Don Divo Barsotti

Arquivo do blog

quinta-feira, 22 de julho de 2010

(95) Católicos y política –I. reforma o apostasía. Índice de Reforma o apostasía

      
–Este tema es mucho tema. No sé si usted va a poder con él.
–Yo tampoco lo sé. Oremos.
La actividad política es nobilísima. Entre todas las actividades seculares, la función política es una de las más altas, pues es la más directamente dedicada al bien común de los hombres. Así lo ha considerado siempre el cristianismo, como podemos comprobarlo en la enseñanza de Santo Tomás de Aquino. Y el concilio Vaticano II ha exhortado con especial insistencia a los cristianos para que trabajen «por la inspiración cristiana del orden temporal» (+LG 31b; 36c; AA 2b, 4e, 5, 7de, 19a, 29g, 31d; AG 15g, etc.). Pablo VI, en la encíclica Populorum progressio (1967), hacía una llamada urgente:

«Nos conjuramos en primer lugar a todos nuestros hijos. En los países en vías de desarrollo, no menos que en los otros, los seglares deben asumir como tarea propia la renovación del orden temporal […] Los cambios son necesarios; las reformas profundas, indispensables: deben emplearse resueltamente en infundirles el espíritu evangélico. A nuestros hijos católicos de los países más favorecidos, les pedimos que aporten su competencia y su activa participación en las organizaciones oficiales o privadas, civiles o religiosas, dedicadas a superar las dificultades de los países en vías de desarrollo» (81).

Todos los Papas de los últimos tiempos, como León XIII, San Pío X, Pío XI, Pío XII, inculcaron con gran fuerza en los católicos su deber de colaborar al bien común de su pueblo, valorando en alto grado la actividad política y social, y encareciendo su necesidad.
Los mayores males del mundo actual han sido causados principalmente por la actividad política. Esta afirmación no es contradictoria con la anteriormente establecida, sino que más bien la confirma: corruptio optimi pessima (la corrupción de lo mejor es lo peor). La perversión de la política moderna es la causa principal de la degradación social de la cultura y de las leyes, de las costumbres, de la educación y de la familia, de la filosofía y del arte. Sin la actividad perversa de los políticos, el pueblo común nunca hubiera llegado por sus propias tradiciones e inclinaciones a legalizar la eutanasia, a reconocer el aborto como un «derecho», o a considerar «matrimonio» la unión de homosexuales. Más aún, la apostasía de las naciones occidentales de antigua filiación católica, aunque se deba principalmente a causas internas a la vida de la Iglesia –herejías, infidelidades, aversión a la Cruz, mundanización creciente, etc.–, ha tenido en las coordenadas políticas de los últimos tiempos uno de sus condicionantes más decisivos.
Es muy escaso el influjo actual de los cristianos en la vida política de las naciones de Occidente, todas ellas de antigua filiación cristiana. Son muchos los católicos que ven con perplejidad, con tristeza y a veces con resentimiento hacia la Jerarquía pastoral, cómo la presencia de los laicos en la res publica nunca ha sido tan valorada y exhortada en la Iglesia como en nuestro tiempo, y nunca ha sido tan mínima e ineficaz como ahora. No pocas naciones actuales de mayoría cristiana, desde hace más de medio siglo, han ido avanzando derechamente hacia los peores extremos del mal, conducidos por una minoría política perversa y eficacísima. Esta minoría, en una y otra cuestión, con la complicidad activa o pasiva de políticos cristianos, ha ido imponiendo siempre sus objetivos y leyes criminales, como si la gran mayoría católica no existiera, y ¡apoyándose principalmente en sus votos! «Además de cornudos, apaleados»… Así ha logrado arrancar las raíces cristianas de muchas naciones, ha ignorado y calumniado su verdadera historia, ha encerrado el pensamiento y la vida moral de esas sociedades en unas mallas férreas cada vez peores y más constrictivas.
En el artículo (19) de este blog contemplaba yo la historia de la humanidad como una batalla incesante de Cristo y la Iglesia contra Satanás y «los dominadores de este mundo tenebroso» (Ef 6,12), que ciertamente terminará con la victoria final de Cristo (20-21). Pues bien, si nos atenemos al criterio fundamental de discernimiento que nos enseña Cristo –«por sus frutos los conoceréis»–, parece evidente que el pensamiento y la actividad del pueblo católico en la vida política exige hoy una reforma profunda, en el criterio y en la acción, pues de otro modo seguirá creciendo la apostasía de las naciones.
Reforma o apostasía. Sería absurdo esperar que este pobre blog ofreciera soluciones concretas a una cuestión tan enorme y compleja, en la que personas de Iglesia muy valiosas piensan en modos tan diversos. Mi intento se limita a señalar patentes errores y deficiencias, y a recordar los grandes principios católicos sobre la política, sin pretensión alguna de promover soluciones concretas de validez universal. De este modo las pocas fuerzas de este blog se unen otras fuerzas mayores que en la Iglesia de hoy están clamando ¡reforma! acerca de la inserción de los católicos en la vida política.
No vamos bien, es decir, vamos mal. Es urgente para la Iglesia discernir en todo, y concretamente en la acción de los cristianos en la vida política: verificar si los pensamientos y caminos que se están siguiendo son de Dios o más bien son de los hombres (Is 55,8-9). En la historia cristiana no pocas veces un Sínodo o Concilo se ha reunido para superar un grave mal de la Iglesia, respondiendo a un clamor reformationis, y sin conocer de antemano cuáles han de ser los modos concretos más convenientes para conseguir esas reformas necesarias. Para eso justamente se reúnen los sucesores de los Apóstoles en su intento reformador, para conseguir luz y fuerza del Espíritu Santo, el único que puede «renovar la faz de la tierra». Reforma o apostasía.
Nadie ponga principalmente su esperanza en la política. Sería un pelagianismo pésimo. La acción política, de hecho, es con frecuencia la causa principal de los males que sufre el pueblo. Desde luego, aún peor sería una total anarquía. Pero el pecado original, que deteriora tanto el ser y la acción de los humanos, obra con especial fuerza en los políticos, en los «poderosos» que tienen gobierno en las cosas de este mundo. Hemos de considerar esto en otro artículo con más detenimiento. Pero digamos ya, viniendo al campo cristiano, que aquellos políticos que, sin referencia a Dios, prometen grandes bienes al pueblo, y lo mismo aquellos que ponen su esperanza en ciertos hombres, partidos o grupos políticos, son infieles a la esperanza cristiana. Son más o menos pelagianos.
«Asi dice Yavé: “Maldito el hombre que en el hombre pone su confianza, y aleja su corazón del Señor. Será como un arbusto reseco en el desierto. Bienaventurado el hombre que confía en el Señor, y en Él pone su esperanza”» (Jer 17,5-7). Alguna literatura postconciliar, sobre todo por los años 70-80, sin referencia alguna a la necesaria ayuda de nuestro Salvador Jesucristo, encarecía la acción política en la vida de los cristianos o ensalzaba los poderes salvíficos de ciertos partidos o movimientos en unos modos evidentemente pelagianos. Revistas y panfletos, grandes escenarios espectaculares, formidables megafonías y medios audiovisuales, slogans mesiánicos, VOTAR MMNN = VOTAR LIBERTAD Y PROGRESO, abundancia de flores y palomas echadas al vuelo, todos estos entusiasmos colectivos organizados, son ridículos, y ningún cristiano debe participar con fe y esperanza en tales actos de culto.

