Don Divo Barsotti

Arquivo do blog

sexta-feira, 26 de fevereiro de 2010

El Neo-Modernismo Progresista ; El hondo enquistamiento del progresismo

El lector tendrá en estas líneas un ejemplo monstruoso del estado de espíritu actual en nuestra Archidiócesis de Barcelona y sus instituciones. Los responsables pastorales al frente de la mayoría de los centros e instituciones “de Iglesia” (así los llaman): Facultad de Teología, Delegaciones Diocesanas, Seminario, Centros de Estudios Pastorales y de Pastoral Litúrgica, Fundación Joan Maragall y demás, llevan a cabo un proceso dialéctico muy sutil. En ellos se encuentran mezclados, como en el marxismo, los objetivos desvelados y los fines últimos inconfesados. Los objetivos desvelados son: ir hacia los hombres, conocer la Palabra de Dios y hacerla vivir, hacer comprender la Liturgia, facilitar la práctica religiosa, establecer unos cauces de diálogo entre la sociedad civil y la Iglesia, contribuir al desarrollo integral de nuestro mundo con las aportaciones de la fe cristiana, potenciar unos lazos de fraternidad, hacer la unidad y propagar la paz. Con este lenguaje tal cual.

Los fines últimos inconfesados corresponden a una voluntad malsana y perversa: la voluntad de separar nuestra Iglesia de la actual Roma de Benedicto XVI, laicizar las instituciones sagradas, que la Iglesia contribuya al camino de la “autodeterminación de nuestro país”, poner al hombre en el lugar de Dios.

Pero sólo un cierto número de “cabezas pensantes” conocen los fines últimos inconfesados: todos sus colaboradores, los pocos jóvenes militantes que quedan en sus movimientos, los laicos que está al pie del cañón en las parroquias, curas y vicarios, los seglares que aún contribuyen con sus aportaciones a la “acción de la Iglesia”, todos marchan de buena fe y con ardor hacia esos fines últimos inconfesados, creyendo sinceramente que están trabajando para el bien de la Iglesia Católica.

¿Los medios empleados? Aparecen extremadamente variados y superpuestos, escondiéndose bajo las mejores apariencias; tienden de una u otra manera a minimizar lo que es Dios, o sobrenatural, o sagrado, rebajar la autoridad, hacer vacilar la verdad o la moral, para dar valor al mundo, a lo profano, y finalmente al pecado y al error. Y los procedimientos más variados, las iniciativas más audaces, las desobediencias más pérfidas salen a la luz, bajo los falsos semblantes de la caridad, de la fraternidad, de la lealtad o de la pobreza.

Todos estos medios actúan con el mismo procedimiento: conservar las palabras viejas, pero vaciarlas de su sentido, de tal forma que los fieles cambien de verdad sin darse cuenta. Y todo en un proceso dialéctico que tiene toda una fachada que tiende a ocultarla: son los rollos que dicen en el transcurso de la misa, las charlas, las “revisiones de vida”, los artículos de periódicos y revistas comentados, las homilías que nos envían desde el CPL, en resumen, toda una verborrea y una hinchazón de ideas pedantes (y a menudo falsas) que desorientan al feligrés y le hacen perder el hilo de la verdadera doctrina. Se habla de la dignidad humana, de la alegría, de los placeres lícitos, del compromiso, de la conciencia adulta, del laicado adulto y estructurado, del desarrollo para un mejor servicio a la sociedad, del amor humano, de la responsabilidad, de la conciencia personal. Y todo ello aliñado, adobado e intercalado con frases sueltas y descontextualizadas del Vaticano II, de Juan Pablo II, del Concilio Provincial Tarraconense y de Benedicto XVI.

Sin embargo, ese lenguaje sonoro y esas consideraciones hacen olvidar las realidades sobrenaturales. Todo un juego de pensamientos y de palabras, de deslizamientos y deterioraciones conducen a dar el cambio, a destruir una verdad aun manteniéndola en apariencia, a insinuar en lugar de la Verdad otra “verdad” que justamente es opuesta a la primera. ¿Cómo es posible? Porque a la verdad objetiva se la ha sustituido con la verdad subjetiva, la cual es la conformidad a la idea oportuna, políticamente correcta, favorable al sentido del mundo y de la sociedad. Es el más espantoso relativismo. Esta dialéctica conduce al lavado de cerebro. Se ataca a la inteligencia para desposeerla de la Verdad. De buenas a primeras, esto no sería posible: pero entonces el neo-modernista progre hacer deslizar el razonamiento por unos juegos sutiles que terminan por adormecer, fatigar o engañar de tal forma que el individuo llega a decir blanco cuando ve negro. El mal se ha disfrazado de “ángel de luz”. Es la equivalencia entre lo verdadero y lo falso: cada cual puede salvarse “con su verdad”, con su “tradición religiosa”, cada cual puede pretender lo que es bueno para su “realización como persona”. Y esta realización es la del mundo.

