Don Divo Barsotti

Arquivo do blog

sábado, 23 de janeiro de 2010

Papa Bento XVI, PIo XII e Vaticano II



Excelente texto que muestra la perturbación causada por el Concilio Vaticano II con la Tradición de la Iglesia por el padre Juan Bautista de Almeida Prado Costa Ferraz Asociación Civil de Santa María de las Victorias.



"Un Consejo que no lanza anatemas, no definen los puntos de la doctrina, no tiene precedentes en la historia de la Iglesia. Un consejo tratando de ignorar el principio de no contradicción para formular una teología de la manera de Hegel no puede prosperar. Si me dan una síntesis resultante de una compromiso de todos los involucrados en este Consejo, esta síntesis sería un colapso general ".
"Además, todos los post-conciliar espíritu es totalmente contrario al espíritu de Pío XII. Juan Pablo II durante el Jubileo de 2000 promovió y controvertida que la disculpa por los pecados de los pobres supuestamente cometidos por hijos de la Iglesia que han desfigurado la cara ".



Padre Juan Bautista de Almeida Prado Costa Ferraz - http://www.santamariadasvitorias.com.br/

De acuerdo con la hermenéutica de la continuidad, Benedicto XVI dijo que una de las fuentes más importantes del Concilio Vaticano II es la enseñanza de Pío XII. Dijo que después de las Sagradas Escrituras, los textos citados por los padres son los documentos del Papa Pacelli.

Esfuerzo que es muy encomiable por el Papa Benedicto XVI para promover una lectura del Concilio Vaticano II a la luz de la tradición, así repudiar a aquellos que quieren transformar al Vaticano en marzo de apertura de una nueva Iglesia Católica, un "consejo" super creado ex nihilo.

Sin embargo, debemos reconocer que el Vaticano II presenta serias dificultades para ser interpretada en la continuidad del Magisterio de la Iglesia, aun suponiendo un desarrollo orgánico en la vida de la iglesia. La Iglesia es en la historia, pero su enseñanza no pertenece a la historia, sino a la Palabra Eterna. Al igual que con Romano Amerio en Stat Veritas, lo que viene después de mostrar su continuidad con su predecesor. Y para esto, las cotizaciones no es suficiente de los autores antiguos. Los protestantes y los jansenistas citan en alabanzas, a San Agustín. Sin embargo, sería grave error de decir que pertenecen a la misma cepa de la doctrina de San Agustín. Sólo citan a corromper su mente o cubrirse con el prestigio de un autor universal obedeció.

El Vaticano II, se sabe que las luchas internas, los episodios dramáticos de los conflictos entre los sacerdotes fieles a la tradición de la Iglesia y los innovadores. Estos, después de alcanzado por San Pío X, viven ahora prófugo de espera para un momento oportuno para atacar y revolucionar la Iglesia. En 1923, Pío XI pensaba que convocar un consejo que podría completar la obra del Concilio Vaticano I, suspendida en 1870 debido a problemas políticos. Fue aconsejado por el cardenal Billot, quien dijo:

Que es más grave, que parece absolutamente en contra de la convocatoria militar.

La reanudación del Consejo es deseada por los peores enemigos de la Iglesia, es decir, los modernistas, ya correr - como lo demuestran los signos más derecho - aprovecharse de la situación general de la Iglesia a la revolución, el nuevo 1789, el objeto de su sueños y esperanzas.

Ni que decir, no tienen éxito, pero vamos a ver días tan tristes como el final del pontificado de León XIII y Pío X, para comenzar, vea algo peor, y sería la destrucción de los buenos frutos de la Pascendi reducidos al silencio. [ 1]

Pero, finalmente, por una insondable de la Providencia, el Consejo tuvo lugar. Sus frutos no son los mejores. Incluso los entusiastas del Vaticano II reconoce que la situación de la Iglesia, después de la Séptima, no es brillante. Hay problemas de todo tipo. Reina una enorme confusión entre los católicos, la corrupción de la doctrina es notable. Pablo VI llegó a hablar en la auto-destrucción de la Iglesia y la penetración del humo de Satanás en el templo de Dios.

La existencia de una crisis en la Iglesia después del Vaticano II es un testimonio de armonía y unánime de los católicos equipado con un sentido crítico mínimo. El problema es establecer una relación de causa y efecto entre la crisis y aun VII. Algunos incluso admitir que la crisis es el resultado de un espíritu revolucionario de los años sesenta que ha invadido toda la sociedad, incluida la Iglesia. El problema no estaría en el mismo Consejo. En el acta del Consejo no habría problema, nada que pudiera justificar un cambio en la vida de la Iglesia, sin concesiones a la herejía, la lucha contra el espíritu mundano-católica.