Es cierto que la providencia de Dios misericordioso suscita a veces en un pueblo una vida política noble y benéfica: el rey San Fernando, Isabel la Católica, Gabriel García Moreno. Pero sólo los santos gobernantes, dóciles al Espíritu Santo y completamente libres de los condicionamientos negativos del mundo secular, son capaces por la gracia de llevar adelante un gobierno político santo y santificante. Y santos de éstos suelen darse pocos en la historia.
El número de los necios es infinito. Resulta duro decirlo, pero es la verdad. Hoy, quizá por soberbia de especie humana, por democratismo adulador del pueblo, buscando sus votos, o por lo que sea, esta verdad suele mantenerse silenciada. Sin embargo, no por eso deja de ser verdadera. Y son muchos los que la conocen, aunque la silencien. La misma razón natural la descubre fácilmente. Basta con abrir el periódico de cada día o con hojear las páginas de cualquier libro de historia. Pero además esta verdad está confirmada por la misma Palabra divina: «el número de los necios es infinito» (Ecl 1,15); «ancha es la puerta y espaciosa la senda que lleva a la perdición, y son muchos los que por ella entran» (Mt 7,13). Los autores espirituales, como Kempis, lo han dicho siempre: «son muchos los que oyen al mundo con más gusto que a Dios; y siguen con más facilidad sus inclinaciones carnales que la voluntad de Dios» (Imitación III,3,3).
El mismo Santo Tomás, tan bondadoso y sereno, señala la condición defectuosa del género humano como algo excepcional dentro de la armonía general del cosmos: «sólo en el hombre parece darse el caso de que lo malo sea lo más frecuente (in solum autem hominibus malum videtur esse ut in pluribus); porque si recordamos que el bien del hombre, en cuanto tal, no es el bien del sentido, sino el bien de la razón, hemos de reconocer también que la mayoría de los hombres se guía por los sentidos, y no por la razón» (STh I,49, 3 ad5m). Ésa es la realidad, y por eso «los vicios se hallan en la mayoría de los hombres» (I-II,71, 2 præt.3). Y con harta frecuencia en los políticos. Y todo esto tiene consecuencias nefastas para la vida política de la sociedad humana, pues «la sensualidad (fomes) no inclina al bien común, sino al bien particular» (I-II,91, 6 præt.3).

El imperio de la mediocridad causa grandes males en la vida política. Los hombres «muy buenos», así como los «muy malos», son muy pocos. Lo que abunda y sobreabunda es la mediocridad. La misma palabra nos hace ver que corresponde al nivel medio de los conjuntos humanos. Ahora bien, la mediocridad intelectual, moral y operativa en un político, en un gobernante, es una mediocridad mala, maligna, cuya expresión política, sea en el régimen que sea, ha de causar grandes males. Un neurocirujano, dada la extrema delicadeza de su acción, ha de ser bueno o muy bueno, porque si es mediocre en sus conocimientos y habilidades, o si es malo, es muy malo, y hace estragos. Lo mismo hay que decir de los políticos, responsables principales del bien común de la sociedad, entre los cuales, obviamente predomina la mediocridad.
En otro orden de cosas, pero en clara analogía de doctrina, San Juan de la Cruz pone en guardia sobre los grandes males que causan los directores espirituales incompetentes. No siendo idóneos, se atreven a dirigir a las personas. Y les recuerda, con gran severidad, que «el que temerariamente yerra, estando obligado a acertar, como cada uno lo está en su oficio, no pasará sin castigo, según el daño que hizo» (Llama 3,56). Son ciegos que guían a otros ciegos, y que con ellos caen en el hoyo (Mt 15,14).

Los hombres están muy deteriorados, y los políticos también, o más. Hago notar, de paso, que hablar mal del hombre está permitido, e incluso está de moda en la cultura moderna, en el cine y la literatura, en filosofía y psicoanálisis, en pintura o teatro. Es incluso una nota progresista. Queda prohibido, por el contrario, a la teología cristiana hablar mal de la especie humana, y de la absoluta necesidad que tiene de la gracia de Cristo para sanarse y llegar a la salvación. Es decir, todos pueden hablar mal del hombre menos los teólogos.
La razón de esta situación absurda está en que la teología ve la defectuosidad tremenda del ser humano en términos de pecado y de posible castigo eterno, y en referencia a la fuerza salvadora desbordante de la gracia de Cristo. Y el pensamiento mundano no quiere hoy reconocer el mal congénito del hombre, ni menos aún quiere saber nada de una posible perdición eterna; y tampoco admite la necesidad de una salvación por gracia, por don sobre-humano y gratuito de Dios. Le parece humillante.
José María Iraburu, sacerdote

(0) Índice de Reforma o apostasía

A las 10:06 AM, por José María Iraburu
Categorías : Sin categorías
(00) Empezamos bien… (5-6-2009). -Por don de Dios. –Incipit. -Los colegas. -La cabecera.

(01) Las reformas de la Iglesia (8-6-2009). -La Iglesia es santa. -La Iglesia es santa, pero está siempre necesitada de reforma. -En el ámbito del protestantismo. -El concilio Vaticano II promueve importantes reformas. -¿Cuáles son en la historia de la Iglesia las causas que posibilitan o que exigen una reforma? -¿Necesita reforma la Iglesia en nuestro tiempo?

(02) Apostasías en la Iglesia (10-6-2009). -Herejía, apostasía y cisma. -La definición de la apostasía. -Herejía y apostasía. -Fe católica y opinión personal. -Apostasía explícita o apostasía implícita. -Preguntas peligrosas.

(03) La apostasía, el máximo pecado (13-6-2009). -Judas es el primero de todos los apóstatas. -La apostasía es el mal mayor que puede sufrir un hombre. -La apostasía es el más grave de todos los pecados. -El fiel cristiano no puede perder la fe sin grave pecado. -Hubo apóstatas ya en los primeros tiempos de la Iglesia. -La Iglesia asigna a los apóstatas penas máximas, pero los recibe cuando regresan por la penitencia. -El ateísmo de masas es hoy un fenómeno nuevo en la historia. -La apostasía masiva de bautizados es hoy, paralelamente, un fenómeno nuevo en la historia de la Iglesia.

(04) Qué ha de reformarse en la Iglesia (16-6-2009) -En la Iglesia debe reformarse todo lo que en ella esté mal. -El Concilio Vaticano II tuvo una clara intención de reforma. -Pero hoy prevalece, como lo eclesialmente correcto, pensar que vamos bien. -Estamos mal. -Santa Catalina de Siena (1347-1380). -San Juan de Ávila (1499-1569). -San Claudio la Colombière (1641-1682). -San Luis María Grignion de Montfort (1673-1716). -La santísima Virgen María, en sus últimas apariciones, hace muy graves denuncias sobre la situación de la Iglesia.

