http://4.bp.blogspot.com/_14vrv7ni7HM/TLYyK0PS85I/AAAAAAAABU8/h4xBT0R8kQU/s1600/20101013225550_D0064009.jpg

 

Arquivo do blog

domingo, 9 de agosto de 2009

Beato Manuel González, obispo: El Corazón de Jesús al corazón del sacerdote


Súplica
que podría proceder a cada uno
de estos ratos de Sagrario

Corazón de mi Jesús Sacramento: con mucha pena de ser como soy y con muchas ganas de ser como tú quieres que sea, vengo a echar contigo este rato de conversación afectuosa para tu mayor gloria, honor de mi Madre Inmaculada y provecho de mi alma.
Ángel de mi guarda y San José: Enseñadme a oír y a hablar a Jesús.



I
SI CONOCIERAS...
(Jn 4, 10)

Un rato de intimidad

¿Quieres, sacerdote mío, que echemos un rato de conversación aquí en mi Sagrario? De corazón a corazón.
¡Nos hace tanta falta a los dos ese ratito! A tí, para fortalecerte, orientarte y hacerte más bueno; a mí, para endulzar mis horas de abandono, para gozarme en hacerte bien y por ti a muchos hijos tuyos y míos y a los dos para desahogarnos y consolarnos mutuamente...
Porque la verdad es que quien dice Corazón de Jesús o corazón de sacerdote, dice penas, ingratitudes muy negras, de espinas muy punzantes, de hieles muy amargas.
¡Mira que llueven dolores sobre nuestros corazones!
Yo desde mi sagrario y tú desde tus ministerios podemos todavía repetir la queja y la pregunta del profeta: O vos omnes qui transitis per viam, attendite et videte si est dolor sicut dolor meus. (Lam 1, 12).

Las penas de los dos amigos

En verdad que no hay en la tierra dolor como nuestro dolor.
Y, ¡qué! ¿hemos de ser hermanos en el padecer y no en el desahogarnos?
¿Nos han de unir las desolaciones y no los consuelos?
Y mi Corazón, a pesar de las hieles que lo inundan, ¡los tiene guardados tan ricos y suaves para sus sacerdotes!
Sí, sí, sacerdote mío, nos hace mucha falta a los dos el rato de de conversación a que te invitaba.
Tenemos que hablarnos los dos, ¡los dos!, ¿te enteras? Tú me hablas y yo seré todo oídos para escuharte, y cuando te hable, calla tú y manda callar todo lo que levante ruido en tu corazón.
Y hemos de hablarnos en mi Sagrario, ¡no faltaba más! ¡Si para eso he hecho el Sagrario! ¡Si para que en todo el orbe pudieran mis hijos hablar y estar conmigo he hecho tu sacerdocio! ¡Como que tu sacerdocio se ha creado para perpetuar mis sagrarios en la tierra!
De modo, ¡que en nuestro sagrario!

Una queja

Déjame que preceda a nuestra conversación una queja que tengo de muchos de mis sacerdotes.
¡Los veo muy poco por mis sagrarios!
Los veo en las bibliotecas y en las aulas aprendiéndome, en los púlpitos y en la propaganda enseñándome, los veo en diversidades de lugares haciendo mis veces, los veo también ¡qué pena! en los lugares en los que no tienen que aprenderme, ni hacer nada por Mí.... y, sin emabargo, por mis sagrarios, ¡los veo tan poco! y a ¡tan pocos!
¿Verdad que tengo motivos para quejarme?

¡Si conocieras...!

¡Si conocieras, sacerdote mío, lo que se aprende leyendo libros, estudiando cuestiones, esaminando dificultades a la luz de la lámpara de mi Sagrario!
¡Si supieras la diferencia que hay entre sabios de biblioteca y sabios de sagrarios!
¡Si supieras todo lo que un rato de sagrario de de luz a una inteligencia, de calor a un corazón, de aliento a un alma, de suavidad y fruto a una obra!
¡Si supieras tú y todos los sacerdotes el valor que para estar de pie junto a todas las cruces infunde ese rato de rodillas ante mi sagrario!
¡Ah! Si se supiera prácticamente todo esto, ¿cómo se verían mis sagrarios tan vacíos de sacerdotes y en cambio tan llenos los círculos de recreos, los paseos públicos, y alguna vez... hasta los cafés, los cines y teatros?
¡Si supieran! ¡Si supieran!
Los diez, catorce años de Seminario, ¿qué otro fin tenían sino enseñar por todos los medios y modos ese saber y sabor de lo que es mi sagrario? ¿Qué ha quedado de la formación eucarística del Seminario? ¿Qué lugar ocupa en tu alma el Sagrario de tu parroquia, de tu IGlesia, y que lugar ocupas tú en ese Sagrario? ¿El primero como debe ser?, ¿el de uno de tantos? ¿ninguno?
¡Qué buenas preguntas para tiempos de retiro!
-----------------------------
Responda cada uno como le sugiera el Espíritu Santo. Pudiera ser buena respuesta la recitación lenta y paleada del Salmo 41: Quemadmodum desiderat cervus ad fontes aquarum...

Obispo M. González. EL CORAZÓN DE JESÚS AL CORAZÓN DEL SACERDOTE.
Ediciones "El granito de arena" pág.5-8