http://4.bp.blogspot.com/_14vrv7ni7HM/TLYyK0PS85I/AAAAAAAABU8/h4xBT0R8kQU/s1600/20101013225550_D0064009.jpg
ABADIA DE NOSSA SENHORA DE FONTGOMBAULT  CELEBRA TODA A LITURGIA  NA REFORMA DO MISSAL FEITA POR SÃO JOÃO XXIII
EM 1962 E LIBERALIZADA POR SUA SANTIDADE BENTO XVI EM 7/7/2007 COM O MOTU PRÓPRIO "SUMMORUM PONTIFICUM".
ACTUALMENTE A COMUNIDADE CONTA COM CERCA DE 60 MONJES E FUNDOU MAIS OUTRAS 5 ABADIAS DE QUE ELA É A CASA-MÃE,
TODAS REZAM O BREVIÁRIO MONÁSTICO EM LATIM E A A SANTA MISSA É SEMPRE CELEBRADA NA FORMA EXTRAORDINÁRIA EM
FORMA SOLENE E CANTADA EM GREGORIANO.


  

Arquivo do blog

sexta-feira, 4 de julho de 2014

LA SANTA MISA : el Sacrificio cruento de Cristo en la Cruz e incruento en el altar; es decir, el Santo Sacrificio de la Misa.


LA SANTA MISA
LA SANTA MISA . Primera parte de la Misa (Parte catequística)LA "MISA DE LOS CATECÚMENOS". SEGUNDA PARTE DE LA MISA (Parte sacrificial) LA "MISA DE LOS FIELES" O EL SACRIFICIO ROPRIAENTE DICHO. LA OBLACIÓN DE LA VÍCTIMA. EL CANON DE LA MISA. LA PARTICIPACIÓN DEL SACRIFICIO,O COMUNIÓN
momento de la "Elevación" en la Santa Misa++++

De todos los temas de Liturgia, el de la Misa es el más importante y el que requiere un estudio más detenido y amoroso. La Misa háse de comprender y vivir íntimamente, y quien mejor la comprenda y mejor la viva, será, indiscutiblemente, el que vivirá más intensa y plenamente la vida cristiana. De ahí que, dentro de la brevedad que exige la índole de este Manual, le dediquemos aquí a la Misa un estudio lo más completo posible, utilizando los mejores tratados publicados hasta la fecha sobre la materia (1).

(1).
Recomendamos, en castellano: La Santo Misa explicada, por Dom P. Guéranger, Abad de Solesmes, trad. por L. Acosta. - La Misa y su Liturgia, por el R. P. Agustín Rojo del Pozo, benedictino de Silos. - Y en francés: La Sainte Messe, Notes sur sa liturgie, por Dom. E. Vandeur, O. S. B. - La Messe, étude doctrinale, por E. P. Bourceau. - Leçons sur la Messe, por Mons. Batiffol. - La Sainte Messe, sens véritable des priéres et des céremonies, por Decrouille. -La titurgie de la Messe, por Dom Jean de Puniet, O.S.B.-Le Saint Sacri f ice de la Messe, por N. Gihr, 2 vols. - Liber Sacrainentorum, IX vol., por el Card. Schuster, O.S.B., y los libros de Dom Léfébvre y de Pius Parh. - Para la explicación de la Misa del pueblo, puede ser útil nuestra Guía Litúrgica del Catequista (Buenos Aires).

NOCIONES PRELIMINARES
1. Noción del Sacrificio. El Sacrificio, estrictamente considerado, suelen definirlo así los teólogos: Es la ofrenda que se hace a solo Dios, por medio de un ministro legítimo, de una cosa sensible, destruyéndola o transformándola en otra, para, reconocer y dar testimonio del suprema dominio de Dios sobre todas las cosas, y expresar nuestro acatamiento.
Dícese ofrenda de una cosa sensible, porque el Sacrificio pertenece al culto externo de Dios, pudiendo ser materia de él tanto una cosa animada como inanimada.
Por legítimo ministro se entiende una persona especial legítimamente delegada para ello.
Se dice a sólo Dios, porque el sacrificio es propiamente un acto de latría, que a Él solo se dirige.
Añádese destruyéndola o transformándola, porque no solamente se le debe a Dios él uso de la cosa, sino la sustancia misma de ella, de suerte que la cosa misma debe dejar de existir física o moralmente, y, por lo tanto, inutilizarse para sus usos naturales...
Con las palabras reconocer y dar testimonio del supremo dominio de Dios, etcétera, se expresa cl fin del sacrificio, que es confesar que todo viene de Dios y a Él se le debe todo, incluso la vida humana, la cual debiera ser, en realidad, la materia propia del Sacrificio; pero como de ordinario no es lícito sacrificar la vida, sustitúyese ésta por la sustancia de otra cosa de su pertenencia.