(05) Decálogo para las reformas de la Iglesia –I (20-6-2009) 1.– El reconocimiento de los males. 2.– El reconocimiento de las propias culpas. 3.– Los males que nos abruman son castigos medicinales. 4.– No hay remedio humano para nuestros males. 5.– Hay remedios divinos sobreabundantes. 6.– La oración de súplica es el medio principal para las reformas de la Iglesia.

(06) Decálogo para las reformas de la Iglesia –y II (23-6-2009) 7.– El ejercicio de la Autoridad apostólica. 8.– Buscando la gloria de Dios. 9.– Procurando la salvación de los hombres. 10.– El amor a la Cruz, la vocación al martirio. -Reformadores, moderados y deformadores.

(07) Los laicos y las reformas en la Iglesia (26-6-2009) -Los buenos laicos cristianos colaboran de mil modos a las reformas de la Iglesia. -Estamos en guerra. -Pastores y fieles han de luchar juntos contra la mentira y el pecado. -Los laicos han de denunciar los errores doctrinales y los abusos morales y disciplinares. -Jesucristo. -Vaticano II. -Código de Derecho Canónico. -Redemptionis Sacramentum.

(08) Salvación o condenación –I (27-6-2009) -Unas buenas preguntas finales. -Jesús es el Salvador de los hombres-pecadores. -Jesús siempre que predica habla de salvación o condenación. -Las referencias implícitas al binomio salvación–condenación. -Las referencias explícitas al binomio salvación–condenación. -Los Apóstoles predican el mismo Evangelio de Cristo.

(09) Salvación o condenación –y II (30-6-2009) -Los pecadores, la descendencia de Adán, están en un error mortal. -Ignoran que la maldad del hombre pecador es diabólica. -Jesucristo salva a los hombres diciéndoles la verdad por el Evangelio. -Predica Jesús una verdad que para los hombres será vida, y para Él muerte. -Cristo es rechazado hoy, como hace veinte siglos, porque amenaza con el infierno a los pecadores, llamándoles a conversión. -La predicación de los Apóstoles es la misma de Jesús. -La existencia del infierno. -¿Un infierno vacío? -Reforma o apostasía.

(10) El pudor –I (2-7-2009) -La castidad. -Y el pudor. -La extraña doctrina del pudor. -Ocasión próxima de pecado.

(11) El pudor –II (5-7-2009) -En Israel. -Los paganos. -El cristianismo. -Los Apóstoles. -Los santos Padres. -Constituciones de los Apóstoles. -El Evangelio del pudor ha sido predicado siempre al pueblo cristiano. -Reforma o apostasía.

(12) El pudor –y III (8-7-2009) -El silencio actual en la predicación del pudor. -Cristo y sus Apóstoles salvan a los hombres, también del impudor, predicándoles el Evangelio. -Las causas que silencian hoy el Evangelio del pudor, ésas son las causas del impudor actual. -El pudor en las religiosas y en las laicas ha de ser pleno. -Los laicos están llamados a la santidad.

(13) Misiones y conversiones (11-7-2009) -La misión de Cristo en el mundo es la conversión de los pecadores. -La misión de los apóstoles es la misma misión de Cristo. -Una «nueva» idea de las misiones, que no pretende conseguir conversiones. -La fe de la Iglesia sobre las misiones y la conversión de los hombres. -Las misiones católicas están en buena medida paradas. -El Evangelio silenciado.

(14) El adulterio –I El caso Pavarotti, 2007. -El caso Martini, 2008. -En el pueblo cristiano, actualmente, crece el número de los adulterios en la misma medida en que crece su aceptación moral. -No pocos sacerdotes de la Iglesia toleran también estos adulterios. -Una Iglesia local en penumbra. -La Ley de Israel, ya desde antiguo, prohibía el adulterio, pero lo permitía en la práctica. -Es Cristo quien restaura la santidad original del matrimonio, condenando tanto el divorcio como el adulterio. -Es Cristo quien consigue reafirmar en su Iglesia la verdad del matrimonio monógamo y el horror hacia la mentira del divorcio y del adulterio. -El horror de la Iglesia por el adulterio ha sido total en su historia.

(15) El adulterio –y II (16-7-2009) -Adulterio-perverso y adulterio-mal-remedio. -La misericordia de Cristo con los pecadores. -Un falso amor a Dios lleva a tolerar o aprobar el adulterio. -Un falso amor al prójimo lleva también a tolerar o aprobar el adulterio. -Juan el Bautista y Cristo sufren la muerte por predicar la verdad del matrimonio. -El horror a la cruz, unido a la pérdida del temor de Dios, es lo que permite a los cristianos adúlteros permanecer en su pecado. -Juan Pablo II, sin temor a la Cruz, porque ama de verdad a los hombres, se atreve a decirles la verdad.

(16) El demonio –I (19-7-2009) -Hoy no creen en el demonio muchos cristianos. -En el Antiguo Testamento el demonio. -En el Nuevo Testamento, Cristo se manifiesta como el vencedor del demonio. -Cristo es un exorcista potentísimo. -También los Apóstoles son exorcistas. -Reforma o apostasía.

(17) El demonio –II (22-7-2009) -Los libros de espiritualidad cristiana que ignoran al demonio son un fraude. -La doctrina de los Padres. -El Magisterio de la Iglesia. -El demonio es el Tentador que inclina a los hombres al pecado. -Conocemos bien las estrategias y tácticas del demonio en su guerra contra los hombres. -El demonio ataca a todos los cristianos, pero, lógicamente, sobre todo a los apóstoles. -Apocalipsis, victoria próxima y total de Cristo sobre el demonio.

(18) El demonio –y III (25-7-2009) -El demonio vence al hombre cuando éste se fía de sus propias fuerzas. -Los medios ordinarios de lucha espiritual contra el demonio. -La armadura de Dios. -La verdad es el arma fundamental. -Los sacramentales de la Iglesia. -No tener miedo al demonio. -El diablo ataca al hombre en ciertos casos con una fuerza persistente muy especial. -El medio apropiado de lucha espiritual contra el demonio, en estos casos extremos, son los exorcismos. -Aumentan hoy los asedios y posesiones del diablo. -Y al mismo tiempo disminuyen los exorcismos.

(19) La batalla final (27-7-2009) -«Aquí estamos en paz, hay tranquilidad y no pasa nada». -Los invitados descorteses de la parábola, en realidad, no se enteran de qué va esta vida. -Estamos, pues, ahora dentro de una batalla espiritual enorme. -La meditación de las dos banderas. -La batalla de la Iglesia es contra el diablo, «contra los dominadores de este mundo tenebroso, contra los espíritus malos» (Ef 6,12). -Y son los Papas, con pocos más, los que denuncian esa acción del demonio en el mundo actual.

(20) La victoria final de Cristo: esperanza –I (31-7-2009) -«Mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo». -Los que no tienen verdadera esperanza. -Tienen verdadera esperanza. -«Todos los pueblos, Señor, vendrán a postrarse en tu presencia». -Una vez más son hoy principalmente los Papas los que mantienen vivas las esperanzas de la Iglesia. -Cristo vence, reina e impera.