Así, numerosos periodistas y teólogos han acabado por decir o hacer exactamente lo contrario a lo que ha sido proclamado en los concilios de Trento, Vaticano I y Vaticano II, por citar únicamente los tres últimos.

Los galimatías, las hipocresías y las traiciones de los llamados “medios cristianos” (ya ni prensa católica se llaman) tiene una gran participación en este lavado de cerebro. Ha dado ejemplos contundentes de la presentación de los hechos, de insistencias o de silencios que hacen creer finalmente lo opuesto a lo que la Iglesia dice.

Así, y desde todos los lados, en Cataluña la Iglesia es puesta en condición. Es la asfixia lenta, la intoxicación, la inundación solapada del agua podrida que sube, incansablemente. Y en ello tienen culpa muchos de nuestros obispos, comenzando por el cardenal de Barcelona. Pretenden insuflar un oxígeno nuevo, pero aquello son las miasmas del mundo, Bajo el pretexto de purificación y renovación hacen estallar el armazón. Han llegado a levantar la Iglesia fuera de sus goznes, la empujan desde todos los lados, con celo, aparentemente para ponerla en su lugar, en realidad para dislocarla.

En nuestra diócesis de Barcelona esta es la realidad, que ha tomado la forma de decenas de religiosos, sacerdotes, seglares, expertos en tal o cual tema, estudiosos, periodistas “cristianos”, aparentemente en comunión con la Iglesia, pero que sabiamente, insidiosamente, destilan el error y envenenan, grandemente, nuestra magnífica religión católica.

¡Que no se invoque a la calumnia, a la estrechez de espíritu, a las maniobras de división, al anonimato de Germinans!

¡Señor Cardenal: hay sacerdotes que ya no tienen fe! Es reconocible en unos ciertos signos. Unos dicen que no creen en la presencia real en la Eucaristía, en los ángeles, en la existencia del infierno. Los sacerdotes-periodistas en boga, no temen afirmar que “la luz siempre nueva del Evangelio anima a la Iglesia en su renovación”, aserto que cuelgan a la espalda del Vaticano II. En cuanto a la luz que viene de la fe y de la Iglesia (que ellos llaman “institución”) se la vela cada vez más.

¿Qué podemos hacer? Ante todo, gritar a nuestro Santo Padre el Papa Benedicto XVI y a todos los obispos en comunión auténtica con la Sede Apostólica e infalible de Pedro, gritarles nuestra fe absoluta en las verdades eternas enseñadas por Cristo y por la Iglesia y, hacia sus personas, proclamarles nuestra adhesión inquebrantable. Mientras nuestros obispos permanezcan unidos a la Sede de Pedro, tienen derecho al más estricto y al más profundo de nuestros respetos y de nuestra obediencia.

Desde Germinans queremos decirle a la Iglesia, constituida por el Papa y por los obispos, nuestra fidelidad total, amante, generosa y nuestra voluntad, ante tantos errores, de luchar por la defensa de la Fe, como lo piden, a los religiosos, sacerdotes y laicos, los textos del Vaticano II. A todas las decisiones del Concilio, que suponen toda la doctrina promulgada anteriormente, les expresamos nuestra sumisión. Los textos y no las elucubraciones o las consignas de los neo-modernistas progres.

Y vosotros, obispos de Cataluña, que desaprobáis en realidad las infiltraciones doctrinales, las desobediencias litúrgicas, la laicización de nuestra sociedad, las desviaciones de nuestros centros de formación, el relativismo de los “periodistas cristianos en los medios”, también podéis atajar el mal, a condición de hablar alto, de recordar la verdadera fe, de reprobar los desórdenes, de imponeros a los Consejos Presbiterales y Pastorales y a la presión de los grupos intelectuales de la “sociedad civil catalana” que ignoran las consignas de la Iglesia e imponen las suyas.

Entonces sin cesar de amar a los hombres, nuestros hermanos, estaréis cumpliendo vuestra misión y nos ayudareis a reencontrar nuestra Religión, tan alta y tan pura, la Religión de Cristo Jesús, muerto y resucitado, hacia quien deben ir, en la Fe, la Justicia y la Piedad, “todo honor y toda gloria”.


El hondo enquistamiento del progresismo (7/01/2010)

En pie: Mn. Joaquim Cervera, responsable de Formación de los agentes de Pastoral-CEP. Sentado: Mn. Jordi Espí, párroco de María Auxiliadora de Mataró

Muchos de los más jóvenes y fieles lectores de nuestra página (que no seguidores y mucho menos secuaces), tanto laicos como sacerdotes, están convencidos en su inexperiencia, de que la tarea de desenquistamiento del progresismo aun representando una ardua tarea, no es cosa que pueda resolverse en un abrir y cerrar de ojos, en un “querer es poder”. Piensan que basta sólo un obispo valiente que ponga orden y disponga resolver el entuerto. Pero la cuestión es mucho más laboriosa.

