
  • Beata Chiara bosattaEPUB MOBI HTML
  • Beata Maria Candida dell'EucaristiaEPUB MOBI HTML
  • Fratel Ettore BoschiniEPUB MOBI HTML
  • Il cuore di Gesù al mondo di Suor Maria Consolata BetroneEPUB MOBI HTML
  • Madre Giuseppina BakhitaEPUB MOBI HTML
  • Beata Maria di Gesù Deluil-MartinyEPUB MOBI HTML
  • Serva di Dio Luigina SinapiEPUB MOBI HTML
  • Marie-Julie JahennyEPUB MOBI HTML
  • Marie Le ValleesEPUB MOBI HTML
  • I SS. Cuori di Gesù e di Maria. La salvezza del mondo, le loro apparizioni, promesse e richiesteEPUB MOBI HTML
  • La testimonianza di Gloria PoloEPUB MOBI HTML
  • Chiara Luce BadanoEPUB MOBI HTML
  • Madre Carolina VenturellaEPUB MOBI HTML
  • Madre SperanzaEPUB MOBI HTML

Novissimi

Patristica

  • Scritti dei primi cristiani (Didachè, Lettera a Diogneto, Papia di Gerapoli)EPUB MOBI HTML
  • I padri apostolici (S.Clemente Romano,S.Ignazio di Antiochia,Il Pastore d'Erma, S.Policarpo di Smirne)EPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Scritti di Sant'AgostinoEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Sant'Agostino, la città di DioEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Sant'Agostino, le confessioniEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Clemente Alessandrino,Sant'Ambrogio, Sant'Anselmo, San Benedetto,San Cirillo di GerusalemmeEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: San Giustino, San Leone Magno, Origene, Cirillo d'Alessandria, San Basilio, Atenagora di Atene, Rufino di Aquileia,Guigo il CertosinoEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: San Giovanni CrisostomoEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: San Gregorio di NissaEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Quinto Settimio Fiorente TertullianoEPUB MOBI HTML
  • I padri del deserto: Evagrio Pontico, Sant'Antonio AbateEPUB MOBI HTML
  • I padri esicasti : La preghiera del Cuore,Gregorio il sinaita,Niceforo il solitario, San Barsanufio e Giovanni, Pseudo MacarioEPUB MOBI HTML

Sacramenti e vita cristiana

Altri libri

  • La Divina Commedia (Inferno, Purgatorio, Paradiso) di Dante AlighieriEPUB MOBI HTML
  • La storia d'Italia di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • I testimoni di Geova di Don Vigilio Covi