(21) La victoria final de Cristo: Parusía –y II (4-8-2009) -La Parusía ha sido falsificada en una visión secularista. -El Catecismo de la Iglesia confiesa la parusía. -Cristo, «mientras esperamos su venida gloriosa», reina actualmente en la historia. -La Parusía, la segunda venida gloriosa de nuestro Señor Jesucristo. -«Vi un cielo nuevo y una tierra nueva». -Vigilad, orad, mirad al cielo, esperando la Parusía del Señor.

(22) Verdades de fe silenciadas –I (10-8-2009) -Cristo salva a los hombres por la predicación de la verdad. -Silenciamiento del Evangelio y apostasía. -Las causas del silenciamiento del Evangelio. -El desconocimiento de las verdades por ignorancia. -El desconocimiento de las verdades por mala doctrina. -Falta de fe. -Falta de esperanza. -Reforma o apostasía.

(23) Verdades de fe silenciadas –y II (15-8-2009) -El horror a la Cruz. -La herejía. -Los errores sobre la gracia divina. -No prediquemos sobre tal verdad, porque antes se predicó demasiado. -No prediquemos la más altas verdades de la fe… ni tampoco las más bajas. -Silenciemos ciertas verdades morales, 1º–dejando a los hombres que sigan su conciencia; 2º–no sea que con ellas les suscitemos problemas de conciencia. -Pecados materiales y pecados formales. -Si predicamos ciertas verdades de la fe, entristecemos la vida de los hombres.

(24) Lenguaje católico oscuro y débil (19-8-2009) -Al principio era el Verbo. El valor de la palabra es máximo en el Cristianismo. -Degradación del pensamiento y del lenguaje. -Filosofía y letras. -Falsificaciones. -Ambigüedades. -Oscuridades. -Falsedades retóricas. -Aberraciones mentales. -Diagnósticos leves. -Diagnósticos contradictorios. -Reforma del lenguaje y del pensamiento o apostasía.

(25) Lenguaje de Cristo claro y fuerte (28-8-2009) -Cristo habla con autoridad. -Jesús centra en sí mismo la predicación del Evangelio. -El lenguaje de Cristo es suave y amoroso. -La benignidad de Cristo en sus palabras y sus obras. -Cristo habla a los hombres con absoluta claridad. -Lenguaje sencillo. -Lenguaje fascinante. -La dialéctica de Jesús es muy fuerte. -El lenguaje de Cristo es muy duro con los soberbios. -Pero también el lenguaje de Jesús es muy fuerte con el pueblo y con sus discípulos. -El lenguaje de Cristo es nuestro modelo.

(26) Lenguaje de San Pablo (3-9-2009) -El Apóstol predica con autoridad divina. -San Pablo centra en Cristo su predicación. -El Evangelio del Apóstol es clarísimo. -Lenguaje lleno de amor. -Lenguaje a veces duro con los fieles. -Lenguaje muy duro contra los letrados herejes. -Reforma o apostasía.

(27) Lenguaje del P. Castellani – Teilhard (9-9-2009) -El padre Leonardo Castellani. -Los errores teilhardianos. -La Iglesia reprobó los errores de Teilhard. -La rehabilitación de Teilhard de Chardin es imposible. -Escuchemos de nuevo al P. Castellani. -Los admiradores actuales de Teilhard de Chardin. -Actualidad de Castellani.

(28) Lenguaje de San Francisco Javier – parresía (13-9-2009) -El lenguaje de San Francisco Javier, patrono de las Misiones católicas. -«Quiso Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación». -La predicación de Javier tiene la lucidez y la fuerza de la palabra de Cristo. -Estando Javier en Yamaguchi en 1550. -La predicación de Javier es sin duda una locura. -El Evangelio de Javier produjo muchas conversiones. -La sagrada Escritura emplea a veces el término parresía. -Jesús habla a los hombres con absoluta libertad. -Esa misma parresía espiritual actúa en los Apóstoles. -«Confesar a Cristo ante los hombres». -Obviamente, la parresía recibe toda su fuerza de la Cruz de Jesús.

(29) Lenguaje de San Juan Crisóstomo – desertores (18-9-2009) -¡Tantas secularizaciones en los últimos decenios! -San Juan Crisóstomo escribió dos Exortaciones a Teodoro caído. -La carta de San Bruno. -La carta de San Anselmo. -La carta de San Bernardo. -La carta encíclica del Papa Pablo VI, Sacerdotalis cælibatus. -La Iglesia Católica, ante las dolorosas deserciones.

(30) San Ignacio de Loyola –I. militia Christi (26-9-2009) -Entregados a la guía del Espíritu Santo. -La situación de Ignacio ya converso fue en un principio bastante precaria. -Cristo y su Iglesia libran en la historia una enorme batalla contra el diablo y los suyos. -La formación católica de los miembros de la Compañía. -Un ejército pronto para «combatir los buenos combates de la fe».

(31) San Ignacio –y II. adversus haereses (30-9-2009) -Roma estaba muy mal en tiempos de San Ignacio. -Ignacio de Loyola, como es santo, no está afectado por el «buenismo oficialista». -San Ignacio y la Compañía de Jesús guardan a la Sede Apostólica la más perfecta fidelidad. -El combate ignaciano por la fe católica «adversus hæreses» es a vida o muerte. -Ignacio establece la estrategia del combate por la fe con todo cuidado. -La santidad personal de San Ignacio de Loyola.

(32) San Juan de Ávila – Obispos y sacerdotes (5-10-2009) -La reforma de la Iglesia es en el renacimiento un clamor general. -La reforma de la Iglesia se había adelantado ya considerablemente en España en el siglo XV. -La reforma del clero español recibe su mayor impulso de San Juan de Ávila. -Obispos y sacerdotes malos. -Los malos pastores no supieron luchar contra la herejía, y abandonaron al pueblo indefenso a los falsos profetas. -Exhortaciones al Papa. -¡Fuego, fuego, fuego!…

(33) Cardenal Pie, obispo de Poitiers –I lúcido y valiente (12-10-2009) -Louis Edouard Pie (1815-1880). -Poitiers es un lugar de Francia de muy especial significación histórica. -Las tinieblas mundanas del siglo XIX fueron especialmente oscuras en Francia. -Hay ya en el mundo muchos anticristos. -La lucha contra la Bestia liberal y contra sus efectos dañosos.

(34) Cardenal Pie, obispo de Poitiers –II maestro de Papas (16-10-2009) -Católico romano, no galicano. -Amigo de Dom Guéranger. -Católico y tomista. -Reprueba la Vie de Jésus de Renan. -Unido a Pio IX en el combate contra los errores modernos. -Maestro de varios Papas.

(35) Cardenal Pie, obispo de Poitiers –III el naturalismo anti-cristo (20-10-2009) -Cristo es Rey, y la Iglesia ora y labora para que reine sobre los hombres y sobre las naciones. -«No queremos que él reine sobre nosotros». -El Obispo de Poitiers combate el naturalismo y procura que Cristo reine. -Contra el naturalismo y otros errores modernos. -El que se ensalza será humillado. -El naturalismo es el Anticristo.

