Arquivo do blog

domingo, 24 de agosto de 2014

Jesús a San Pío de Pietrelcina: Me dejan solo de noche y también de día en las iglesias. No se dan cuenta de que estoy en el sacramento del altar.

¿Hubiera sido menos ofendido, si los hubiera amado menos?

 
¡Con cuánta ingratitud me pagan los hombres! ¿Hubiera sido menos ofendido, si los hubiera amado menos? Yo querría dejar de amarlos, pero mi Corazón está hecho para amar. . . Me dejan solo de noche y también de día en las iglesias. No se dan cuenta de que estoy en el sacramento del altar. Pocos hablan de esto y los que hablan, lo hacen con indiferencia o frialdad.
Jesús a San Pío de Pietrelcina
Epistolario I, p. 342
La experiencia de la fe significa dejarse nutrir por el Señor .

 
…En la Eucaristía se comunica el amor del Señor por nosotros: un amor tan grande que nos nutre con Él mismo; un amor gratuito, siempre a disposición de cada persona hambrienta y necesitada de regenerar las propias fuerzas. Vivir la experiencia de la fe significa dejarse nutrir por el Señor y construir la propia existencia no sobre los bienes materiales, sino sobre la realidad que no perece: los dones de Dios, su Palabra y su Cuerpo.
S.S. Francisco
Solemnidad de Corpus Christi 2014

¡Cuánto se complacerá en ese Sacrificio!

 
¿Qué puede haber mejor sobre la tierra que ofrecer al Padre la víctima inmortal y ofrecerse a sí mismo con Jesús?
Cristo Víctima es la suprema adoración y el supremo amor al Padre celestial. ¡Cuánto se complacerá en ese Sacrificio! ¡Cómo querrá ver que se perpetúe siempre en las misas de los altares y en las misas de los corazones!…
Siervo de Dios Mons. Luis María Martínez
Notas Íntimas
 

Hasta el abismo insondable de tu Divinidad.


 
¡Jesús! los que te aman quieren con anhelo irresistible penetrar hasta el fondo de tu Corazón. Por eso lo abriste, para que entrásemos por tu herida hasta el foco del amor; quieren más, mucho más, llegar hasta el fondo de tu alma; más, infinitamente más, hasta el abismo insondable de tu Divinidad.
Por eso nos abriste el santuario de tu alma y el seno de tu Divinidad, por eso acá abajo nos diste tu Eucaristía, por eso allá arriba nos das tu cielo.
Siervo de Dios Mons. Luis María Martínez
Notas Íntimas

 

Debemos ser conscientes de la magnitud del don de la Eucaristía.


 
Al dar a la Eucaristía todo el relieve que merece, y poniendo todo esmero en no infravalorar ninguna de sus dimensiones o exigencias, somos realmente conscientes de la magnitud de este don.
San Juan Pablo II
Carta Encíclica Ecclesia de Eucharistia, n. 61


 Anonadamiento de amor.

 
Cuando Dios se da a la criatura, se anonada; no con anonadamientos de naturaleza, porque Dios es siempre Dios, hasta en el seno de la Virgen, hasta en la Cruz, hasta en la Eucaristía, hasta en lo íntimo de las almas; pero sí se anonada con un misterioso anonadamiento de amor.
Siervo de Dios Mons. Luis María Martínez
Notas Íntimas
 

Ser amados y amar a los otros.


 
En la comunión eucarística, está incluido a la vez el ser amados y el amar a los otros.
S.S. Benedicto XVI
25° Congreso Eucarístico Nacional italiano
Septiembre 11 del 2011

Tercera plegaria eucarística de San Juan Damasceno.


 
Tengo herido el corazón; me ha derretido el ardor por ti, me ha transformado el amor a ti, ¡oh Señor!; estoy encadenado a tu amor. Quede yo lleno con tu carne; quede yo saciado con tu vivífica y divinizadora sangre; goce yo de tus bienes; sumérjame yo en las delicias de tu Divinidad; sea yo hecho digno de que cuando vengas glorioso salga a tu encuentro, arrebatado yo entre nubes al aire 1 Tes 4,17 con todos tus escogidos, para que te alabe, y te adore, y te glorifique, dándote gracias y confesándote juntamente con tu Padre, que no tiene principio, y con tu santísimo y bueno y vivificante Espíritu, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.
San Juan Damasceno, Doctor de la Iglesia
Tercera plegaria eucarística
 Los consagrados se ofrecen a sí mismos en Cristo.

 
Al ofrecer la víctima divina, los consagrados se ofrecen a sí mismos con ella; pero lo hacen en fidelidad al propio carisma. Entiende, por tanto, modular también esta acción de gracias con gestos excesivos de amor, cuales son sus votos, en correspondencia al amor excesivo de Cristo redentor.
Cardenal Antonio María Javierre Ortas S.D.B.
«Intervención en la IX Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos

En cada Santa Misa, Dios nos dice: Te amo.

 
En cada Santa Misa, Dios nos dice a cada uno: “Te amo”. Nos besa como una madre a su niño. Él nos ve en su Hijo, nos trata como “hijos en el Hijo” y nos dice: Tú eres mi Hijo, muy amado, en quien me complazco Mt 17,5. Nosotros deberíamos responder, con los labios y con el corazón, pero sobre todo con nuestra vida: “Señor, te amo”.
P. Carlos Miguel Buela
  
 
Esto no se comprende si no es entrando en el Corazón de Jesucristo.

 
…Como el padre en su última hora se despide con ternura de sus hijos…, así Jesucristo quería quedarse con nosotros, por medio de la Santa Eucaristía, obrando ese milagro de Amor. Esto no se comprende si no es entrando en el Corazón de Jesucristo y viendo la fuerza de su Amor. Quiere quedarse con nosotros para que lleguemos así a la vida eterna.
Beato José Brochero


La prueba más cabal de su amor infinito.

 
Él hace entonces un milagro de amor, que puso en admiración y asombro a los mismos ángeles. Y este milagro fue instituir el sacramento de la Eucaristía. Porque la Hostia consagrada es un milagro de amor; es un prodigio de amor; es una maravilla de amor… Es la prueba más cabal de su amor infinito hacia mí, hacia usted, hacia el hombre.
Beato José Brochero

Es como si Jesucristo descendiera por primera vez a la tierra.

 
Cuando celebras la Santa Misa o la oyes, debe ser para ti este misterio tan grande, tan digno de tu amor, tan nuevo, como si Jesucristo, descendiendo en aquel punto por primera vez a la tierra, se hiciera hombre en el seno de la Virgen.
Beato Tomás de Kempis


Jesucristo quiso quedarse en la tierra también para ser conservado en el sagrario.

 
Siendo el pan una comida que nos sirve de alimento y se conserva guardándole, Jesucristo quiso quedarse en la tierra bajo las especies de pan, no sólo para servir de alimento a las almas que lo reciben en la Sagrada Comunión, sino también para ser conservado en el sagrario y hacerse presente a nosotros, manifestándonos por este eficacísimo medio el amor que nos tiene.
San Alfonso María de Ligorio
Doctor de la Iglesia


 

La comunión frecuente por las almas del Purgatorio.


 
Oh, cristianos, ¿desean ustedes probar su verdadero amor hacia sus seres queridos que se han ido? ¿Desean mandarles su más preciosa ayuda y la llave Dorada del Cielo? Reciban a menudo la Sagrada Comunión por el reposo de sus almas.
San Buenaventura, Doctor de la Iglesia