Sin embargo, esto no se corresponde con los hechos. Está bien documentado que durante el Consejo fue un intento de corrientes teológicas contra un esfuerzo por lograr una síntesis para lanzar a la Iglesia a un nivel superior, lo que le permite abrir nuevos horizontes para la humanidad. Este problema nos llevaría demasiado lejos, porque implica toda la cuestión del humanismo de Maritain y la negación del orden sobrenatural en la obra de Henri de Lubac y Karl Rahner. [2] La cuestión merece más estudio y van más allá del modesto propósito de este artículo.

El famoso libro El Rin es arrojado al Tíber Ralph Padre Wiltgen SVD (Editor Residencia, Rio de Janeiro, 2007) hace una interesante historia de los momentos críticos de la VII cuando, en la cara de un choque de la doctrina, se optó por una solución compromiso por parte de la escritura de textos ambiguos. Wiltgen cita el Schillebeeckx neerlandés Dominicana quien dijo: "La mayoría de ellos han recurrido a la terminología deliberadamente vaga y excesivamente diplomática e incluso el padre Congar fue una protesta contra los principios de redacción deliberadamente ambigua de un texto conciliar." (OCP 245)

Un Consejo que no lanza anatemas, no definen los puntos de la doctrina, no tiene precedentes en la historia de la Iglesia. Un consejo tratando de ignorar el principio de no contradicción para formular una teología de la manera de Hegel no puede prosperar. Si me dan una síntesis resultante de un compromiso de todos los involucrados en este Consejo, esta síntesis sería un colapso general.

Por lo tanto, no es de extrañar que una profusión VII citar la enseñanza de Pío XII. Pero esto no quiere decir que el VII es en la continuidad de la enseñanza de la gran Papa. De hecho, Pío XII Mystici corporis, la profundización de las enseñanzas perennes de los papas en la constitución de la Iglesia, especialmente Cognitum Satis León XIII dice: "Apartaos de la verdad divina que se imaginan a la Iglesia como si no pudiera llegarse incluso punto de vista, como si se tratara de "aire" (como de hecho se dice), en el que muchas comunidades cristianas, aunque separados por la fe, pero cada uno acompañado por un lazo invisible. "

Es irrefutable hecho de que la Iglesia Lumen gentium socava esta doctrina, con su expresión subsistit infame y sus consecuencias en el ámbito de la "política ecuménica" post-conciliar la jerga como "comunión imperfecta entre las iglesias hermanas" ¿Qué significa eso? ¿A dónde queremos conducir?

Además, Pope Pius XII reafirma solemnemente la encíclica Divino Afflante Spiritu, 30 de septiembre de 1943, la doctrina tradicional de la Iglesia sobre la absoluta infalibilidad de la Escritura como una consecuencia necesaria de su inspiración divina. En cambio, la VII se expresa en términos de dudas acerca de la post-conciliar Catecismo categórica la reducción de la salvífca infalibilidad de la verdad. (Cf. CIC N º 136) [3].

Una vez más, la Santa Sede bajo el pontificado de Pío XII condenó la doctrina que equipara los fines del matrimonio: la asistencia judicial no está subordinada a la primaria, el bien de los hijos (cf. DS. N º 3838). En contraste, Gaudium et Spes del VII hace caso omiso de esta jerarquía de objetivos. El Código de Derecho Canónico de 1917, canónigo en 1013, fue muy claro en este asunto. El nuevo Código de 1983, en el canon 1055, que indica solamente que el matrimonio es ordenado para el bien de los esposos y la procreación y educación de los hijos.

Las consecuencias de todo esto las innovaciones doctrinales de todas estas reformas son desastrosas y hay para todos. La gran mayoría de los católicos de hoy son ecumenistas radical, Irene o casi sincrética. Dicen que con todas las letras, con una conciencia clara, que todas las religiones son buenas. Que "lo importante es el amor". Lo importante es que haya paz para nosotros tener una buena vida aquí en la tierra. En el campo de la moral de la familia, que es un verdadero escándalo, acordado y apoyado por un gran número de clero y el episcopado. Se dice abiertamente que se puede evitar que el niño, por cualquier medio. La familia tradicional católica está prácticamente resuelto. Es una vergüenza lo que ves!

De hecho, esta cuestión es totalmente resuelto por la devastación experimentada por la Iglesia después de la liturgia VII. La liturgia es la expresión de la doctrina de la fe. Ella no puede sufrir laceraciones, fracturas, sin el dogma es herido. La ley no puede ser alterado sin la liturgia es desfigurado. Después de la reforma litúrgica el cardenal Benelli de Florencia, dijo que la misa tradicional, no debe permitirse, ya que refleja una eclesiología obsoleta. Es decir, la iglesia de la democracia y la colegialidad en el que oscurece el sacerdocio jerárquico y corroe la autoridad suprema del Vicario de Cristo es incompatible con la liturgia tradicional, que está en contra de estas herejías.