(36) Cardenal Pie, obispo de Poitiers –IV el relativismo liberal vigente (25-10-2009) -El liberalismo, a partir del siglo XIX, impone el naturalismo en todos los ámbitos. -Un mundo sinDios y contraDios se hace necesariamente anti-humano. -La prepotencia de la política sinDios no tiene límites. -El hombre moderno queda así despojado y embrutecido. -El mundo sin Cristo se hunde en la miseria. -Cuando un pueblo no da a Dios lo que le debe, es obligado a darlo todo al César.

(37) Cardenal Pie, obispo de Poitiers –V reino de Cristo y mundo secular (30-10-2009) -Muchos católicos de hoy no entienden nada del tiempo presente. -Da pena ver tantos católicos engañados. -Cristianismo y mundo moderno se contraponen frontalmente. -Muchos cristianos ignoran hoy que viven en Babilonia bajo el imperio de Satanás. -Afirmar la verdad, encender la luz en las tinieblas, es hoy la tarea más urgente de la Iglesia. -El reinado social de Cristo es el único plan válido para los pueblos.

(38) Cardenal Pie, obispo de Poitiers –y VI un gran obispo (2-11-2009) -Los católicos liberales estiman que no debe Cristo reinar sobre el mundo secular. -La infidelidad, por muy general que se haga, sigue siendo infidelidad. -Los católicos liberales, moderados, combaten a los católicos fieles. -Luchemos con buen ánimo por el Evangelio, seguros de la victoria final de Cristo. -¿Es la doctrina del Obispo de Poitiers la misma del Magisterio apostólico actual? -La doctrina del Cardenal Pie es la doctrina de la Iglesia, también hoy. -Continuidad doctrinal y no ruptura. -Mons. Luis Eduardo Pie, gran Obispo de Poitiers.

(39) Innumerables herejías actuales (6-11-2009) -En los últimos tiempos la Bestia diabólica ataca a la Iglesia con especial fuerza. -La multiplicación de las herejías en la Iglesia actual es un hecho evidente. -Pablo VI (+1978) -Juan Pablo II (+2005). -El Cardenal Ratzinger. -Benedicto XVI. -Nunca la Iglesia ha tenido tantas luces de verdad, y nunca ha sufrido una invasión de herejías semejante.

(40) La Autoridad apostólica debilitada –I (10-11-2009) -Nunca la Iglesia ha tenido tantas luces de verdad, y nunca ha sufrido una invasión de herejías semejante. -Primera cuestión: ¿cómo ha podido suceder esto? -Nunca la Autoridad apostólica ha tolerado en la Iglesia tantos errores doctrinales y tantos abusos disciplinares y litúrgicos. -La génesis histórica de la debilitación de la Autoridad apostólica. -Segunda cuestión. ¿Y por qué se ha producido esa debilitación del ejercicio de la Autoridad pastoral? 1.– El horror a la cruz.

(41) La Autoridad apostólica debilitada –y II (14-11-2009) 2.– El influjo protestante 3.– El influjo del liberalismo vigente 4.– La ley canónica, sobre todo la ley penal, con frecuencia no se aplica. -La verdad siempre es alegre. -La Iglesia es y será siempre «la columna y el fundamento de la verdad» (1Tim 3,9).

(42) Teólogos católicos, ortodoxos, pero no combatientes (18-11-2009) -La misión de los teólogos en la Iglesia es de suma importancia. -Los teólogos que afirman la verdad, pero que no niegan los errores, no cumplen fielmente su ministerio. -Entre los teólogos ortodoxos, hoy la mayoría son débiles para combatir el error. -Los teólogos católicos fieles han combatido siempre las herejías. -San Buenaventura (1221-1274). -Son muy pocos hoy, por el contrario, los teólogos católicos que han atacado abiertamente los errores contemporáneos. -Los silencios respetuosos y cómplices son demasiado numerosos. -Y sin embargo hoy es muy fácil combatir a los herejes y cismáticos.

(43) Confesores de la fe, que combaten los errores de su tiempo (22-11-2009) -Los santos Padres y los Concilios afirman la verdad católica y combaten los errores contrarios. -Han de ser combatidos de modo especial «los errores contemporáneos». -Podemos recordar el ejemplo de San Agustín (354-430). -Todos los santos combatieron los errores de su tiempo. -El Oficio de lectura de la Liturgia de las Horas, en el Propio de los Santos, da una mínima biografía de cada uno. -Por tanto, es una vergüenza que haya católicos hoy que se avergüencen de los defensores de la fe. -También hoy, sin embargo, la Iglesia tiene hijos que confiesan la fe y combaten las herejías.

(44) -Teólogos disidentes y ambiguos (27-11-2009) -La disidencia posterior al Vaticano II se inaugura sobre todo después de la Humanæ vitæ (1968). -Primero fue la disidencia tolerada. -Poco después vino la disidencia privilegiada. -Donde se permite la disidencia, se persigue la ortodoxia. -Existe hoy una teología que no es teológica. -Ambigüedades y eufemismos. -En la antigüedad cristiana los errores se proponen con ingenua claridad.

(45) Reprobaciones tardías de graves errores –I (2-12-2009) -La Autoridad apostólica reprueba a veces tardíamente las doctrinas falsas. -La proscripción de una obra debe ser lo más rápida posible. -Los Obispos deben asumir individualmente esa responsabilidad de vigilancia. -La reprobación de un autor católico requiere procedimientos más lentos. -Hay, en fin, reprobaciones de errores tan tardías… que todavía no se producen. -La tardanza nociva en la reprobación de los errores procede entre otras causas de la dictadura del relativismo, del horror a la cruz, del influjo protestante y liberal, de la devaluación de la verdad, de la supresión de la soteriología.

(46) Reprobaciones tardías –II. profesor Marciano Vidal (6-12-2009) -El profesor de teología P. Marciano Vidal. -La obra «Moral de actitudes». -La Santa Sede emitió por fin en 2001 una Notificación reprobatoria. -Esta Notificación se produce muy tardíamente. -Excusas de la tardanza. -La Notificación se produce muy débilmente.

(47) Reprobaciones tardías –y III. Anthony De Mello (9-12-2009) -El P. Anthony De Mello, S. J. -La Notificación sobre los escritos del P. Anthony De Mello, S. J. en 1998. -Un elenco de graves errores, con numerosas citas textuales del P. De Mello. -El P. De Mello, en vísperas de su muerte, escribe una carta en la que se manifiesta más próximo al budismo. -Once años después de su muerte se publica una Notificación de la Congregación de la Doctrina de la Fe. -Los Provinciales de la Compañía de Jesús en la India publicaron contra la Notificación una protesta. -La Editorial Sal Terræ de los jesuitas publica en 2003 sus Obras completas. -Mostrar estos errores que se han dado y hoy se dan realmente en el campo católico es muy penoso, pero necesario.

(48) Indigenismo teológico desviado –I. un libro sobre Guadalupe (12-12-2009) -Indigenismo, nacionalismo religioso, pluralismo de religiones, teología de la liberación. -El libro «El encuentro de la Virgen de Guadalupe y Juan Diego». -Excelsa era la religión azteca, y sublime su Dios único. -Los sacrificios humanos eran graves errores, pero también eran expresiones sublimes de la religiosidad azteca. -La humanidad y el cosmos tenían, según la excelsa religiosidad azteca, una necesidad absoluta de la sangre humana sacrificada a los dioses. -La buena fe de los aztecas era total, y en modo alguno estaban bajo el influjo del diablo. -La ceguera de los misioneros, que veían por todas partes influjos diabólicos en la religión mexicana.