2. Antigüedad y universalidad del Sacrificio. El Sacrificio, en una o en otra forma, ha existido desde el principio del mundo y en todos los pueblos, en donde, en alguna manera, se han practicado actos de religión. La existencia del hombre, de la religión y del sacrificio, son, puede decirse, simultáneas e inseparables; ya que no puede darse un hombre que no reconozca algún ser superior a sí, y al cual no exprese, de alguna manera, su acatamiento, que es, en último término, a lo que tiende el sacrificio.
Es un hecho demostrado que todos los pueblos, civilizados y no civilizados, han practicado el sacrificio. Los hindúes, toda su religión la practican a base de sacrificios, a tal punto que sus libros sagrados, los "Vedas", definan el hombre: "el primero de los sacrificadores". Los griegos, de civilización refinada, en todo hallaban pretexto para sacrificar: en las calamidades públicas, en las enfermedades individuales, en las bodas, en los nacimientos, en las expediciones, etcétera. Los romanos todavía eran más pródigos en sacrificar, hasta el extremo de constituir, entre ellos, el comercio de las víctimas un verdadero tráfico, y de no poder sustraerse de ellos ni siquiera los hombres más cultos. De Juliano el Apóstata, por ejemplo,' se cuenta que más de una vez inmoló en el altar del sacrificio a más de cien toros, carneros, ovejas y cabritos en cantidad fabulosa, y un sinnúmero de pájaros de blanco plumaje, de mar y de tierra (1).

3. Los sacrificios bíblicos. La Biblia, desde los sacrificios de Caín y Abel, no cesa de hablar de numerosos sacrificios ofrecidos a, Dios por los Patriarcas, Profetas, Reyes y gente del pueblo. Moisés consagra todo un libro, el Levítico, para regular minuciosamente todo el ritual relativo a los sacrificios. Son celebérrimos, los sacrificios de Abel, de Noé recién salido del Arca, de Abrahán y de Melquisedech, y asimismo lo son todos los de la Ley mosaica, los principales' de los cuales clasificábanse en cruentos e incruentos.
Estos sacrificios cruentos consistían en inmolar animales. Ofrecíanse, unos en calidad de holocausto, y eran los más excelentes; otros por el pecado, con carácter expiatorio; otros por el delito, con carácter expiatorio también, pero privado; y otros, finalmente, en calidad de hostia pacífica, con carácter eucarístico e impetratorio a la vez y como fruto de algún voto personal.
Los sacrificios incruentos consistían en ofrecer, no animales, sino materias sólidas o líquidas. Ofrecíanse, ora en privado y por razones personales, ora en público y por motivos generales.
Todos estos sacrificios del Antiguo Testamento agradaron y aplacaron a Dios hasta que, en el Nuevo, apareció Jesucristo y aboliólos con su Sacrificio, sucediendo la realidad a las figuras.

4. El Sacrificio de la Misa. En la Nueva Ley sólo hay un sacrificio, del cual eran figuras todos los de la Antigua, y él sólo cumple todos los fines de aquéllos: es el Sacrificio cruento de Cristo en la Cruz e incruento en el altar; es decir, el Santo Sacrificio de la Misa. La Misa, por lo tanto, es el Sacrificio de la Nueva Ley, en el cual se ofrece Jesucristo y se inmola incruentamente por toda la Iglesia, bajo las especies del pan y del vino, por ministerio del Sacerdote, para reconocer el supremo dominio de Dios y aplicarnos a nosotros las satisfacciones y méritos de su Pasión. Representa, pues, la Misa, renueva y continúa, sin disminuirlo ni aumentarlo, el sacrificio del Calvario, cuyos frutos nos está continuamente aplicando. "Es, dice Pío XII, como el compendio y centro de la religión cristiana y el punto más alto de la Sagrada Liturgia (2).
Entre el sacrificio de la Misa y el de la Cruz, sólo hay estas diferencias: que Jesucristo_ se inmoló allí dé un modo real, visible, con derramamientos de sangre, y personalmente, mientras que aquí lo hace en forma invisible e incruenta, bajo las especies sacramentales, y por ministerio del Sacerdote; allí Jesucristo nos mereció la Redención, y aquí nos aplica sus frutos.
En la Misa Jesucristo es la Víctima y el principal oferente; el segundo oferente es la Iglesia católica, con todos los fieles no excomulgados; y su tercer oferente y el ministro propiamente dicho es el Sacerdote legítimamente ordenado.
Ofrécese la Misa, primeramente, por toda la Iglesia militante, pero secundariamente también por toda la Iglesia purgante, y para honra de los Santos de la Iglesia triunfante.