Sin embargo, el cardenal Ratzinger, precedido del trabajo de Mons. Klaus Gamber Liturgique La Réforme en question (editorial Sainte-Madeleine, 1992). Ratzinger dice que la reforma litúrgica era un páramo, apoyando así la tesis de que el autor dice que la reforma litúrgica de Pablo fue más radical que la de Lutero.

Como puede ver, es muy difícil, si no imposible, esperamos que el VII no ofrece ningún problema de interpretación de los documentos o, simplemente, desea que todos sus enseñanzas están en consonancia con la tradición. Sí, hay una ruptura, no hay un remedio urgente. ¿Cómo hacerlo? Roma tiene la sabiduría antigua y la asistencia del Espíritu Santo para encontrar el camino adecuado. Confiando en la misión del Instituto del Buen Pastor para hacer una crítica constructiva de la VII, la Santa Sede reconoce la existencia del problema y da un paso importante en la búsqueda de un remedio. En la actualidad, es suficiente que un consejo VII es atípico.

Además, todos los espíritu post-conciliar es totalmente opuesto al espíritu de Pío XII. Juan Pablo II durante el Jubileo de 2000 promovió y controvertida que la disculpa por los pecados de los pobres supuestamente cometidos por hijos de la Iglesia que han desfigurado su rostro. [4] denigrada como la historia de la iglesia. Se informa de que el cardenal Ratzinger estaba en contra de la disculpa. Pío XII, por el contrario, se lamentaba: "Yo escucho a mi alrededor innovadores que quieren desmantelar la Santa Capilla, destruir la bandera universal de la Iglesia, el rechazo de sus adornos, dar su remordimiento por su historia pasada. Yo, mi querido amigo, estoy convencido de que la Iglesia de Pedro debe asumir su pasado o ella cavar su tumba. "[5]

Pío XII, y reconoció el Papa Benedicto XVI, fue sin duda un gran Papa. Gobernó la Iglesia en tiempos de agitación, no sólo durante la segunda guerra mundial, pero ha dado los desafíos de la posguerra, cuando el mundo occidental comenzó a ampliar la tendencia secular de la sociedad moderna, un ateo universal de la democracia. No ceder un milímetro en materia de doctrina, no negó un artículo de la ley eclesiástica pública. Los diversos acuerdos firmados por la Santa Sede en su tiempo histórico son la evidencia de su lealtad. [6] Además, salvó a Italia de la amenaza comunista en 1946. Hasta el día de los católicos italianos recuerdan con gran respeto el trabajo de la movilización, la cruzada contra el comunismo, iniciado por Pope Pius XII.

Sería una bendición para toda la Iglesia de Pío XII elevado a los altares. Yo mismo, en el testimonio de mi madre, el bebé fue salvado por su intercesión. Un asma muy fuerte y tenaz me dejó morir y mi madre planteó la Papa Eugenio Pacelli. Dado que las pequeñas privada adorarlo como un santo. Es justo decir que él representa y VII, por ejemplo, San León Magno, San Gregorio Magno, San Bernardo, San Thomas Aquinas se Trento o del Vaticano I.


[1] Citado Spadafora, Francesco, La tradizione contro il Concilio, Roma, 1989.

[2] Las personas interesadas en el desarrollo del tema se recomienda la lectura de Lamennais Maritain, Meinvielle de Julio, Buenos Aires, 1945; Getsemaní, Giusppe Cardinale Siri, Roma, 1987. Para un diagnóstico diferencial de lectura, el humanismo integral de Jacques Maritain, www.santamariadasvitorias.com.br disponibles. Véanse los documentos.

[3], el cardenal Albert Vanhoye, ex secretario de la Pontificia Comisión Bíblica, en una entrevista con 30 días, confirmó la exegética nuevo. (Cf. año XXVI, n. 6 / 7 -2008).

[4] Juan Pablo II, Carta Apostólica, TMA, § 35.
[5] mgr. Roche, Pie XII devant l'histoire, p. 52-53.

[6] Por cierto, recuerdo un interesante artículo por el periodista Fernando Pedreira, una verdadera obra de filosofía de la cultura, en la que el escritor de la educación liberal dijo que la gran derrota de la Segunda Guerra Mundial no era el fascismo, pero Europa representada por los tradicionales Pío XII, por la España de Franco y el Portugal de Salazar.