(49) Indigenismo teológico desviado –II. un libro sobre Guadalupe (14-12-2009) -La heroica y excelsa religiosidad azteca fue reconocida y premiada por el Evangelio. -Nunca en la historia de la humanidad hubo un pueblo tan fiel a Dios como el azteca. -El ayate de Juan Diego es el testimonio más fidedigno de la perfecta continuidad entre la religiosidad azteca y la cristiana. -Los dioses mexicanos son, pues, los padrinos presentadores de la Virgen y del Evangelio para el pueblo. -Hasta aquí los autores del libro. –Las semillas del Verbo preceden al Evangelio en la historia religiosa de los pueblos. -Pero afirmar que la religiosidad azteca alcanza «las máximas alturas a que ha podido llegar la mente humana en su reflexión sobre Dios» es falso. -Tampoco podemos creer que aquellos sacrificios humanos eran gratos a Dios. -Los sacrificios humanos de los aztecas eran numerosísimos.

(50) Indigenismo teológico desviado –y III. un libro sobre Guadalupe (17-12-2009) -Los sacrificios humanos aztecas eran espantosos y diabólicos. -Dios no se complace en los innumerables sacrificios humanos rituales. -La buena intención no hace bueno y admirable lo que es malo y horrible. -Los aztecas, como todos los hombres, estaban marcados por el pecado original, que les inclinaba a muchos errores y crímenes. -Ni la Virgen de Guadalupe ni Juan Diego pensaron que «no existía oposición ninguna entre su religión ancestral y su fe cristiana». -La evangelización produce siempre efectos devastadores contra el diablo. -A propósito de destrucciones.
(51) Olegario González de Cardedal –I. cristología. –Hay en la Iglesia una disidencia moderada. –La colección Sapientia Fidei. –La Cristología de Olegario González de Cardedal. –La unión hipostática de la naturaleza divina y la humana en Cristo no queda clara. –La conciencia divina del hombre Cristo tampoco queda nada clara. –La muerte de Cristo tampoco parece ser entendida al modo católico. –Un cierto terrorismo verbal pseudo-teológico está hoy atacando el lenguaje bíblico y tradicional de la fe católica, especialmente en temas soteriológicos.
(52) Olegario González de Cardedal –y II. cristología. –La perversión del lenguaje teológico causa graves daños a la fe. El terrorismo verbal. –El lenguaje de la fe es perfectamente entendido por los fieles cristianos. –La muerte de Cristo, entendida como sacrificio de expiación y reparación, es considerada deficientemente. –Hay alergias verbales que llevan a negar verdades de la fe católica. –Resurrección, Apariciones, Ascensión y Parusía de Cristo, quedan también oscurecidas. –Se contra-dice el lenguaje de la Biblia, la Tradición y el Magisterio. Doctrinas ininteligibles. –Un manual de Cristología inaceptable.
(53) Dionisio Borobio –eucaristía. –El profesor Dionisio Borobio. –El manual Eucaristía. –La transubstanciación. –Paupérrima filosofía. –Esta explicación filosófica-teológica no es conciliable con la fe de la Iglesia. –La Eucaristía como sacrificio de expiación. –Ya estamos con el terrorismo verbal y con el lenguaje deliberadamente ambiguo. –Eucaristía y penitencia. –En conclusión.
(54) José Román Flecha –I. moral. –El doctor José Román Flecha Andrés. –Sus manuales de teología moral. –La fundamentación casi imposible de la moral. –Dios y el alma. –La ley natural. –La Sagrada Escritura, los mandamientos. –¿Una ética cívica universal? –La conciencia. –Los valores. –Conflicto de valores. –Densa y compleja oscuridad.
(55) José Román Flecha -y II. –Confusiones y contradicciones. –Una Moral escasamente cristiana. –Religión y ética. –Una Teología moral sin fundamento. –El manual Moral de la persona. –La masturbación. –La homosexualidad. –Las relaciones prematrimoniales. –La anticoncepción. –La ley de la gradualidad en estas cuestiones morales. –La gradualidad de unos indios caníbales. –Conclusión.
(56) Grandes rebajas del cristianismo –I. arrianismo y pelagianismo antiguos. –La Iglesia logra en el siglo IV la libertad civil. –Pero es a la vez un tiempo de grandes rebajas del cristianismo. –Arrianismo y pelagianismo surgen entonces como una versión naturalista del cristianismo. –El arrianismo. –La Iglesia, pronto y repetidamente, afirma la fe católica en Cristo contra el arrianismo. –El pelagianismo. –La Iglesia afirma la verdad católica de la gracia muy pronto. –Lex orandi, lex credendi. –Arrianismo y pelagianismo van juntos.
(57) Grandes rebajas del cristianismo -II. Schillebeeckx. –El modernismo. –El padre Edward Schillebeeckx, O. P. –El Catecismo holandés. –Declaración Mysterium Filii Dei. –La Congregación de la Doctrina de la Fe intervino en cuatro ocasiones acerca de la producción teológica del profesor Schillebeeckx. –1ª. Coloquio de la Congregación con el P. Schillebeeckx. –2ª. Carta. –3ª. Carta. –4ª. Notificación. –La «Misa» holandesa. –«El mejor teólogo católico sin duda del siglo XX».
(58) Grandes rebajas del cristianismo -III. arrianismo actual. –Siglo IV. –Siglos XX-XXI. –Las nuevas versiones del arrianismo. –1980. El P. Edward Schillebeeckx, O. P. –1998. El P. Anthony De Mello, S. J. –2004. El P. Roger Haight, S. J. –2006. El P. Jon Sobrino, S. J. –El neoarrianismo actual tiene no pocos apoyos dentro de la Iglesia. –El arrianismo ha logrado, pues, una notable implantación en la Iglesia. –El arrianismo está hoy tan difundido como pudo estarlo en el siglo IV.
(59) Grandes rebajas del cristianismo –III. pelagianismo actual. 1 –Pelagianismo. –Arrianismo y pelagianismo. –Pelagianismo silencioso. –Signos actuales del cristianismo pelagiano: –Pecado original. –Adulación del hombre. –Moralismo. –Eticismo naturalista. –Devaluación de la gracia, –de la oración de petición –de la Eucaristía y los sacramentos. –Sobrevaloración de terapias naturales.
(60) Grandes rebajas del cristianismo –y IV. pelagianismo actual. y 2 –El hombre a solas con el hombre. –Fuentes modernas del pelagianismo. –Karl Rahner, S. J. –Hans Küng. –"¿Rehabilitar a Pelagio?” –El pelagianismo actual en sus versiones principales: –roussoniano, –terapias naturales, –sincretista, –liberacionista. –Pablo VI, Credo del Pueblo de Dios. –San Jerónimo.
(61) Voluntarismo semipelagiano –I. semipelagianos antiguos. -El semipelagianismo. -Rechazo católico inmediato. -Cánones principales del Sínodo II de Orange (529). -Bonifacio II confirma el Sínodo II de Orange (531). -La primacía y la gratuidad total de la gracia de Dios.
