http://4.bp.blogspot.com/_14vrv7ni7HM/TLYyK0PS85I/AAAAAAAABU8/h4xBT0R8kQU/s1600/20101013225550_D0064009.jpg

 

Arquivo do blog

terça-feira, 24 de maio de 2011

Esplendor de la Liturgia en Génova. Cardenal Bagnasco agradece al Papa la publicación de la Instrucción Universae Ecclesiae. Cardenal Burke dice que la liturgia debe cambiar el foco de sí misma y regresar a Dios


 

Esplendor de la liturgia el pasado 15 de mayo en la ordenación de dos diáconos para la Archidiócesis de Génova. Destacamos el uso de espléndidos ornamentos tradicionales, así como el uso por parte del Cardenal Angelo Bagnasco de la tunicela pontifical.

Cardenal Bagnasco agradece al Papa la publicación de la Instrucción Universae Ecclesiae


En su alocución ante la LXIII Asamblea General de la Conferencia Episcopal Italiana, el Cardenal Angelo Bagnasco, su presidente, ha dicho:

"Pero tenemos por lo menos otras dos razones por las cuales expresar nuestra gratitud al Papa: la primera se refiere a la instrucción Universæ Ecclesiæ destinada a dar una correcta aplicación del «motu proprio» Summorum Pontificum del 7 de julio de 2007, y así recuperar con más empeño y armoniosamente —en el ámbito de las diócesis particulares— todo la patrimonio litúrgico de la Iglesia universal. En esencia, no herir más la concordia de cada Iglesia particular con la Iglesia universal, ocupándose sobre todo unir todas las fuerzas y restituir a la liturgia su poderoso encanto."

Cardenal Burke dice que la liturgia debe cambiar el foco de sí misma y regresar a Dios


Traemos una reseña traducida por este blog, de la intervención del Cardenal Burke, que recientemente tuvo lugar en Washingto.

El Cardenal Raymond L. Burke, pronunció una conferencia sobre lo que él llama una tendencia de casi los útimos 50 años de la liturgia centrada en sí misma, la semana pasada en el Instituto Tomista en Washington, DC.

"En el tiempo transcurrido desde el Concilio Ecuménico Vaticano II, pero ciertamente no a causa de la la enseñanza del Concilio, ha habido una atención exagerada en el aspecto humano de la sagrada liturgia, "dijo el Prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica.

El Cardenal Burke reconoció por adelantado que el tema podría parecer redundante, porque la liturgia es, por su esencia misma, dada por Dios y que se dirige a Dios.

"¿No es la Iglesia por su misma naturaleza divina? Es decir, llamada a ser y sostenido en el ser por Dios, y por lo tanto centrada en Dios. ¿No son la misma Iglesia y su culto, por definición, están dirigidos a Dios? ", se preguntó.

Sin embargo, el cardenal estadounidense dijo, que en los últimos 50 años se le ha dado una atención indebida al aspecto "humano de la sagrada liturgia, que ha pasado por alto la esencia de la sagrada liturgia como el encuentro de Dios con nosotros a través de los signos sacramentales. Es decir, como la acción directa de la gloriosa de Cristo en la Iglesia, para darnos la gracia del Espíritu Santo".

El énfasis excesivo en la dimensión humana, dijo el Cardenal Burke, ha planteado la necesidad de debatir este importante tema. 
El Cardenal Burke se basó en pasajes del Antiguo y Nuevo Testamento, las Escrituras, para demostrar que Dios es el objeto primero y el último de culto en la liturgia. "Él fundó la alianza de amor fiel y duradero entre Él y su gente en el Decálogo - los Diez Mandamientos."

Burke dijo que en los tres primeros Diez Mandamientos se establece el jus divinum - ". El derecho divino de Dios para ser adorado por nosotros, en la forma en que desea ser adorado".

El Cardenal Burke continuó, diciendo que los tres primeros mandamientos establecen a Dios como el único destinatario legítimo de culto.Por consiguiente estos tres primeros mandamientos son los que reglamentan hacer sacrificios en el altar. Acerca de este reglamento, el Cardenal Burke reiteró que no fue hecho por el hombre, sino más bien es "el don de Dios al hombre, en el que Dios lo hace posible para el hombre para ofrecer el sacrificio de comunión con él."

Llegó a establecer paralelismos entre varios cultos del Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, donde el derecho único de Dios de ser adorado encuentra su cumplimiento final. 

"En el Sermón de la Montaña, en el que nuestro Señor Jesús comunica la ley de la Nueva Alianza - el cumplimiento del pacto en el monte Sinaí - la primera bienaventuranza es la pobreza de espíritu, que reconoce al Señor como la fuente de nuestro propio ser y de todo bien "

En la afirmación de Jesús que vino a cumplir la ley del Antiguo Testamento, en vez de abolirlo, el cardenal Burke dijo:  "Las palabras del Señor confirman el servicio fundamental de la ley, que es el honor y la salvaguarda del jus divinum, el derecho divino, y así honrar y salvaguardar el orden escrito por Dios en su creación." 

El cardenal sostuvo que el código sacrificial del Antigu Testamento ordenado por Dios se cumple en el mandamiento de Cristo en la Última Cena - "Haced esto en memoria mía." Este mandamiento, dijo, trae el culto que le corresponde a Dios plenamente en la Eucaristía. 

También afirmó que se desprende de la enseñanza de Jesús que "la fe en él como mesías, como el hijo de Dios ... se expresa en primer lugar, y más perfectamente, en el culto debido a Dios."

Resumió el cardenal Burke su discurso diciendo: "Todas las normas de la Ley se dirigen a la justa relación entre Dios y su pueblo del que depende la salvación del mundo. Y por lo tanto deben ser respetados como mandamientos de Dios y no como invención del hombre "
http://misatradicionalciudadreal.blogspot.com/