5. Los fines de la Misa.
LEER...
NOTAS

(1)
P. Allard: Julien L Ápostat, t. II, p. 54.
(2) Enc. "Mediator Dei", 2ª parte, I.

Por el R.P. Andrés Azcárate. "La flor de la liturgia".

Livros católicos

Ebook cattolici

Bibbia, Vangeli, Catechismo della Chiesa Cattolica, Storia della Chiesa

Dizionari

Preghiera

Classici Cristiani

  • L'imitazione di Cristo di Tommaso da KempisEPUB MOBI HTML
  • L'imitazione di Maria di Edoardo CiccodicolaEPUB MOBI HTML
  • Trattato della vera devozione a Maria di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
  • Il segreto ammirabile del Santo Rosario di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
  • Il grande segreto per diventare santi di San Luigi Maria Grignion de MontfortEPUB MOBI HTML
  • Le Glorie di Maria di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
  • Del Gran mezzo della preghiera di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
  • La necessità della preghiera di Sant'Alfonso Maria de LiguoriEPUB MOBI HTML
  • I racconti di un pellegrino russoEPUB MOBI HTML
  • Filotea di San Giovanni di SalesEPUB MOBI HTML
  • I fioretti di San FrancescoEPUB MOBI HTML
  • Storia di un anima di Santa Teresa di LisieuxEPUB MOBI HTML
  • Esercizi Spirituali di Sant'IgnazioEPUB MOBI HTML
  • Trattato della vita spirituale di San Vincenzo FerreriEPUB MOBI HTML
  • Il castello interiore di Santa Teresa d'AvilaEPUB MOBI HTML
  • La nuvoletta del Carmelo di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Maria Ausiliatrice col racconto di alcune grazie di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Maraviglie della Madre di Dio di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Specchio (o salutazione) della Beata Vergine Maria di Corrado da SassoniaEPUB MOBI HTML
  • E' Gesù che passa di San Josemaría Escrivá de BalaguerEPUB MOBI HTML
  • Opera Omnia - San Francesco d'AssisiEPUB MOBI HTML
  • Opera Omnia - Santa Chiara d'AssisiEPUB MOBI HTML
  • Meditazioni della Beata Madre Teresa di CalcuttaEPUB MOBI HTML
  • Madre Mia quanto sei bellaEPUB MOBI HTML
  • Con Maria la vita è bellaEPUB MOBI HTML
  • Con Maria verso GesùEPUB MOBI HTML
  • Il mio ideale Gesù figlio di Maria di p. Emilio NeubertEPUB MOBI HTML
  • L'anticristo di Vladimir Sergeevic SolovievEPUB MOBI HTML
  • Salita del Monte Carmelo di San Giovanni della CroceEPUB MOBI HTML
  • Maria e la sua armataEPUB MOBI HTML