(62) Voluntarismo semipelagiano –II. versiones actuales. 1 -La doctrina de la Biblia y del Magisterio apostólico es muy clara. -Doctrina católica. La libertad humana es causa “subordinada", que se mueve movida por la gracia de Dios, la causa principal. -Doctrina semipelagiana. La libertad humana es causa “co-ordinada” con la gracia divina. -El voluntarismo pone, pues, la iniciativa de la vida espiritual en el hombre. Y lo hace por tres causas principales: -1 Una mala instrucción en la fe católica. -2 Un antropocentrismo cultural. -3 Un bajo nivel espiritual de sacerdotes y laicos. -La operatividad caracteriza al voluntarismo semipelagiano. -El voluntarismo es tremendamente insano.
(63) Voluntarismo semipelagiano –III. síntomas. 2 -Antropocentrismo mediocre, voluntad propia y cambios de ánimo. -Preocupaciones. -Imposibles la paz y la alegría inalterables. -Evitación sistemática del martirio. -Horror a la Cruz, buscando eficacias.
(64) Voluntarismo semipelagiano –IV. más síntomas. 3. -Es cuestión de generosidad. -Dios te pide. -Puede darse una ortodoxia perfecta en la vida de la gracia, que en algunos temas, sin embargo, esté expresada verbalmente en modos deficientes. -Hablen en católico de la gracia divina.
(65) Voluntarismo semipelagiano –V. aún más síntomas. y 4 uede pedir. -Lo que más cuesta es lo más santicante, lo más meritorio. -La obra más santificante y meritoria es la realizada con mayor caridad. -Identificar grado de virtud y posibilidad de su ejercicio. -El menosprecio de los débiles. -Quedarían por describir muchos otros síntomas del voluntarismo.
(66) Gracia y libertad –I. luteranismo y quietismo. -El luteranismo es Lutero. -El hombre está totalmente corrompido. -El hombre no es libre. -Sola fides. -Sola gratia. -Una herejía permanente. -Entre Pelagio y Lutero. -El quietismo.
(67) Gracia y libertad –II. doctrina católica. -El papá y su niño, entre los dos, escriben una carta. -Antecedentes de esta imagen. -"En Dios vivimos, nos movemos y existimos". -El hombre sólo puede producir el bien con la ayuda de Dios. -Lo que el hombre puede producir él solo es el mal. -La Virgen María. -San Juan Bautista. -Jesucristo, nuestro Señor.
(68) Gracia y libertad –III. Biblia, Concilios y Liturgia. -La Sagrada Escritura. -Los Sagrados Concilios. -La Sagrada Liturgia. -Los Santos Padres.
(69) Gracia y libertad –IV. vida espiritual. -¿Qué he de hacer, Señor? -Siendo la iniciativa siempre del Señor, hemos de hacer todo y sólo lo que su gracia nos vaya dando hacer. -El discernimiento espiritual cristiano pretende conocer la voluntad concreta de Dios providente, tanto en las obras obligatorias, como en las que no lo son en forma ya determinada. -Las reglas de discernimiento. 1.-La humildad. 2.-La abnegación de la propia voluntad.
(70) Gracia y libertad –V. vida espiritual. II 3.-La paz. 4.-La conciencia. 5.-Discreción. 6.-Cantidad de acción. 7.-La Cruz. 8.-La obediencia. 9.-La oración de petición.
(71) Gracia y libertad –VI. Santo Tomás de Aquino. -Santo Tomás de Aquino. -La causalidad universal de Dios. -Dios nos salva con la gracia habitual y nos asiste siempre con sus gracias actuales. -La moción de Dios no suprime la libertad del hombre, sino que la causa y activa. -La gracia es eficaz por sí misma, intrínsecamente. -Sólo Dios puede mover y cambiar infaliblemente la libertad humana sin violentarla. -Dios no ama igualmente a todos los hombres. Y si alguien es más santo, es porque ha sido más amado por Dios.
(72) Gracia y libertad -VII. Santa Teresa del Niño Jesús. 1 -Santa Teresa del Niño Jesus. -La distribución desigual que Dios hace de sus gracias. -Toda la vida de Teresita ha sido una obra maravillosa de la gracia de Dios. -Un natural malo y una educación excelente. -La gracia de la vocación. -Santa muy oculta y muy popular. -La gracia hace que todo en Teresa, también sus deficiencias, sea para su bien. -De la fragilidad sufriente a la fortaleza alegre.
(73) Gracia y libertad -VIII. Santa Teresa del Niño Jesús. 2 -El Señor le concede la gracia del celo apostólico. -Jesús mismo va formando a la futura Doctora de la Iglesia. -Jesús mismo es su director espiritual. -Por pura gracia de Dios entra Teresita en el Carmelo. -Dios le da la gracia de amar mucho la mortificación. -Teresa siempre se mueve movida por Jesús. -Jesús le da santos deseos y le da luego su fuerza para obrarlos. -Abandono, puro amor y ninguna voluntad propia.
(74) Gracia y libertad -IX. Santa Teresa del Niño Jesús. 3 -Santificada con mediaciones escasas. -Privilegiada inmensamente por el amor de Dios misericordioso. -Noche oscura, ausencia habitual de consolaciones sensibles. -El Señor le muestra su vocación personal: ser el amor en la Iglesia. -Un caminito humilde santo y santificante para los pequeños. -Amor al prójimo.
( 75) Gracia y libertad -X. Santa Teresa del Niño Jesús. 4 -La acción apostólica. -El Señor actúa en Teresita, y ella obra con absoluta humildad y confianza. -Vencimientos heroicos en cosas mínimas. -La caridad fraterna también le costó a veces grandes esfuerzos. -Perfecta en la humildad. -Doctora de la gracia.
(76) La verdad de las Escrituras –I. José Antonio Pagola (9-04-2010). -Reforma o Apostasía. -Don José Antonio Pagola. -Jesús. Aproximación histórica. -Un método histórico y exegético inaceptable. -Los Apóstoles dan testimonio de lo que han «visto y oído». -Jesús nunca pensó en fundar la Iglesia.
(77) La verdad de las Escrituras –II. José Antonio Pagola (14-04-2010). -El nacimiento de Jesús. -El testimonio de René Laurentín. -La Virgen María. -Jesús, discípulo del Bautista. -La divinidad de Jesús. -Jesús es «Buscador de Dios», es «Creyente fiel».
(78) La verdad de las Escrituras –III. José Antonio Pagola (20-04-2010). -El proyecto de Jesús. -La doxología –la glorificación de Dios– apenas es afirmada por el Jesús de Pagola. -La soteriología –la salvación de los pecadores– tampoco es intención central de Cristo. -Jesús perdona a los pecadores sin condiciones. -Jesús llama a conversión y al perdón. -Milagros.
(79) La verdad de las Escrituras –IV. José Antonio Pagola (27-04-2010). -La última cena ni es pascual, ni instituye la Eucaristía. -Cristo no pre-conoce su muerte, ni la entiende como un sacrificio de expiación. -La muerte de Cristo no es voluntad de Dios providente. -Los relatos evangélicos de la pasión no son históricos. -Tampoco son históricos los relatos de la resurrección de Cristo: en cuanto al sepulcro vacío; en cuanto a las apariciones del Resucitado. -La Ascensión del Señor a los cielos no es histórica. -El acontecimiento de Pentecostés tampoco. -El Jesús de Pagola: no es una «aproximación histórica» a Jesús; no es tampoco una «cristología», un estudio teológico. -El Jesús de Pagola es, pues, una composición ideológica. - Conclusión.