Es ciertamente de capital importancia contar con un Pastor diocesano que comprenda el problema, detecte sus raíces, distinga el tejido sano del enfermo y esté dispuesto a llevar a cabo la operación quirúrgica por dolorosa o costosa que ésta sea.

Dotarse de un buen Seminario, con un rector y un equipo competente y fiel al espíritu de la Iglesia, de unos espléndidos y bien preparados docentes de filosofía y teología, de unos liturgistas que enseñen a los jóvenes a amar la Liturgia, es fundamental.

Resulta básico que todos los delegados diocesanos de cada una de las comisiones y delegaciones actúen como una orquesta bien armónica, sintiendo “ cum Ecclesia ” en cada una de las áreas de ejecución.

Es vital que las parroquias de referencia estén servidas por sacerdotes jóvenes y bien preparados, operarios entusiastas de la mies del Señor, y no respondiendo a la vieja política de escalafón que no hace sino inundar de tedio a las comunidades.

Es más que decisivo que esos colaboradores de primera línea de los Pastores en la regeneración de las diócesis, gocen del apoyo y la confianza absoluta de su obispo frente a los omnipotentes Consejos Parroquiales, cuyo sentido no sólo se ha sobredimensionado, sino que además se ha desviado de su misión inicial: de ser el consejo asesor y consultivo del párroco en la misión pastoral encomendada a éste, han pasado a ser el comité de depuración y el comisariado político de las parroquias.

Mn. Rovira Belloso
Mn. Salvador Pié
Mn. Jaume Fontbona

Pero ningún fruto aportarán esos esfuerzos sin una labor pedagógica para formar y construir una sana eclesiología, alejada de todas las desviaciones en las que ha incurrido el progresismo en este medio siglo. Véanse por orden de edad en las fotos: Rovira Belloso, Pié y Fontbona.

A excepción de poquísimas parroquias que no se han visto infectadas por el virus progresista en el cuadro de mandos intermedios (catequistas, grupos de liturgia, religiosos/as con presencia en las parroquias, pastoral de la salud y Cáritas parroquiales, etc.), la amplia mayoría de las parroquias de nuestra Archidiócesis de Barcelona están controladas por el progresismo. Desde la formación bíblica a la litúrgica: por lo que creen y por lo que leen. La mayoría de “retiros espirituales” y grupos de formación permanente están copados por una docena, y no más, de “expertos eclesiales” que se reiteran a turno y pululan por los arciprestazgos.

Oponerse a ello y presentar alternativas requiere inteligencia, trabajo, dedicación y paciencia. Algo que es un lujo suponer en un clero cuyos miembros tristemente tienden por definición al arribismo o a políticas acomodaticias. Gracias a Dios, los nuevos movimientos no están contaminados de ese espíritu.

Es cierto, sin embargo, que la inmensa mayoría de los fieles que pueblan nuestras parroquias constituyen un colectivo fiel, probado y muy purificado a lo largo de estos decenios. Cierto es también que las parroquias en las que el progresismo usó de instrumentos más radicales orientados hacia fines más extremos, quedaron arruinadas y todo ha quedado arrasado. Ni siquiera oposición tuvieron. Pero son las menos, y por cierto, las más anheladas por muchos.

El escolapio Enric Canet
El jesuita Ignasi Salvat

Los sacerdotes y laicos entregados a la regeneración de la Iglesia, prefieren partir de cero en la obra de reconstrucción, que ir encontrando escombros entre las ruinas que se convierten en estorbos. Especialmente ante un obispo amedrentado y vacilante o, no se sabe si es peor, manifacero y metomentodo.

Uno de los escollos más determinantes lo constituyen en nuestro país la mayoría de comunidades religiosas de vida activa, sean masculinas o femeninas. Sus colegios suelen ser una rémora en la formación religiosa y humana de los jóvenes. Y no hablemos de los institutos religiosos o sociedades de vida apostólica sitas en pisos “encarnados en la realidad viva de los barrios”: echados a perder la mayoría. Muchas buenas personas han caído, enredadas espiritualmente y sometidas a unos superiores que los mantienen engañados en ideologías fenecidas y en formas caducas.

A ese progresismo enquistado nos enfrentamos: conocerlo y ser conscientes de sus ramificaciones, así como asumir los costes humanos de la labor de saneamiento, es tener los pies en el suelo y estar cimentado sobre roca. Es así como nos hemos propuesto preparar el futuro.

fonte:germinans germinabit