Biografie di santi, Visioni, Profezie, Rivelazioni

  • La Misericordia Divina nella mia anima - Diario di Santa suor Faustina KowalskaEPUB MOBI HTML
  • L'Araldo del Divino Amore di Santa Gertrude di HelftaEPUB MOBI HTML
  • La vita di Maria della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
  • La Passione di Nostro Signore della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
  • Le visioni della Beata Anna Caterina EmmerickEPUB MOBI HTML
  • La Mistica Città di Dio di Suor Maria d'AgredaEPUB MOBI HTML
  • I sogni di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • Vita di Santa Margherita Maria Alacoque (scritta da lei stessa)EPUB MOBI HTML
  • I primi nove venerdì del mese - la grande promessaEPUB MOBI HTML
  • Diario di Santa Gemma GalganiEPUB MOBI HTML
  • Il diario della Beata Elisabetta Canori MoraEPUB MOBI HTML
  • Il diario mistico di Camilla BraviEPUB MOBI HTML
  • Diario di Louise Marguerite Claret De La ToucheEPUB MOBI HTML
  • Il libro della Grazia speciale - Rivelazioni di Santa Metilde di HackebornEPUB MOBI HTML
  • Le Rivelazioni di Santa Brigida di SveziaEPUB MOBI HTML
  • Amore per amore: diario di Suor Maria Costanza del Sacro CostatoEPUB MOBI HTML
  • Beata Marietta RubattoEPUB MOBI HTML
  • Beato Bartolo LongoEPUB MOBI HTML
  • Colui che parla dal fuoco - Suor Josefa MenendezEPUB MOBI HTML
  • Così lontani, così vicini - Gli angeli nella vita di Santa Gemma GalganiEPUB MOBI HTML
  • Cristo Gesù nella Beata Alexandrina da BalasarEPUB MOBI HTML
  • Il mistero del Sangue di Cristo - Suor Maria Antonietta PrevedelloEPUB MOBI HTML
  • Santa Gertrude Di Helfta di don Giuseppe TomaselliEPUB MOBI HTML
  • Vita della Serva di Dio Edvige CarboniEPUB MOBI HTML
  • Diario di Edvige CarboniEPUB MOBI HTML
  • Rimanete nel mio amore - Suor Benigna Consolata FerreroEPUB MOBI HTML
  • Il Sacro Cuore e il Sacerdozio. Biografia di Madre Luisa Margherita Claret de la ToucheEPUB MOBI HTML
  • Figlia del dolore Madre di amore - Alexandrina Maria da CostaEPUB MOBI HTML
  • Il piccolo nulla - Vita della Beata Maria di Gesu CrocifissoEPUB MOBI HTML
  • Beata Anna Schaffer: Il misterioso quaderno dei sogniEPUB MOBI HTML
  • Beata Chiara bosattaEPUB MOBI HTML
  • Beata Maria Candida dell'EucaristiaEPUB MOBI HTML
  • Fratel Ettore BoschiniEPUB MOBI HTML
  • Il cuore di Gesù al mondo di Suor Maria Consolata BetroneEPUB MOBI HTML
  • Madre Giuseppina BakhitaEPUB MOBI HTML
  • Beata Maria di Gesù Deluil-MartinyEPUB MOBI HTML
  • Serva di Dio Luigina SinapiEPUB MOBI HTML
  • Marie-Julie JahennyEPUB MOBI HTML
  • Marie Le ValleesEPUB MOBI HTML
  • I SS. Cuori di Gesù e di Maria. La salvezza del mondo, le loro apparizioni, promesse e richiesteEPUB MOBI HTML
  • La testimonianza di Gloria PoloEPUB MOBI HTML
  • Chiara Luce BadanoEPUB MOBI HTML
  • Madre Carolina VenturellaEPUB MOBI HTML
  • Madre SperanzaEPUB MOBI HTML

Novissimi

Patristica

  • Scritti dei primi cristiani (Didachè, Lettera a Diogneto, Papia di Gerapoli)EPUB MOBI HTML
  • I padri apostolici (S.Clemente Romano,S.Ignazio di Antiochia,Il Pastore d'Erma, S.Policarpo di Smirne)EPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Scritti di Sant'AgostinoEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Sant'Agostino, la città di DioEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Sant'Agostino, le confessioniEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Clemente Alessandrino,Sant'Ambrogio, Sant'Anselmo, San Benedetto,San Cirillo di GerusalemmeEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: San Giustino, San Leone Magno, Origene, Cirillo d'Alessandria, San Basilio, Atenagora di Atene, Rufino di Aquileia,Guigo il CertosinoEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: San Giovanni CrisostomoEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: San Gregorio di NissaEPUB MOBI HTML
  • I padri della chiesa: Quinto Settimio Fiorente TertullianoEPUB MOBI HTML
  • I padri del deserto: Evagrio Pontico, Sant'Antonio AbateEPUB MOBI HTML
  • I padri esicasti : La preghiera del Cuore,Gregorio il sinaita,Niceforo il solitario, San Barsanufio e Giovanni, Pseudo MacarioEPUB MOBI HTML

Sacramenti e vita cristiana

Altri libri

  • La Divina Commedia (Inferno, Purgatorio, Paradiso) di Dante AlighieriEPUB MOBI HTML
  • La storia d'Italia di San Giovanni BoscoEPUB MOBI HTML
  • I testimoni di Geova di Don Vigilio Covi