(80) La ley de Cristo -I. la ley de la Iglesia. 1 -Reforma o apostasía. -Dios rige la vida de los hombres por medio de leyes. -El Señor gobierna a los hombres por medio de autoridades humanas. -Dios ha constituido a Cristo como Rey del Universo. -La ley de Moisés en Israel. -La ley de Cristo gobierna la Iglesia. -Cristo funda en su Iglesia una sagrada Autoridad apostólica con poder para establecer leyes. -La Autoridad apostólica gobierna día a día a los fieles de Cristo, y les da también leyes. -Los Apóstoles, desde el principio, ejercieron su autoridad en la Iglesia y establecieron leyes.
(81) La ley de Cristo -II. la ley de la Iglesia. 2 -Las leyes de la Iglesia son ley de Cristo, y obedecerlas es obedecer a Nuestro Señor. -Hay que obedecer las leyes de la Iglesia en conciencia. -La obediencia eclesial obliga muy especialmente a los Obispos y presbíteros. -Jesucristo quiso leyes en la Iglesia por varias razones fundamentales: -la Iglesia es una sociedad -es “sacramento universal de salvación” -es una comunión -la ley ayuda la acción pastoral de la Iglesia -es ayuda necesaria para la evangelización -es sana y necesaria psicológica y moralmente -defiende a los débiles. -La ley es un medio salvífico temporal.
(82) La ley de Cristo -III. la ley de la Iglesia. 3 -Leyes de la Iglesia, reglas de perfección, planes de vida personales. -Andar sin camino es mala cosa. -Conviene, pues, andar por un camino. -La ley obra de modos muy diferentes en las diversas edades espirituales del cristiano. -La fidelidad a las normas conduce hacia la plenitud del Espíritu. -La ley y el amor. -Notas para una obediencia cristiana de la ley.
(83) La ley de Cristo -IV. católicos protestantes -Católicos falsos. -Reforma o apostasía. -Es Lutero quien introduce en la Iglesia el odio a la ley. -La Ilustración y el Liberalismo agudizan esa aversión. -Católicos anómicos. -La debilitación de la ley en la Iglesia puede ser mostrada con algunos ejemplos: -abusos en la celebración de la Misa -abandono de la Misa dominical -eliminación del sacramento de la Penitencia -tolerancia de herejías -aceptación de los anticonceptivos -vestir del clero y de los religiosos. -Hoy se da una configuración protestante en no pocas Iglesias locales católicas.
(84) La ley de Cristo -V. los Apóstoles. 1 -Reforma o apostasía. -La autoridad de los Apóstoles es ante todo caridad pastoral. -Cristo manda a los Apóstoles que corrijan a los pecadores públicos, y que les castiguen. -Los Apóstoles corrigen a los pecadores, llamándolos a conversión. -Hoy se ejercita pocas veces el ministerio pastoral de la corrección. -El ministerio apostólico de la corrección se inhibe cuando se rechaza la Cruz. -Sin amor a la Cruz, no puede haber ni corrección ni reforma.
(85) La ley de Cristo -VI. los Apóstoles. y 2 -La Iglesia es una, es única, es una comunión, una común-unión. -Y la Eucaristía es el sacramento de la unidad eclesial. -Los Apóstoles, cumpliendo el mandato de Cristo, excomulgan en casos extremos. -También los laicos cristianos, a su modo, han de excomulgar al hermano escandaloso, haciéndole el vacío. -Los cristianos, en cambio, deben acercarse a los paganos. -Hoy la actitud de los fieles hacia los “cristianos alejados” ha de ser la que deben tener con los paganos. -La Iglesia es una comunión, una comunión eucarística.
(86) La ley de Cristo -VII. la koinonía de bienes. -Vino nuevo en odres nuevos. -La comunidad apostólica de Jerusalén. -"La multitud de los creyentes tenía un solo corazón y un alma sola". -"Todos los creyentes vivían unidos, teniendo todos sus bienes en común". -La koinonía se establece entre los que son “hermanos” en Cristo. -La koinonía se da también entre unas y otras comunidades cristianas. -La colecta en favor de los cristianos de Jerusalén. -La Iglesia es una comunidad distinta y mejor que el mundo secular en que vive. -No hay pretensión política alguna en la comunidad de Jerusalén. -La koinonía cristiana de bienes existió realmente en Jerusalén, y fue modelo realizado por otras Iglesias. -El Evangelio más ignorado es el de la pobreza y comunicación de bienes.
(87) La ley de Cristo -VIII. normas de la Iglesia antigua. 1 -Solo podemos evaluar la situación presente de la Iglesia conociendo su pasado. -Es posible lo imposible. -San Justino: condiciones para la comunión eucarística. -San Hipólito: -condiciones para ser recibido en la Iglesia por el bautismo -las oraciones diarias del pueblo cristiano. -Normas tan altas de vida eran dadas en la Iglesia antigua a los cristianos laicos.
(88) La ley de Cristo -IX. normas de la Iglesia antigua. 2 (9-06-2010). -La Iglesia a comienzos del siglo IV es reconocida por el Imperio Romano y cesan las persecuciones. -La Iglesia entra en una crisis notable de crecimiento. -Concilio de Elvira (ca. 306). -El Obispo Osio de Córdoba. -Concilio I de Toledo (400). -Algunos comentarios.
(89) La ley de Cristo -X. las Constituciones Apostólicas. 1 (15-06-2010). -Las Constituciones de los Apóstoles. -Los laicos cristianos: modestia y pudor, recogimiento y lectura, las termas. -Los obispos: santidad, guardar santidad de la Iglesia, caridad con pecadores, corrección de cristianos infieles, amor y obediencia al obispo. -Algunos comentarios.
(90) La ley de Cristo -XI. las Constituciones Apostólicas. 2 (20-06-2010). -La disciplina penitencial. -No recurrir a tribunales paganos. -La liturgia de la Eucaristía, signo y causa de la comunión eclesial: orden en el templo, todos comulgan, participación asidua, los cristianos alejados vienen a ser apóstatas. -Vivamos en la Casa de Dios, sin abandonarla.
(91) La ley de Cristo -XII. las Constituciones Apostólicas. 3 (25-06-2010). -Los espectáculos indecentes. -La ociosidad. -Las viudas. -Las mujeres. -La comunidad de bienes materiales. -La educación de los hijos. -Comentarios.
(92) La ley de Cristo -XIII. las Constituciones Apostólicas. y 4 (2-07-2010). -Los ayunos. -Vigilancia contra herejías y cismas. -Los dos caminos. -Bautismo: apotaxis y syntaxis. -La asamblea eucarística. -Ora et labora.
fonte:http://infocatolica.com/blog/